Síguenos

416_diariodeteruel-web-banner1200x120-vacunacion2022.png banner click 416 banner 416

La Unidad de Oncología Radioterápica ya ha atendido a 195 pacientes turolenses nuevos hasta junio La Unidad de Oncología Radioterápica ya ha atendido a 195 pacientes turolenses nuevos hasta junio
Equipo de oncología radioterápica preparado para una intervención en una imagen de archivo

La Unidad de Oncología Radioterápica ya ha atendido a 195 pacientes turolenses nuevos hasta junio

Evolución al alza de los casos vistos en los hospitales de Teruel y Alcañiz por sus especialistas
banner click 244 banner 244

La Unidad Clínica Multihospitalaria de Oncología Radioterápica de Aragón (Ucmora) atendió en los primeros seis meses de este año a 195 pacientes en primera consulta en la provincia, de ellos 104 en el Hospital Obispo Polanco de Teruel y 91 en el de Alcañiz. Estos datos muestran la evolución creciente de este servicio en cuanto a casos vistos en el desplazamientos que los especialistas realizan a los centros sanitarios de  Teruel. En todo 2021 fueron 302 los casos atendidos, 161 en Teruel y 141 en Alcañiz y un año antes  211, 120 de ellos en el Obispo Polanco.  Se pone así de manifiesto la necesidad de que la provincia cuente con su propio acelerador lineal. El equipo se instalará en el nuevo hospital de Teruel, actualmente en obras.

Desde 2018 la Ucmora  pretende acercar los recursos humanos al paciente oncológico, es decir, acercar el especialista de oncología radioterápica en este caso a los hospitales de Teruel y Alcañiz para realizar una correcta indicación de tratamiento radioterápico y posterior seguimiento, evitando los viajes que suponen estas consultas a Zaragoza. Con esta unidad se optimizan los recursos materiales y humanos existentes, evitando duplicidades e incrementando la equidad y la accesibilidad de los usuarios. Además, se adecúan mejor los puestos de trabajo con una planificación unitaria de la labor de los profesionales, y se unifican los criterios de actuación y los protocolos de tratamiento, garantizando una atención homogénea al conjunto de la población aragonesa.

La oncología radioterápica es una parte fundamental en el tratamiento del paciente oncológico. Su objetivo es el empleo de las radiaciones ionizantes en el tratamiento de los enfermos con cáncer, en un contexto multidisciplinar e integrador del estudio y tratamiento de la enfermedad neoplásica, además de atender objetivos de investigación y de docencia. Junto a las otras terapéuticas oncológicas, como cirugía, quimioterapia, hormonoterapia, inmunoterapia y nuevas dianas terapéuticas, la radioterapia forma parte de este arsenal terapéutico para la lucha contra la enfermedad neoplásica.

Jefas de sección

Las doctoras Manuela Lanzuela y Reyes Ibáñez son jefas de sección de esta unidad en el hospital Miguel Servet de Zaragoza, cuyos especialistas se desplazan a los diferentes hospitales periféricos de la comunidad autónoma para atender a los pacientes oncológicos.

Explicaron que semanalmente, los especialistas de esta unidad viajan hasta Teruel o a Alcañiz para ver a los pacientes nuevos y para pasar revisión de los que ya han sido tratados. Este sistema permite que los pacientes solo tengan que desplazarse a Zaragoza para someterse a las sesiones de radioterapia.

Responsables de estas unidad asisten a las reuniones del comité de tumores de los hospitales turolenses, ven primeras consultas y seguimiento de pacientes. Cuando entre en funcionamiento el nuevo acelerador lineal que se instalará en el nuevo hospital de Teruel los pacientes turolenses ya no tendrán que desplazarse hasta Zaragoza para someterse a las sesiones.

Actualmente hasta la capital aragonesa solo hay que acudir a preparar y recibir el tratamiento de radioterapia, durante el cual se hace el seguimiento de los casos, que se atienden tanto en el Hospital Clínico como en el Miguel Servet, donde se tienen que desplazar día a día. Desde hace unos años estos desplazamientos ya no se hacen en ambulancia sino en un servicio de taxis individualizado, por el cual el paciente es trasladado a Zaragoza cada día y una vez que finaliza la sesión vuelve a su casa. La calidad de vida de estos pacientes es mucho mejor que antes aunque sigue teniendo inconvenientes. Una vez que finalizan el tratamiento las revisiones para ver cómo se están recuperando se hacen en Teruel o en Alcañiz, donde les corresponda por tener en estas ciudades su hospital de referencia.

Evolución

Los datos de la evolución de la Unidad en cuanto al número de pacientes atendidos en los hospitales turolenses justifican por sí solos la necesidad de contar con un acelerador lineal en Teruel.  La presencia de este tipo de equipamiento se justifica con una media de entre 300 y 350 pacientes al año, cifras que se verán sobrepasadas este año. “Los números justifican sobradamente la instalación del acelerador”, comentó la doctora Lanzuela, mientras que la doctora Ibáñez agregó que hay que tener en cuenta además la distancia que hay que recorrer para someterse a las sesiones.

Subrayaron además que muchos pacientes de Teruel han sido “infratratados”, porque se podrían haberse beneficiados de un tratamiento con radioterapia pero a causa de la distancia no se indica ese tratamiento.

También hay pacientes que prefieren no someterse al tratamiento, para no tener que hacer estas distancias a pesar de que se les aconseje.

Dependiendo de las patologías de los pacientes se recibe un número de sesiones, que puede variar. El sistema de taxis se puso en marcha hace cuatro años, fruto del convenio con la AECC. Supone un importante coste en transporte que se ahorrará una vez que entre el acelerador lineal previsto para Teruel.

Seguimiento

Además de las primeras consultas, el equipo de oncología radioterápica que se desplaza a Teruel o a Alcañiz hace seguimiento de pacientes que ya han sido sometidos a este tratamiento. En 2021 fueron 275 en el hospital Obispo Polanco y 369 en Alcañiz y en la primera mitad de este año 208 en el Obispo Polanco y 200 en Alcañiz. Tanto en estos datos como en los de nuevas consultas no hay que olvidar el contexto de pandemia por la covid.

Este modelo organizativo de descentralización para atender a todos los hospitales periféricos de Aragón es a costa del esfuerzo y la voluntad de los especialistas  de la unidad.

Tanto en el Hospital de Alcañiz como en el Hospital Obispo Polanco “hemos sido muy bien acogidos por parte de los compañeros de oncología médica. Nos han facilitado la tarea igual que los cirujanos cuando llevamos a cabo la radioterapia intraoperativa”, subrayan las desde la Unidad Interhospitalaria.

Importante es también su participación en el comité de tumores, al que se puede asistir de forma telemática o presencial, porque favorece la atención al paciente y su acierto en el tratamiento, ya que “en una enfermedad como el cáncer los tiempos son muy importantes”.

Los tumores que prevalecen en la población aragonesa son el cáncer de mama en la mujer y de próstata en el varón. El cáncer de pulmón, el colorrectal y distintos cánceres de cabeza y cuello además de diferentes localizaciones menos frecuentes. La provincia de Teruel no difiere al resto de los territorios por prevalencia pero sí que el envejecimiento de la población y la exposición solar que han tenido muchos pacientes hace que haya una mayor incidencia de tumores de piel.

Las especialistas de la Ucmora subrayan que la población de Teruel está muy envejecida y dispersa y la radioterapia se ve como el mejor tratamiento para los pacientes ancianos, porque se controla la enfermedad y causa el menor daño posible.   

Por otra parte, desde principios del año 2019 se llevan  practicados más de 50 casos de radioterapia intraoperatoria a pacientes de cáncer de mama en el Hospital Obispo Polanco, una técnica que se aplica en colaboración con el equipo de cirujanos del centro.

Atención descentrailizada

Este sistema de atención descentralizada que se lleva a cabo desde el Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón se presenta como un modelo innovador en un contexto de falta de especialistas y de población dispersa propio de esta comunidad.

“Los pacientes nos reciben muy bien y valoran muy bien nuestro trabajo”, apuntan desde la Ucmora  que constatan estos datos a través de unas  encuestas de satisfacción del paciente que están llevando a cabo en el proceso de implantación de la certificación de calidad ISO.

La buena disposición y la aceptación del buen trato recibido no debe de hacer perder el horizonte de que la provincia de Teruel dejará en unos años de ser una de las pocas provincias españolas donde no se dispone de una unidad propia de radioterapia. Según un estudio de la AECC del año 2020 son seis en España las que se encuentran en esta situación.

En el caso de Huesca, la previsión de Sanidad es que se adquirirá uno con cargo al plan Inveat, pero debido a que tendrá que estar instalado antes de septiembre de 2023 Teruel no pudo entrar en esta convocatoria y se adquirirá con fondos propios.

En diciembre de 2021 la consejera de Sanidad, Sira Repollés, anunció en Teruel que la de aquí será una unidad satélite y hará falta un equipo humano formado por dos especialistas en oncología radioterápica, dos técnicos y personal de enfermería. El espacio, de unos 250 metros cuadrados, ya está reservado en el futuro hospital de Teruel. El búnker se construirá en función del aparato que se adquiera para adaptarlo a sus características.