Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Alexia Sanz (i.) y Alfonso Blesa, durante la presentación de la nueva edición de la Universidad de Verano de Teruel

La Universidad de Verano presenta una oferta con un gran protagonismo del ámbito tecnológico

Los cursos se perfilan como una excelente propuesta por el turismo científico y cultural en Teruel

La Universidad de Verano de Teruel tendrá este año una de sus ediciones más tecnológicas con siete propuestas de este ámbito. Los cursos estivales turolenses continúan apostando por el equilibrio entre actividades científicas consolidadas e innovación. La programación de este año, que se presentó este jueves en el Vicerrectorado del Campus de Teruel, busca seguir atrayendo a la provincia un turismo cultural y científico que busca disfrutar del territorio y aprender y que el año pasado contó con 800 alumnos.

Esta edición número treinta y cuatro de la UVT incluye 31 actividades, entre las que hay dos reuniones científicas: el workshop regional de jóvenes investigadores en Economía y la jornada nacional de computación, Sarteco. 

El grueso de los cursos se harán en julio y septiembre pero desde febrero y hasta noviembre hay oferta. El director de la Fundación Universitaria Antonio Gargallo, Alfonso Blesa, explicó que se intenta “desestacionalizar” la actividad.

Por otro lado, Blesa indicó que se mantiene la apuesta de anteriores ediciones por contar con varias sedes en diferentes localidades para aprovechar los recursos del territorio.

Precisamente, el responsable de la UVT señaló que cada vez hay más gente que hace estos cursos para “disfrutar del territorio y de su interés por alguna temática de la que son aficionados”.

La vicerrectora del Campus de Teruel, Alexia Sanz, añadió que el perfil del alumnado es cada vez más heterogéneo con gente con curiosidad por la temática, profesionales y universitarios y que la calidad de los cursos es una de las claves para seguir manteniéndose.

“Las universidades de verano han entrado en decadencia y hay que valorar positivamente que la UVT siga siendo muy atractiva para mucha gente”, destacó Sanz quien recordó que parte de este éxito está en que ha sabido conjugar el conocimiento tradicional más científico con la innovación. Para la vicerrectora, la UVT es “un foro muy interesante para pulsar el interés social” sobre temas de actualidad.

Durante la presentación de la nueva edición de la Universidad de Verano se dio a conocer también su cartel, que se selecciona en un concurso para alumnos del grado de Bellas Artes, y que es una obra del estudiante Daniel Bazaco Saz, donde los Monotes tienen un gran protagonismo y donde también está presente el Mudéjar como seña de identidad de la ciudad.