Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Una sanitaria comprueba las dosis llegadas al centro de salud Teruel Ensanche. Javier Escriche

La vacunación contra la Covid-19 en Teruel comienza con dos horas de retraso por problemas en la temperatura de conservación durante el transporte

El primero en recibir la dosis ha sido el enfermero Ángel Loras y después una residente del Hogar San José de 86 años

La administración de las primeras dosis de la vacuna contra la Covid-19 en Teruel se ha demorado este domingo dos horas respecto al horario previsto por un problema en la temperatura de conservación. El primero en recibir la inmunización ha sido el enfermero de la residencia Hogar San José Teruel Ángel Loras, de 45 años, y después ha sido vacunada una residente de 86 años, Concha Abascal.

La gerente del Salud en Teruel, Perla Borao, ha explicado a los medios de comunicación que la vacuna de Pfizer que había llegado sobre las 16.30 horas al centro de salud Teruel Ensanche estaba por debajo de la franja de temperatura marcada de entre 2 y 8 grados y por ello ha sido necesario contactar con los técnicos del fabricante para verificar todos los parámetros.

De esta forma, en lugar de empezar la administración del fármaco a las 17.00 horas se ha iniciado pasadas las 19.00 horas. Primero se le ha aplicado al sanitario y seguidamente se ha comenzado a poner las 90 dosis a los residentes de este centro que en la primera ola de la pandemia sufrió un importante brote y que ahora no tiene ningún positivo desde hace tiempo, uno de los criterios que se ha tenido en cuenta para elegirlo como el primero.

“Hay que vacunarse, es un paso para intentar entre todos paliar esta pandemia. Es responsabilidad de todos”, ha manifestado Ángel Loras nada más vacunarse, En concreto, en el Asilo de San José, titularidad de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, se tenía previsto vacunar en total a 94 residentes y 24 trabajadores este domingo.

“Es muy importante y muy significativo que se haya elegido a las residencias de mayores y al personal de las mismas, como la población que debe recibir la inmunización en esta primera fase”, ha indicado a las puertas el centro del director provincial del IASS, Michel Villalta. Del mismo modo, ha destacado los criterios de homogeneidad que han primado en Aragón a la hora de elegir a las residencias que hoy han recibido las primeras dosis, porque el objetivo es que todos los centros, con independencia de su titularidad y ubicación, reciban la vacuna en igualdad de condiciones.

Perla Borao ha destacado el “momento esperanzador” que se abre con la vacuna, ya que es “el único arma” que tenemos ahora mismo para frenar la pandemia.

En la provincia de Teruel han dado su autorización para la vacunación en esta primera fase 2.060 residentes y 1.574 trabajadores (el 87% y el 76%, respectivamente).