Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

En el coto de Mosqueruela se han expedido este año alrededor de un millar de pases. Estefanía Monforte

La venta de pases para los parques de setas cae a causa de la mala campaña

En la Comunidad de Albarracín se han vendido 600 y alrededor de un millar en Mosqueruela
Cruz Aguilar

La venta de permisos para acceder a alguno de los tres cotos regulados que existen en la provincia de Teruel ha caído en picado. Por un lado apenas ha habido setas y por otro la movilidad está sustancialmente reducida a consecuencia de la pandemia. Entre los tres espacios regulados que hay en la provincia (Comunidad de Albarracín, Comarca del Maestrazgo y Mosqueruela) no se ha llegado a los 3.000 pases, una cifra que contrasta con los comercializados el año pasado, cuya cifra fue diez veces superior en todos los casos.

En el Parque Micológico de la Comunidad de Albarracín se han vendido unos 600 permisos de acceso y ha habido en torno a 2.000 usuarios, según explica Gonzalo Castillo, que es técnico de este espacio. La mayor parte de ellos son de los propios vecinos, a los que aunque sea una mala temporada y apenas haya setas les gusta salir al monte con la cesta. 

Sí que se vendieron algunos durante el puente del Pilar, principalmente el jueves y el viernes, ya que los que salieron a los pinares en esas ornadas vieron que apenas encontraban y ya no sacaron el del fin de semana, precisa Castillo. “Después han ido con cuentagotas, porque además no puede venir gente de fuera de la provincia ni tampoco de Teruel”, comenta el técnico.

Confinamiento

De todas formas, Gonzalo Castillo precisa que la movilidad también ha perjudicado mucho a los aficionados a la micología puesto que aunque en primavera sí hubo muchas setas por la gran cantidad de lluvias, muchas se quedaron sin recoger debido al confinamiento. “El parque micológico no se abrió, no tenía sentido si estábamos confinados”, relata el experto. 

La Comunidad de Albarracín cuenta con el aprovechamiento regulado de setas más grande de la provincia de Teruel, con un total de 60.000 hectáreas, todas ellas de titularidad pública. Aglutina a un total de 24 municipios de la Comarca Sierra de Albarracín.

También en el Maestrazgo se han comercializado pocos pases en el aprovechamiento micológico de índole comarcal. Desde la entidad precisaron que las ventas son muy variables y oscilan entre los 1.100 pases vendidos el año que menos a los 21.000 despachados cuando la temporada es buena. En el Maestrazgo el coto es de índole comarcal y aglutina a todos los pueblos que tienen pinares, hasta un total de 10.500 hectáreas correspondientes a 25 montes, todos ellos de utilidad pública.

La alcaldesa de Mosqueruela, Alba Lucea, precisó que en la localidad, que tiene un total de 10.000 hectáreas acotadas, se han vendido poco más de mil pases “frente a los alrededor de los 9.000 del año pasado, cuando hubo una temporada buena”, comenta. 

Venta por internet de pases

Además, otra de las novedades en el coto de Mosqueruela es que el 40% de la recaudación ha sido por internet para evitar así que los aficionados se acercaran hasta los establecimientos del pueblo para sacar los pases con el consiguiente riesgo de contagio por Covid-19. En este sentido Lucea comentó que aunque la obtención de los permisos a través de la web ya se puso en marcha el año pasado, desde el Ayuntamiento siempre se potencia que los usuarios saquen los pases en bares y tiendas del pueblo para que así hagan gasto en los establecimientos locales. Sin embargo, este año se remitía a todo el mundo que consultaba a la página web debido al coronavirus.

En el caso de Mosqueruela, el aprovechamiento micológico regulado está integrado tanto por monte público como de propiedad privada. 

Las mejoras acometidas en el parque del Maestrazgo

Parte del dinero que se obtiene a través de la venta de los permisos de acceso a los aprovechamientos micológicos se reinvierte en el territorio. En el Maestrazgo han llevado a cabo este mismo año mejoras en las pistas de acceso por valor de unos 60.000 euros. Además, han colocado carteles indicativos en las carreteras de los espacios donde está permitida la recolección de setas. Otra de las mejoras ha sido la colocación de porteras con muelle con las que no hace falta bajar del coche para abrirlas y no se pueden quedar abiertas. Los municipios reciben una pequeña cuantía. “No es mucho, menos de un euro por hectárea, pero es un aprovechamiento que no afecta a otros”, relata el presidente, Roberto Rabaza.