Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Lambán, este martes en Zaragoza

Lambán no entiende la postura de los críticos del PAR de Teruel y defiende el trabajo de Aliaga

Acusa a quienes quieren que dimita de "poca" altura de miras y aragonesismo

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha destacado la importancia de la figura del líder del PAR y vicepresidente de la Comunidad, Arturo Aliaga, para la estabilidad de este partido y del Gobierno de Aragón y ha acusado a quienes quieren que dimita de "poca" altura de miras y aragonesismo.

Lambán se ha pronunciado así, a preguntas de los periodistas, tras la decisión de varios miembros del Partido Aragonés en Teruel de poner en marcha una comisión gestora como solución al vacío existente en el partido y ante la ausencia de actividad orgánica tras la disolución del Comité Intercomarcal, en noviembre del año pasado.

Colectivo que defiende una "profunda renovación" de personas en la formación y la necesidad de "recuperar el pulso que el partido ha perdido en el último año".

En declaraciones tras presidir la firma del acuerdo para la promoción agroalimentaria a través del canal moderno de distribución con siete áreas comerciales, Lambán ha defendido el "importante" papel que está llamado a desempeñar Arturo Aliaga en el gobierno "por su talante conciliador y de concordia".

"Su gestión de la Industria me resulta imprescindible", ha reconocido el presidente de Aragón ante la "grave situación de la Comunidad autónoma y de toda España, la más grave de los últimos 40 años", derivada de la pandemia de covid-19.

Una situación que, no obstante, en Aragón ha hecho que los partidos políticos y la sociedad tomen "conciencia de la importancia de la unión, cooperación y coordinación" y de que "solo se podía solucionar dándonos la mano todos juntos", ha agregado.

Por eso, ha asegurado que no entendería que un partido como el PAR "determinante para la estabilidad política de Aragón desde los inicios de la democracia, decidiera echar por tierra convertirse en un factor de desestabilización del partido y de la estabilidad de Aragón".

Lambán confía en que "las aguas, si es que se han salido, vuelvan a su cauce", porque en el caso de que se produzca la confrontación "dirá muy poco de su altura de miras y de su aragonesismo".