Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

La familia de Juan Antonio Bolea Foradada, el primer presidente que tuvo la Comunidad autónoma, agradece las muestras de pésame de las personas que han asistido al funeral. EFE/Javier Cebollada

Lambán recuerda a Bolea como el padre fundador de la autonomía aragonesa y destaca su labor en la Transición

El jefe del Ejecutivo ha asistido al funeral del primer presidente de la Diputación General de Aragón, que falleció este sábado

El jefe del Ejecutivo aragonés, Javier Lambán, ha recordado al primer presidente de la Diputación General de Aragón, Juan Antonio Bolea Foradada, como "el padre fundador de la autonomía aragonesa. Ha destacado que perteneció a una generación que sirvió al país "en el momento en el que España necesitaba a sus mejores hombres y mujeres para hacer frente a la ingente tarea de la Transición".

Así se ha pronunciado Lambán durante el funeral de Bolea Foradada, fallecido este sábado a los 90 años de edad, que se ha tenido lugar en la Iglesia Parroquial de Santa Mónica en Zaragoza. A su juicio, el expresidente fue "un hombre grande, un aragonés grande, un español grande", por el que ha asegurado que siempre sintió "amistad, respeto y admiración, tanto en el terreno político como en el terreno personal".

En su discurso, ha apuntado que Bolea Foradada era "un aragonés con todas las de la ley, un aragonés que en cuanto lo conocías era imposible no quererlo". "Pudo ser, de hecho ya alcanzaba niveles importantes en ese terreno, uno de los juristas más brillantes de la Comunidad de Aragón, que es una tierra abundante en juristas de categoría, al fin y al cabo el derecho es uno de los elementos que nos definen, pero, en un gesto que no sé si las generaciones actuales serían capaces de valorar, decidió abandonar esa carrera, más tranquila, menos sometida a los avatares muchas veces desagradables de la política, para servir a su país en un momento en el que España necesita a sus mejores hombres y mujeres para hacer frente a la tarea ingente de la Transición".

Ha dicho que las personas que se congregaron en este periodo histórico componen "la mejor generación política" de España. "Juan Antonio Bolea Foradada ejerció brillantemente en el Congreso, en las Cortes y dejó testimonio de cómo se ha de entender España y España en su relación con Aragón", algo que "en estos tiempos que corren sirve de mucho".

Así, ha incidido en que es "el padre fundador" de la autonomía aragonesa. "Lo decía su hijo Juan, después de los Decretos de Nueva Planta en 1707 la comunidad política milenaria que es Aragón, la única de España con esa longevidad histórica, sobrevivió de una manera languideciente hasta que, 271 años después, un hombre en la Iglesia de San Pedro de los Francos de Calatayud izó la cuatribarrada reanudando una historia milenaria que, desde entonces ha escrito en términos de éxito un libro del que todos, de una u otra forma hemos sido partícipes".

"Juan Antonio Bolea desplegó ante todos una especie de atlas gigantesco que es, ni más ni menos, que el programa político, en sentido amplio, de Aragón, es el programa político que luego se concretaría en el Estatuto de Autonomía de Aragón".

Lambán ha aseverado que no hay tema que se le escapara: "Él puso encima de la mesa la reapertura del Canfranc, el problema de las fronteras de las Diócesis, origen del conflicto de los bienes, la necesidad de los regadíos y las obras de regulación como auténtico elemento redentor de los secanos aragoneses, él puso encima de la mesa el derecho inalienable de nuestra Comunidad autónoma a gozar de una autonomía plena que, en el año 2007, con la reforma del estatuto, Aragón por fin alcanzó".

También ha recalcado que se convirtió, a lo largo de su trayectoria, "en un patrón de conducta para la política actual que nadie en su sano juicio debería desechar". "Siempre he pensado que un político cuando hace frente a sus responsabilidades ha de hacerlo sobre un compromiso ético básico, el de recoger con respeto el testigo, el testimonio, el legado de los que le antecedieron, tratar de mejorarlo con su trabajo y, sobre todo, ser capaz de allanar el camino para los que vengan después lo mejoren".

Lambán ha reconocido que ha tratado, en su vida política, seguir "de manera absolutamente fidedigna" esta recomendación hecha por "hombres muy insignes de la historia de España". Pero, "en el caso de Juan Antonio Bolea no cabe relacionarse con él en esos términos de mejorar su legado, porque simplemente es la persona que inició el legado y, por tanto, acuñó ese patrón de referencia que tiene que guiar todas nuestras actuaciones, nuestra manera de entender Aragón y que tiene que guiar, desde mi punto de vista, nuestra manera de entender la política".

El presidente de Aragón ha aprovechado para recordar la relación que mantuvo Bolera Foradada con el que fuera presidente de la Generalitat de Cataluña, Josep Tarradellas: "Me parece francamente memorable porque viniendo de lugares distintos, de posiciones políticas distintas y de historias distintas, coincidieron de una manera absolutamente ejemplar a la hora de entender el estado autonómico y a la hora de entender las relaciones de sus respectivas autonomías, de Cataluña y de Aragón con España y de Cataluña y Aragón entre sí".

"Es obvio que el legado de Josep Tarradellas ha sido vilmente traicionado por sus sucesores en Cataluña y, desde luego, sería absolutamente imperdonable que nosotros traicionáramos el legado de Bolea Foradada, consistente en amar Aragón por encima de todo, en dejar atrás las diferencias partidarias e ideológicas para entender nuestra tierra como un proyecto común" algo que ha considerado que ha de ser tenido en cuenta en las decisiones que se tomen.

"Por su labor en la Transición, por ser un aragonés ejemplar, por ser el patrón de conducta más recomendable de todos y por ser el padre fundador de la autonomía aragonesa, a Bolea Foradada lo llevaremos siempre en el corazón, lo querremos siempre y yo simplemente quiero compartir un deseo profundo, desde lo más profundo de mi corazón, en el sentido de desearle que la tierra le sea leve y que su testimonio ilumine siempre nuestro camino".

Javier Lambán también ha trasmitido el mensaje de condolencia que la Casa Real ha hecho llegar al Gobierno de Aragón: "Familia de don Juan Antonio Bolea Foradada de Sus Majestades los Reyes. Al conocer la triste noticia del fallecimiento de Juan Antonio Bolea, deseamos hacer llegar nuestro más sentido pésame y nuestro cariño a toda la familia en estos momentos de dolor. Siempre lo recordaremos por su contribución, desde el compromiso con nuestros mejores valores, a la historia reciente de Aragón y de España".