Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Lambán, este viernes

Lambán, sobre las restricciones y su relajación: “No funciona como cuando en la radio pedías una canción y te la daban”

El presidente de Aragón insiste en que las medidas no se toman al albur de lo que piden los territorios

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha insistido este viernes en que las medidas sanitarias para contener la pandemia de la covid-19 no se toman en ningún caso "al albur de los responsables de los territorios de las ciudades".

"Es algo bastante más serio", ha agregado en respuesta a preguntas de los medios acerca de las peticiones de algunos territorios, como Huesca, que ante la buena evolución de los datos consideran que deberían autorizarse algunos desconfinamientos.

Tras la reunión que ha mantenido con responsables de la patronal y los sindicatos en Zaragoza, el presidente ha asegurado que la decisión de desconfinar municipios o provincias no funciona "como cuando en la radio de mi infancia pedías una canción y te la daban", y por ese motivo ha rehusado opinar "en absoluto" sobre medidas futuras.

Eso aunque este jueves aseguró, tras anunciar el desconfinanmiento de Tarazona (Zaragoza) a partir de hoy que el de Utebo también podría ser inminente.

"Esa es la información que se me dio ayer y a fecha de hoy no hay otra información que añadir al respecto", ha zanjado.

Respecto a la decisión tomada en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud de reservar las primeras dosis de la vacuna de AstraZeneca a los profesionales sanitarios y sociosanitarios en activo que no sean de primera línea, Lambán también ha dicho que "jamás" se le ocurriría opinar sobre "por donde se tiene que empezar a vacunar ni por dónde seguir vacunando".

En este aspecto, se ha atribuido únicamente un papel de "portavoz" de las decisiones que se toman desde el departamento de Sanidad y, a su juicio, si hay uno en toda España que sea transparente, "ese es el de Aragón".

Y en las decisiones que la consejería tome "no habrá ni una sola interferencia política ni una sola razón económica", ha enfatizado el presidente aragonés, quien ha reconocido que algunas son duras y conllevan "incomprensiones muy fuertes", pero se hace "lo correcto" y esa será la forma de actuar del Gobierno de Aragón "hasta el final".