Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Las mesas navideñas de los turolenses, con menos comensales pero el mismo apetito Las mesas navideñas de los turolenses, con menos comensales pero el mismo apetito
Una pescadería de un supermercado turolense la mañana del miércoles

Las mesas navideñas de los turolenses, con menos comensales pero el mismo apetito

Las restricciones por el coronavirus condicionan las compras y el encargo de menús para llevar

Las restricciones de movilidad y reunión impuestas para frenar la propagación del coronavirus han condicionado las compras de alimentación de los turolenses para los días de Nochebuena y Navidad. Como consecuencia, una gran parte ha dejado para el último momento las adquisición de alimentos, sobre todo de productos frescos, o los encargos de menús para llevar. Pero también ha habido quienes se han aprovisionado con antelación para evitar al máximo los contactos. 
La principal afectación de las medidas restrictivas en las celebraciones navideñas de este año será la reducción de comensales, fijado en un máximo de diez para los días 24, 25 y 31 de diciembre y 1 de enero. Aún así, el sector de la alimentación espera que las compras de última hora y el consumo en los hogares animen una campaña marcada por la disminución de la actividad en el sector de la restauración, que en algunos casos ha optado por ofrecer menús para llevar ante las limitaciones de aforo y horarios de apertura. 
Las divisiones de la empresa Don Jate (SuperCashVimar, Alvimar Don Jate y Jamón Villamón) han constatado algunas variaciones en los hábitos de los consumidores como consecuencia de la pandemia. De esta manera, mucha gente que no ha podido acercarse a Teruel ha optado por comprar online productos para sí mismos y para regalar.
También han sido numerosos los clientes que han encargado sus encargos con antelación y que han acudido a recogerlos en las horas de menor afluencia de personas para evitar contactos.
Por otro lado, la suspensión de las celebraciones de amigos y empresas en las fechas previas a la Navidad ha hecho que muchos compraran productos navideños con mayor antelación para su consumo en el hogar, como chuletones, dulces, licores, refrescos y, sobre todo, cerveza, cuyas ventas han crecido notablemente desde el inicio de la pandemia, según explicó la responsable de comunicación del grupo, Ana Torres.
Desde Don Jate también han podido apreciar que las campañas de promoción, como Elige Teruel de la Diputación o Aragón, alimentos nobles del Gobierno regional, han impulsado la compra de productos locales, como aceite, vino, jamón y embutidos.
A pesar de que la gente más previsora se ha interesado por el posible encarecimiento de los algunos productos y ha comprado con antelación para congelar, otras personas han esperado a última hora para adquirir alimentos frescos, sobre todo pescado y marisco, señaló Torres, que añadió que éstos ganan terreno a la carne en la cena de Nochebuena.
Por último, explicó que muchas familias mantienen año tras año su menú para los días más señalados de la Navidad frente a quienes optan por introducir alguna novedad.

Menús por encargo
El restaurante Yain, ubicado en la plaza de la Judería de Teruel, reabrió sus puertas el 16 de noviembre una vez que se permitió el consumo en el interior de los establecimientos.
Desde semanas antes, había estado planificando cómo actuar ante diferentes escenarios. Según el propietario, Raúl Igual, finalmente las restricciones impuestas a la hostelería fueron las que esperaban. Ante esta situación, han optado por trabajar los días de Nochebuena, Navidad y Nochevieja y ofrecer menús para llevar, que están teniendo una buena aceptación.
“Hemos elaborado unos menús más festivos, con mayor presencia de pescados salvajes y mariscos frescos. La gente puede tomar una comida diferente y a mesa puesta, aunque sea en su propia casa, y con la garantía de que va a estar bien”, argumentó Igual, que agradeció la respuesta dada por los turolenses a los establecimientos hosteleros.
En este sentido, destacó el éxito que ha tenido la venta de vinos (una de sus especialidades), que el reconocido sumiller ofrece acompañados de un audio con la explicación sobre sus principales características.
El mantenimiento del toque de queda ha hecho que solo abran el restaurante al mediodía y ofrezcan la opción para llevar en las cenas. La reducción de aforo y el descenso en la llegada de turistas por el cierre perimetral de la provincia también les ha obligado a reducir la carta para poder mantener una mayor rotación de los productos perecederos y garantizar su frescura y calidad, indicó.
Taller Cocina de Teruel, que ofrece sus servicios en la carretera de Villaspesa y en Gustodelia, en la plaza de la Catedral, señaló que los encargos para estas navidades se han mantenido aunque se han reducido las cantidades solicitadas ante las limitaciones del número de comensales en las mesas. 
El gerente, Agustín Quiles, señaló que esta reducción es especialmente significativa en el caso de la Nochevieja, cuando solían juntarse grupos de amigos que hacían encargos grandes.
Respecto a lo más demandado, Quiles dijo que “no hay un producto estrella”. “Hay alimentos como el cardo, la paletilla o el besugo, que siempre están presentes. Pero los gustos van cambiando y, como tenemos mucha diversidad de platos, también tiene buena acogida las innovaciones”, explicó.