Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Planta de producción de abonos orgánicos peletizados de Fertinagro Biotech (Grupo Térvalis) ubicada en Escucha. Archivo

Las ventas al exterior de la provincia repuntan un 17% en julio tras un descenso acumulado del 21%

Las exportaciones turolenses en los primeros siete meses alcanzan los 195 millones, un 16,5% menos

Las exportaciones turolenses de mercancías se incrementaron más de un 17% en julio gracias al buen comportamiento de los sectores de las máquinas y aparatos mecánicos y de las manufacturas de fundición de hierro y acero, después de cuatro meses consecutivos en que las ventas al exterior fueron a la baja como consecuencia de la pandemia de la Covid-19.

Según las Estadísticas del comercio exterior español de la secretaría de Estado de Comercio del Ministerio de Industria, las ventas al exterior realizadas desde la provincia de Teruel en el primer semestre alcanzaron un importe de 195 millones de euros frente a los 247,6 del mismo periodo del año anterior, lo que supone un descenso del 21,15%. Sin embargo en julio las exportaciones superaron los 40 millones frente a los 34 del mismo mes de 2019, con un incremento del 17%.

De esta forma, de enero a julio, el total de las ventas exteriores se cifró en 235 millones de euros mientras que en el mismo periodo de 2019 fueron de 282 millones, lo que suaviza la caída interanual hasta el 16,5%. 

A pesar del descenso del importe, el número de operaciones se ha incrementado un 24% en los siete primeros meses del año, hasta las 8.123. El presidente de la Cámara de Teruel, Antonio Santa Isabel, destacó que, aunque se está vendiendo menos, cada vez son más las empresas turolenses que están internacionalizando sus negocios.

La provincia de Teruel comenzó el año con un importante incremento de las exportaciones, cifrado en un 54% y un 38% para los meses de enero y febrero, respectivamente. La irrupción de la pandemia de coronavirus trajo consigo una bajada de las ventas al exterior del 5,4% en marzo, que se vio agravada en los meses posteriores con caídas del 31% en abril y del 35,4% en mayo, que se suavizaron hasta el 16% en junio. La tendencia cambió en julio, cuando la ventas se incrementaron un 17%.

El presidente de la Cámara de Teruel señaló que los resultados provisionales de agosto confirman la recuperación de las exportaciones. Añadió que además el crecimiento porcentual experimentado en julio superó a la media para el conjunto de Aragón y de España, de un 10,6% y un 7,5%, respectivamente.

Por otro lado, en el acumulado del año, las importaciones se han reducido un 25% hasta los 113 millones de euros. Esto deja un superávit en la balanza comercial de 122 millones, ligeramente inferior a los 131 del mismo periodo de 2019.

Las exportaciones registraron un incremento interanual del 10,6% en julio en Aragón, que fue la Comunidad Autónoma en la que más crecieron. No obstante, en el acumulado del año 2020 (de enero a julio) las ventas exteriores aragonesas alcanzaron un valor de 7.222 millones de euros, lo que supone un descenso del 8,6% respecto al mismo período de 2019. El descenso de las compras aragonesas al exterior es del 16,3% respecto al mismo período de 2019, alcanzando un valor de 5.625,2 millones de euros. 

En julio, las empresas españolas exportaron mercancías por valor de 23.385 millones de euros, un 3,3% más que en junio pero un 7,5% menos que en julio de 2019, lastradas por los productos energéticos (que redujeron sus ventas prácticamente a la mitad), los bienes de equipo, las manufacturas de consumo o las materias primas.

En el conjunto de los siete primeros meses del año, las exportaciones españolas de mercancías acumularon 147.487 millones de euros, un 14,6% menos, y las importaciones 155.367 millones, un 18,2% menos.

Esto dejó un déficit comercial de 7.880 millones, un 42,2% inferior al del periodo enero-julio de 2019.

Santa Isabel indicó que el estado de alarma y, sobre todo, la paralización de todas las actividades no esenciales desde el 30 de marzo hasta el 9 de abril, tuvo un importante impacto en las ventas españolas al exterior. Las principales empresas exportadoras de la provincia de Teruel se vieron conmocionadas en un primer momento por la situación, pero todas han recuperando en mayor o menor medida su actividad, precisó.

La crisis económica derivada de la pandemia ha evidenciado una vez más la necesidad de diversificar los mercados. Aunque países europeos como Francia, Alemania, Portugal e Italia siguen siendo los destinos principales para las manufacturas turolenses, en los últimos meses se han abierto otros, como Israel, Emiratos Árabes o Israel, por ejemplo.

Con este objetivo, Cámara de Teruel anunció la semana pasada la puesta en marcha de un nuevo servicio del departamento de Internacionalización para la búsqueda de clientes y proveedores en el mercado nacional e internacional. La iniciativa ha despertado el interés de otras cámaras territoriales, destacó Santa Isabel.

 

Productos

La maquinas y aparatos mecánicos encabezan las ventas turolenses al exterior atendiendo a su importe, aunque los 51 millones de euros alcanzados de enero a julio supone 30 menos que en el mismo periodo de 2019. Las manufacturas de fundición, hierro y acero han superado los 48 millones frente a los 53,9 de un año antes. Los componentes para automoción han sido otros de los más damnificados al pasar de 46 a 26 millones, mientras que los relacionados con el sector del ferrocarril (actividad a la que se dedica Pyrsa en Monreal del Campo) han aumentado hasta los 11,8 millones frente a los 7,6 del mismo periodo de 2019.

Entre tanto, la exportación de abonos, con Fertinagro Biotech a la cabeza, ha tenido un notable crecimiento para alcanzar los 30 millones de euros frente a los 16,9 de los siete primeros meses del año pasado. 

Las ventas al exterior de productos cárnicos han logrado mantenerse estables a pesar de las dificultades y superan los 14,8 millones de euros. Sobre los productos agroalimentarios, Santa Isabel destacó que ha sido un sector que no ha parado su actividad en ningún momento durante la pandemia pero que, de todas formas, va a ser uno de los que reciban un mayor impulso “porque consideramos que todavía tiene un amplio margen de crecimiento”, apostilló.

En julio, el mayor importe de ventas se corresponde a máquinas y aparatos mecánicos (11,8 millones de euros), manufacturas de fundición (7,78), productos cárnicos (4,6), componentes del automóvil (3,24), abonos (3,2), madera y muebles y cereales (1,4 millones cada uno).

Francia se mantiene como el principal importador de las manufacturas turolenses. De enero a junio, compró por un valor cercano a los 59 millones de euros, aunque el importe descendió notablemente respecto al mismo periodo del año anterior, cuando alcanzó los 75. 

A continuación se mantuvieron Alemania, Portugal –aunque las importaciones del país luso cayeron prácticamente a la mitad (16,3 millones)– e Italia. Fuera de la Unión Europea (UE), el principal importador fue Ghana, que superó a Estados Unidos. 

Santa Isabel precisó que las ventas al país africano se corresponden con productos industriales. También han irrumpido con compras superiores a los 9 millones países como Israel o Emiratos Árabes. En este último caso, y en el de otros países musulmanes, destaca la compra de corderos que salvó al sector ovino de la caída del consumo interno.