Síguenos

298_1200x150-opticalia.gif banner click 298 banner 298

303_1200x150-controlglass.gif banner click 303 banner 303

Los concesionarios turolenses acusan ya el retraso en la entrega de coches nuevos Los concesionarios turolenses acusan ya el retraso en la entrega de coches nuevos
Imagen de la última edición de la feria Sobre Ruedas de Teruel en octubre del año 2019, antes de la pandemia. Antonio García

Los concesionarios turolenses acusan ya el retraso en la entrega de coches nuevos

Las dificultades de los fabricantes por la escasez de semiconductores reducen también los stocks
banner click 244 banner 244

Los concesionarios turolenses confirman un retraso en la entrega de coches nuevos, que puede ir de uno a tres meses, en función de la marca y del modelo. La escasez de semiconductores que afecta al sector de la automoción, entre otros muchos, condiciona los plazos de fabricación, circunstancia que la mayoría de los clientes asume, por lo que todavía no se ha traducido en una caída de las ventas.

La responsable del departamento de Márketing de Rimauto, Sara Soriano, indicó que los retrasos dependen de las marcas. “No todas lo están sufriendo de la misma manera”, comentó.

Rimauto (concesionario oficial Toyota, Nissan, Hyundai, Mazda y Kia en Teruel y Alcañiz) “dispone de un amplio stock para entrega inmediata llave en mano” de las tres últimas marcas, mientras que de las dos primeras solo hay retrasos en determinados modelos.

En concreto, las mayores demoras se dan en los vehículos más grandes, como comerciales ligeros, furgonetas y pick-up, “en los que el plazo de entrega es más amplio, por lo que los clientes tienen que esperar un poco más”, indicó.

Soriano no encuentra una relación directa entre los retrasos y la ubicación de las plantas de producción y cree que depende más del aprovisionamiento de chips de cada marca. También apuntó que los modelos Core (uno de los tipos de procesadores) mantienen el ritmo habitual de fabricación mientras que aquellos con prestaciones más específicas son lo que tienen un plazo de entrega más amplio.

El gerente de Talleres Martín Lizaga, Carlos Lizaga, coincidió en señalar que “no todas las marcas o modelos tienen la misma problemática” y que afecta más a aquellos que tienen más componentes electrónicos.

En el caso de Martín Lizaga (concesionario oficial Peugeot, BMW y Mini en Teruel y Alcañiz), han comprobado como la escasez de semiconductores afectaba más al grupo Stellantis, fabricante de Peugeot, que a BMW, por ejemplo.

De esta forma, los modelos de Peugeot que se ensamblan en las plantas de Vigo y Madrid están sufriendo una demora de entre 10 y 20 días, “que no es representativa, pero condiciona la logística del transporte y puede hacer que las entregas se realicen entre un mes o un mes y medio más tarde”.

Según Carlos Lizaga, la falta de semiconductores depende de los acuerdos contractuales de los fabricantes con los proveedores, “por lo que hay marcas con buena disponibilidad y otras en los que los plazos de entrega son más largos”. Apuntó también que los principales grupos confían en que la disponibilidad de chips se regule a finales de enero o principios de febrero de 2022.

El gerente de Aguiló, Ignacio Aguiló, indicó que en el concesionario oficial de Mercedes-Benz, Alfa Romeo, Fiat y Abarth para Teruel y Alcañiz los plazos de entrega se han incrementado entre 2 y 3 meses. “No se salva ninguno porque todos los vehículos utilizan microchips”, afirmó.

Aguiló explicó que sucede tanto con los pedidos de los clientes como con los que adquieren para stock, y que esta situación se está notando en las exposiciones de todos los concesionarios, que se están vaciando. “Veo que faltan coches que en circunstancias normales tendrían que estar. Eso significa que se está vendiendo el stock”, argumentó.

En su opinión, esta circunstancia no es exclusiva de la automoción sino que afecta a todos los sectores que utilizan microchips. En este sentido, dijo que las tiendas de electrodomésticos también están teniendo demoras para servir televisores, frigoríficos o lavadoras, por ejemplo.

El director general de Autersa (concesionario oficial de Renault y Dacia en Teruel y Alcañiz), José Ignacio Guillén, explicó que la escasez de semiconductores, “que utiliza casi toda la industria y cuya fabricación se centra en el sudeste asiático”, ha provocado “un cuello de botella” en el sector del automóvil, con lo que la entrega de vehículos nuevos tarda de cinco o seis meses, “según marcas y modelos”.

Los concesionarios turolenses cuentan con menos automóviles, motivo por el que han decidido aplazar la Feria Sobre Ruedas que solía celebrarse por estas fechas, explicó.

La responsable de Publicidad y Márketing de Autotalleres Torres (concesionario oficial Seat en la provincia de Teruel), Celia Torres, indicó que las dificultades en la producción ha llevado a los concesionarios a retrasar la entrega y a reducir sus stocks.

Añadió que Seat “está tomando medidas muy estrictas en la regulación de los pedidos para que los vehículos puedan llegar cuanto antes al cliente final”. De esta manera, prioriza la demanda de los compradores sobre la de los concesionarios.

Ventas

Desde Rimauto, Sara Soriano indicó que el retraso en los plazos de entrega no está afectando a las ventas. “El que necesita un vehículo viene y lo compra”, dijo. De hecho, la recuperación de la actividad económica ha hecho que aflore la demanda que se había contraído por la incertidumbre que generó la pandemia en 2020.

Según Carlos Lizaga, los clientes están informados de que los plazos de entrega se han alargado y que si antes iban de 20 a 45 días ahora tienen que esperar unos 30 más y que en general lo asumen.

En opinión del gerente de Talleres Martín Lizaga, la reforma del impuesto de matriculación paralizó la demanda, que se reactivo cuando se pospuso. Si no se congela su puesta en marcha, prevista ahora para 2022, este impuesto se elevará un 4,75% en los vehículos con mayores emisiones, lo que puede hacer que el año termine con más matriculaciones, argumentó. No obstante, advirtió que la mayoría de los fabricantes están modificando las configuraciones de los vehículos de la nueva gama para que no se vean afectados. “De otra forma, los clientes constatarán una subida en los precios”, alertó.

Ignacio Aguiló corroboró que “la gente está informadísima” de la situación generada por la falta de semiconductores. Por eso, cuando informan a los clientes de la demora en la entrega a la mayoría no le importa la espera, “aunque siempre hay alguno que se retrae”.

La caída de la demanda provocada por la crisis económica derivada de la pandemia, sin embargo, apenas se deja sentir ya en los concesionarios de Aguiló, señaló.

Para José Ignacio Guillén, “este es un buen momento para comprar” y recomendó especialmente “anticipar la compra y no esperar a que el coche rompa”. El director general de Autersa advirtió que a la falta de semiconductores se ha unido el encarecimiento de las materias primas y de la electricidad, lo que unido a la esperada subida de impuestos, se podría traducir en un encarecimiento de los vehículos nuevos a medio plazo.

Añadió que los clientes van a tener que convivir durante un tiempo con plazos de entrega más largos, sobre todo si quieren un vehículo determinado, y que desde las marcas les han informado de que esperan que la situación esté solucionada el próximo verano.

Celia Torres coincidió en que los clientes “comprenden la situación y saben que no puede haber entregas inmediatas”.