Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

El presidente de TET, Juan Ciércoles, se dirige a los manifestantes. Bykofoto / A. G.

Los hosteleros turolenses piden la apertura de sus locales o un plan alternativo que evite su desaparición

Los empresarios turísticos, respaldados por proveedores y comerciantes, realizan una sonora protesta en Teruel

Al grito unánime de “¡Queremos trabajar!” terminó este lunes en la plaza de San Juan la manifestación convocada por la asociación provincial Teruel Empresarios Turísticos (TET) para exigir que se flexibilicen las medidas del nivel de alerta 3 decretado por el Gobierno de Aragón que obligan a los establecimientos hosteleros a cerrar a las 22:00 horas y les impiden servir en el interior de los locales, o un plan alternativo que evite su cierre temporal que, en algunos casos, podría convertirse en definitivo.

La protesta, llevada a cabo bajo el lema Salvemos el turismo y la hostelería, congregó a medio millar de personas que, guardando las medidas de seguridad, llenaron la plaza de San Juan. Entre ellas se encontraban representantes de la hostelería, la restauración y el ocio nocturno, pero también de sectores afines como distribuidores de bebidas y alimentación, agencias de viaje, alojamientos y miembros de la comunidad educativa de la Escuela de Hostelería, entre otros. 

También el pequeño comercio se solidarizó con los manifestantes y muchos establecimientos cerraron sus puertas a las 13:00 horas para unirse a la concentración.

La manifestación comenzó al mediodía con la salida de los vehículos de los participantes desde el aparcamiento de Los Planos, que recorrieron la avenida de Sagunto hasta la carretera de Alcañiz para retornar a la plaza de San Juan. Allí, tras una sonora cacerolada de dos minutos, se leyó el manifiesto con las demandas del sector que posteriormente el presidente de TET, Juan Ciércoles, entregó al subdelegado del Gobierno de España en Teruel, José Ramón Morro, quien aseguró que habrá planes de rescate para el sector.

Ciércoles, que el domingo representó a la provincia de Teruel en la manifestación que reunió a 4.000 hosteleros en Zaragoza, aseguró que “el sector no es el problema, sino parte de la solución” dado que en los establecimientos se cumplen las medidas higiénico-sanitarias que no pueden garantizarse en otros espacios.

En este sentido, recordó que tan solo el 3,8% de los brotes de coronavirus se han producido en la hostelería y la restauración y, sin embargo han sido el único sector obligado a cerrar.

Por este motivo, indicó que los empresarios turísticos están “al borde de la desesperación” y no descartó tomar medidas “más contundentes” para exigir que les permitan trabajar y que se arbitren ayudas acordes a la situación que atraviesan.