Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Los hosteleros turolenses reclaman más medidas extraordinarias para no hundirse Los hosteleros turolenses reclaman más medidas extraordinarias para no hundirse
Terrazas en la plaza del Torico ayer por la mañana que a partir de lunes tendrán nuevas restricciones

Los hosteleros turolenses reclaman más medidas extraordinarias para no hundirse

Plantean a Lambán que solicite a Sánchez moratorias en los pagos de cuotas

Los empresarios turísticos de la provincia de Teruel se enfrentan de nuevo a otro parón y exigen medidas inmediatas para hacer frente a una situación impensable hace siete meses, cuando comenzó la pandemia. El presidente de la asociación provincial Teruel Empresarios Turísticos y de CEOE-Teruel, Juan Ciércoles, que se reunió por videoconferencia con el presidente Javier Lambán y con otros representantes del sector hostelero y turístico de Aragón, pidió moratorias en los pagos a la agencia tributaria y  a la seguridad social. Así se lo transmitió al jefe del Ejecutivo autonómico para que lo traslade al presidente del Gobierno en la reunión con sus homólogos de la próxima semana.

"Hace falta apuestas en firme con inversiones como cuando se declaran las zonas catastróficas  a los agricultores por una tormenta, porque más catastrófico que esto es imposible ya", dijo Ciércoles  que pidió que la administración central "se moje con nuestros sectores".  

"Los proveedores están luchado con nosotros para seguir sosteniéndonos, estamos negociando con los bancos y teníamos aplazamientos con la seguridad social y la agencia tributaria pero ahora no se pueden hacer efectivos esos pagos”, comentó.

Reconoció no obstante que no se puede sobrevivir de moratorias y aplazamientos sino que hace falta  "medidas excepcionales" a nivel local, autonómico y nacional.

Ciércoles advirtió que si no se aplican habrá muchos hosteleros que acabarán en concurso de acreedores de liquidación porque ya no pueden más después de haber realizado grandes esfuerzos durante estos siete meses.

"Muchos están embargados o hipotecados para toda la vida por seguir manteniendo los negocios" y lo que va a pasar es que estos empresarios "o mueren de coronavirus o de hambre".

Ciércoles lamentó que de nuevo la hostelería y el comercio hayan sido los más perjudicados de las medidas de restricción. "Realmente hay que mirar de donde vienen los contagios, porque lo más rápido es cerrar los bares y restaurantes pero luego se producen en otros lugares", comentó. “De nuevo hemos sido los paganos”, reiteró. “Son noticias negativas aunque lo principal es la salud”, reconoció.

Por su parte, Nuria Ros, gerente de ACESTeruel, indicó que en el sector hostelero esta nueva fase supondrá en algunos casos no poder abrir sus negocios y llamó a la responsabilidad individual porque si no el esfuerzo que están haciendo estos sectores no servirá de nada. “Esperemos que sean 10 o 15 días y nos dejen luego volver con oxígeno”, dijo. 

Los comercios recuerdan el papel social de las tiendas

El presidente de la Asociación Provincial de Comercio, José Luis Guillén recordó el papel social que juegan las tiendas en los municipios pequeños, ahora que los servicios sanitarios están volcados en el coronavirus y no pueden echar en falta a las personas mayores que habitualmente acuden al médico.

“Estas tiendas son súper importantes porque hacen una labor social”, comentó y recordó que los comercios son desde la vuelta a la nueva normalidad “lugares seguros” ante la Covid e hizo un llamamiento a la población: “Ahora volveremos a ver colas en las puertas de los supermercados para cumplir con los aforos pero sobre todo el comercio pequeño nos necesita, es muy importante que se mantengan abiertos porque están siendo un referente social”, consideró.

En el caso de Teruel ciudad, a partir de hoy jueves y el fin de semana se echará en falta la presencia de vecinos de otras localidades que vienen a comprar a la capital, pero Nuria Ros, gerente de ACESTeruel, destacó que en los pequeños establecimientos de la capital no se va a notar mucho la reducción de los aforos porque ya se estaba pidiendo que solo entrara en el interior una persona cada vez para realizar las compras.