Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Daniel García Martínez en Dinópolis junto a la imagen de un neandertal

Los neandertales, aquellos humanos achaparrados a los que se les salía el pecho

El último libro editado por la Fundación Dinópolis indaga en la única otra especie de homínidos con los que llegamos a convivir los humanos actuales

Corpulentos pero achaparrados y humanos pero no de nuestra especie, los neandertales provocan una gran fascinación entre el público porque son los únicos que dentro de la cadena evolutiva de los homínidos llegaron a convivir con nosotros, los Homo sapiens. El último libro editado por la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis se adentra en estos seres humanos increíbles que tenían una capacidad pulmonar muy superior a la nuestra, de hasta un 20% más. Eran seres corpulentos sobre los que se puede decir que se les salía el pecho por esa característica de la que habla el libro, pero alejados de ese imaginario colectivo que desde siempre los ha mostrado como individuos primitivos.

Los neandertales y su alta capacidad pulmonar es el título del volumen número 33 de la colección ¡Fundamental! que edita la Fundación Dinópolis, una serie que lleva camino de cumplir dos décadas y que se ha convertido en una auténtica enciclopedia de la palentología pero contada de forma divulgativa.

El libro corresponde al trabajo ganador del Premio Internacional de Paleontología Paleonturología del año 2019, aunque su plasmación en formato libro divulgativo no tuvo lugar hasta hace un mes con motivo del fallo de la última edición de este premio.

El volumen adapta un artículo de investigación publicado en la revista científica Communications Biology por un equipo multidisciplinar que analizó cómo era la caja torácica de los neandertales, ya que la misma es una de las partes anatómicas de los homínidos fósiles peor conocida  debido a que costillas y vértebras no es fácil que se conserven completos. En cambio, los autores del trabajo pudieron estudiar tres individuos neandertales bastante completos y compararlos con nuestra especie, lo que ha permitido llegar a la conclusión de la superior capacidad pulmonar de estos homínidos, ‘hermanos’ nuestros que aunque ya extinguidos siguen presentes en nuestro ADN. De ahí que los científicos prefieran hablar de “desaparición” antes que de “extinción”, lo que refuerza más todavía el interés por conocer cómo eran los neandertales.

El libro editado por la Fundación Dinópolis se dedica no solo a explicar el estudio sobre la capacidad pulmonar de estos seres fascinantes, sino que acerca al lector al conocimiento de cómo eran y cómo vivían. Se trata además de un volumen muy cuidado con muchas ilustraciones, ya que dentro del equipo que ha hecho  el estudio hay también un estudiante de doctorado e investigador en paleoarte, Marco Ansón, que además es fotógrafo de vida silvestre y naturalista de campo. A él se deben las reconstrucciones en vida de los neandertales que ilustran el libro, así como los gráficos que comparan su anatomía con la de nosotros, Homo sapiens, y las megafaunas con las que convivieron como los gigantescos rinocerontes lanudos o los no menos gigantescos mamuts.

El autor principal de la publicación es Daniel García-Martínez, paleoantropólogo en el Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana con sede en Burgos. Junto a él ha realizado el trabajo un equipo en el que figuran Antonio Rosas, un referente en el estudio de los fósiles de neandertalers, además de Nicole Torres-Tamayo, Francisco García-Río, Maribel Torres-Sánchez y Markus Bastir.

García-Martínez destaca la calidad de la edición y el esmero que ha puesto la Fundación Dinópolis, al tratarse de un formato que “se lee muy bien y que además es muy dinámico, para el que intentamos que hubiese mucha ilustración porque una imagen vale más que mil palabras”.

El paleoantropólogo comentó que los textos e ilustraciones ya no solo hacen énfasis en la cuestión de la respiración y la capacidad pulmonar de estos humanos, “sino también en la breve introducción que hemos hecho de quiénes eran los neandertales, porque son una especie que llevamos conociendo desde hace prácticamente 200 años, pero que todavía hay muchos aspectos que no conocemos, y que la palabra neandertal todos sabemos que tiene algunas connotaciones que no son tan positivas”.

En este sentido, el científico comentó que quienes lean el libro, que se puede adquirir en la tienda online de Dinópolis, se van a encontrar con un texto que no solo habla de la investigación por la que fueron reconocidos por el Premio Paleonturología, “sino para divulgar todo lo que es el mundo neandertal”.

“Además, contamos con expertos reconocidos en la coautoría del libro, como Antonio Rosas, por ejemplo, así que ha sido un honor poder escribir este libro; y para la serie ¡Fundamental! yo creo que puede ser muy interesante también porque la paleoantropología es una parte también muy importante dentro de la paleontología de vertebrados, que se presta además muy bien a la divulgación como hemos visto en otros ejemplos dentro de la península Ibérica como es el caso del yacimiento de El Sidrón, Atapuerca y otros”, dijo.

La corpulencia de los neandertales, y la necesidad de tener una capacidad pulmonar mayor que la que tenemos nosotros, estaría asociada a la adaptación al medio, puesto que en el Pleistoceno Medio e Inferior se produjo una explosión de la llamada megafauna, es decir, de animales de gran tamaño. Así, se trataría de una adaptación al entorno puesto que los herbívoros mostraron un incremento de tamaño superior al experimentado por los carnívoros. En ambos casos las especies se adaptaron, los unos para evitar ser cazados, y los otros, como en el caso de los neandertales, para facilitar las tareas de caza.

La mayor apertura nasal que se ha encontrado en los cráneos de los neandertales explicaría una mayor necesidad de oxígeno. Hay autores, según se relata en el libro, que han estimado que el gasto energético diario mínimo de estos humanos sería de 2.500 kilocalorías al día. El hecho de tener una caja torácica ancha y profunda por su alta capacidad pulmonar, habría provocado una pelvis con las mismas características, lo que da ese aspecto achaparrado y robusto a los neandertales. 

Una imagen distorsionada que los asocia con los cavernícolas

A lo largo del tiempo la imagen de los neandertales ha evolucionado mucho en el imaginario colectivo, algo de lo que se encarga también de explicar la publicación. De ser asociados a la imagen bruta de los cavernícolas, se ha pasado hoy día a verlos como una especie fascinante en comunión con la naturaleza, probablemente más que los sapiens pese a que nosotros llevemos ese adjetivo. Esa imagen cavernícola de los neandertales que ha perdurado desde hace 200 años, cuando se descubrieron los primeros ejemplares fósiles, pudo haberse debido a que en el siglo XIX entraba en conflicto con las creencias que recoge en el Génesis la Biblia la existencia de otra raza humana prehistórica distinta a la nuestra. De hecho, las primeras reconstrucciones, incluso en el siglo XX, los mostraban con un aspecto simiesco alejado de lo humano.

Todos los campos de la paleontología en la colección

La colección ¡Fundamental! comenzó a editarla la Fundación Dinópolis en 2003, por lo que dentro de poco se cumplirán dos décadas, tiempo durante el que se han publicado ya 33 volúmenes que abarcan prácticamente todos los campos de la paleontología, y que lo hacen además en la mayoría de los casos desde una óptica divulgativa pensada para la difusión de esta ciencia entre el público en general. Buena parte de los volúmenes publicados son los artículos ganadores del Premio Paleonturología que anualmente convoca la Fundación Dinópolis, junto a otros con publicaciones de congresos o textos introductorios sobre la paleontología y Territorio Dinópolis.