Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Javier Lambán, durante su intervención en las Cortes de Aragón. EP

Los presupuestos de Aragón de 2021 superarán los 6.000 millones por primera vez

Lambán llama a la unidad para combatir la pandemia en el primer debate sobre el estado de la Comunidad en esta legislatura

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha anunciado que los presupuestos de la comunidad para el próximo año superarán por primera vez en la historia los 6.000 millones de euros, y serán por lo tanto 300 millones superiores a los de 2009, que eran los mejor dotados hasta la fecha, y también superarán los de 2020, cuando el techo de gasto ascendió a 5.584.

Además, es propósito del ejecutivo autonómico tenerlos aprobados en tiempo y forma, es decir, antes del 31 de diciembre de este año.

Lambán, durante su intervención en la primera sesión del debate sobre el estado de la comunidad, ha dicho que el Gobierno ya está elaborando el anteproyecto del presupuesto con tres objetivos: corregir las desigualdades de la crisis anterior, reparar los daños infringidos por la pandemia de la covid-19 en los servicios públicos, y reanudar la senda del Aragón social, verde y digital.

El presidente ha insistido en que sacar adelante unos presupuestos es responsabilidad del Gobierno, pero "cuanto más amplia sea la mayoría parlamentaria que los apoye, mayor será la identificación de la sociedad aragonesa con los mismos" y "mejor integrados quedarán los intereses de los distintos sectores", algo "absolutamente coherente con el espíritu de unidad" con el que a su juicio hay que afrontar esta crisis sanitaria.

Y por eso, Lambán ha asegurado que la disposición de los grupos políticos y los agentes sociales al diálogo será "muy bien recibida" por el Gobierno, que se dirigirá a ellos "en los próximos días" para pedírsela.

A su juicio, no se puede gobernar sin presupuesto, y, más allá, para superar la crisis de la covid-19 es "imprescindible" el presupuesto de 2021, pero también los de 2022 y 2023, porque aunque los objetivos sean los mismos, las circunstancias cambiarán y será "muy difícil" gobernar un año con las cuentas del anterior.

Los presupuestos de 2021, según Lambán, prestarán especial atención a varios colectivos: jóvenes, para quienes las heridas de la crisis anterior no se han cerrado todavía; mujeres, para eliminar la desigualdad; menores, para impedir la pobreza infantil, y discapacitados y mayores, que han de ser cuidados "con el esmero al que tienen derecho".

Las cuentas del año que viene también se centrarán en la inversión en I+D+i, en las consecuencias del cambio climático y en la revitalización del medio rural, y las políticas activas de empleo serán prioritarias.

Pero servirán también para reparar los daños que ha causado la pandemia y la sanidad, la educación, los servicios sociales y la vivienda serán de manera más acentuada que nunca las políticas más favorecidas en 2021.

Y para reanudar la senda del Aragón social, verde y digital emprendida tras el pacto de investidura de julio de 2019, en tanto en cuanto antes de la irrupción del virus, Aragón tenía "unos sólidos fundamentos y unas magníficas perspectivas antes de la irrupción del virus en torno a sectores estratégicos muy potentes".

Entre ellos, la agroalimentación, la logística, la industria en general pero especialmente la automoción, el turismo diferenciado y las energías renovables.

Pero sin olvidar a los sectores que han sufrido "el zarpazo" de la pandemia, como la cultura, la hostelería y el comercio, a los que en los próximos días se ofrecerán ayudas para compensarles por las restricciones de horarios y aforos.

Disculpas a los sanitarios

Por otro lado, Lambán ha pedido disculpas al personal sanitario por la escasez de materiales de protección en la primera etapa de la pandemia de la covid-19 y ha asegurado que tras el dolor por los 1.640 fallecidos por coronavirus y el sufrimiento de los enfermos, es "lo que más" siente de la gestión de esta crisis.

Así lo ha dicho durante su discurso en el debate del estado de la comunidad, donde ha añadido que los buscaron "en todos los puntos del planeta" con la ayuda de algunos empresarios aragoneses que aportaron 7 millones de euros, y de la CEOE, que gestionó junto con el Gobierno su adquisición en unas circunstancias "muy difíciles".

Lambán ha defendido que a lo largo de esta crisis su acción se ha basado en dos principios: no escatimar recursos materiales y no dudar a la hora de tomar decisiones "por duras que éstas sean".

Ha insistido en que no ha escatimado recursos para habilitar hospitales de campaña, carpas de triaje, realización de pruebas o contratación de personal y ha recordado que antes de la declaración del estado de alarma, ya se ordenó el cierre de colegios, bares y restaurantes y que después de la vuelta a la "normalidad" no le tembló el pulso para ordenar regresiones a la fase 2 en varias comarcas y ciudades, incluida Zaragoza.

El presidente de Aragón ha recordado que la "deficiente legislación nacional" en materia de salud pública y la anulación de medidas urgentes de control adoptadas por su gobierno por parte del Tribunal Superior de Justicia de Aragón le llevó a desarrollar las competencias en Sanidad que otorga el Estatuto y aprobar, el pasado 19 de octubre, el decreto-ley que ha permitido tomar decisiones que eran muy urgentes, como el confinamiento de las tres capitales o de la propia comunidad.

"Esta ha sido quizá la señal más evidente de la firmeza con la que ha actuado el Gobierno en su conjunto a lo largo de estos meses", ha resaltado, y también la muestra "más clara de la visión y de la determinación" del departamento de Sanidad.