Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Estación del ferrocarril de Villalba Baja

Los vecinos piden a las instituciones que pujen por la estación de Villalba Baja

Adif subasta el edificio y el movimiento ciudadano no quiere que caiga en manos privadas

La Federación de Asociaciones Vecinales y Culturales de Teruel hanrealizado una propuesta tanto a la alcaldesa de Teruel, Emma Buj, como al presidente de la Comarca Comunidad de Teruel, Samuel Morón, para la adquisición de la estación de ferrocarril de  Villalba Baja. El  objetivo es que este edificio, que Adif ha sacado a subasta, no caiga en manos privadas y se pueda utilizar con un fin social.

Hasta el 26 de febrero está abierto el plazo para concurrir a la subasta y el pleno del Ayuntamiento ya se pronunció la pasada semana en el sentido de participar en ella, tras debatirse sendas propuestas presentadas por el Partido Aragonés y por Vox.

Ahora, el movimiento vecinal insta a las instituciones a que concurran a la subasta pública de la estación de Villalba Baja, según las condiciones fijadas por el Adif, y adquiera este inmueble para asegurar su titularidad pública y, por ende, las opciones  de futuros proyectos de aprovechamiento. 

El presidente de la Federación de Asociaciones Vecinales, Pepe Polo, indicó que tanto el Ayuntamiento, como entidad más cercana, como la Comarca tienen que proteger el patrimonio del  término municipal, en el caso del Ayuntamiento, y de su territorio en el caso de la Comarca, por eso se han dirigido a las dos entidades instándoles a que participen en el concurso.

Polo recordó proyectos de adecuación que se han llevado a cabo en otras estaciones de esta misma vía como en Perales de Alfambra, donde cuentan con una piscina municipal y un albergue en su interior.

En ese caso se hizo un convenio con Fomento, pero en esta ocasión Adif ha puesto a la venta el edificio, situado en la entrada de esta pedanía desde Teruel, y que nunca se llegó a utilizar como estación porque la línea ferroviaria Teruel-Alcañiz no llegó a ponerse en marcha.

El precio mínimo de licitación es de 43.020 euros, sin IVA. Cuenta con un edificio de viajeros de 400 metros cuadrados construidos, una nave-almacén de 659 y un edificio de aseos de 33.

La Federación de Asociaciones Vecinales y Culturales considera que, en ningún caso, las  instituciones públicas como el Ayuntamiento de Teruel, la Comarca Comunidad de Teruel, la Diputación Provincial o el propio Gobierno de Aragón  deben  permitir que este importante patrimonio histórico-arquitectónico caiga en manos privadas, sufra daños irreversibles e impida la puesta en marcha de proyectos de revalorización y desarrollo del territorio.

También considera que debería explorarse la propuesta de  reconvertir la línea en un camino natural o en una vía verde, como itinerario turístico  de gran atractivo para paseantes y ciclistas y ponen como ejemplos la vía minera de Ojos Negros a Sagunto, la vía Val de Zafán desde La Puebla de Híjar hasta  Tortosa o  la línea ferroviaria Santander-Valencia, actualmente en obras en sus tramos aragoneses.

 En su solicitud, la Federación recuerda el trabajo de Pedro Verdejo, profesor de Construcción en Arquitectura en la Universidad Cardenal Herrera CEU San Pablo de Valencia, sobre el proyecto ferroviario impulsado por  el gobierno de Primo de Rivera  en 1927 para unir las estaciones de Baeza (Jaén) y Saint- Girons en Francia, al otro lado del Valle de Arán, en el que se incluía el tramo Teruel-Alcañiz. En la provincia se construyeron una treintena de edificaciones que, por sus originales características constructivas, constituyen un patrimonio histórico-arquitectónico de gran interés. Su solidez constructiva ha hecho que la mayoría haya permanecido en pie, en buen estado de conservación, durante más de 80  años.