Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Luis Alquézar, portavoz de Los Amigos de Iranzo, ante el juicio a Feher: “Las familias no descansarán hasta que las responsabilidades se asuman y sepan la verdad” Luis Alquézar, portavoz de Los Amigos de Iranzo, ante el juicio a Feher: “Las familias no descansarán hasta que las responsabilidades se asuman y sepan la verdad”
Amigos de Iranzo, en la plaza del Regallo de Andorra. M. N.

Luis Alquézar, portavoz de Los Amigos de Iranzo, ante el juicio a Feher: “Las familias no descansarán hasta que las responsabilidades se asuman y sepan la verdad”

Consideran “indignante” que aún hoy se niegue “la chapucería” del operativo

Los Amigos de Iranzo esperan que caiga todo el peso de la justicia sobre Norbert Feher, el asesino confeso de José Luis Iranzo, Víctor Romero y Víctor Jesús Caballero. Con la posible condena a prisión permanente revisable se dará un paso para la tranquilidad de las familias, que no obstante no descansarán hasta que las autoridades políticas y los mandos de la Guardia Civil hagan autocrítica y reconozcan que el operativo de búsqueda del pistolero de Albalate fue una “chapucería”. Repudian una propuesta de medallas que consideran “manchadas de sangre” y que no hacen sino “despreciar” a los allegados de las víctimas y al medio rural. Son reflexiones del portavoz de la plataforma, Luis Manuel Alquézar, que representa a un colectivo que no se rinde porque su amigo, un líder dentro y fuera de la UAGA, tampoco lo haría.

-Han pasado tres años y cuatro meses desde el suceso que conmocionó a Andorra y la provincia entera. ¿Demasiado tiempo para hacer justicia?

-A mí se me antoja demasiado tiempo para juzgar a un asesino confeso, pues no hay que olvidar que este sujeto confesó los asesinatos desde el primer día, y todas las pruebas están en su contra. Es bastante inexplicable, pero deseamos que pase rápido y se le condene a la mayor pena posible.

-Sólo se va a juzgar el hecho del triple crimen.

-Este juicio se circunscribe a lo que pasó a partir de las 18:20 horas del 14 de diciembre de 2017, que es cuando mató a José Luis y poco después a los guardias Víctor y Tote. Los hechos de esa tarde están meridianamente claros, con todas la pruebas que hay. Por eso tres años y medio casi para condenar a un asesino confeso se nos antojan mucho.

-¿Qué futuro desean para Norbert Feher?

-Que nunca vuelva a pisar la calle. Que le caiga la máxima condena posible y esté entre rejas de por vida.

-Desde el minuto uno pidieron que se tuvieran en cuenta en esta causa los hechos ocurridos el 5 de diciembre de 2017 en Albalate del Arzobispo, cuando Igor el Ruso ya intentó matar a Manuel Marcuello y Manuel Andreu, y la sucesión de robos en mases hasta los asesinatos.

-Desde nuestro punto de vista y de la gente que entiende más que nosotros sobre aspectos judiciales, era indiscutible que se tenían que haber juzgado los hechos del 5 y el 14 de diciembre juntos, porque son hechos conexos cometidos por la misma persona en un espacio de tiempo y geográfico muy reducido. Únicamente se puede explicar esta decisión de separar las causas desde el punto de vista de borrar del mapa el operativo policial nefasto del 5 de diciembre.

-Un informe interno, desvelado recientemente por la viuda de Víctor Jesús Caballero, Noelia Lorén, aporta detalles sobre la ubicación aproximada del pistolero de Albalate a fecha 13 de diciembre, según los robos cometidos en masicos y otros hechos delictivos. ¿Se pudo evitar la tragedia?

-Ese informe demuestra cien por cien que sabían perfectamente por dónde se movía, porque explica detalladamente y por la Guardia Civil a quién buscaban, cómo se movía y dónde se creía que estaba. Esto es así, se pueden callar pero no lo pueden negar porque está escrito de su puño y letra. No querer hablar sobre eso sólo puede significar que se pretendan olvidar las chapuzas que se cometieron en esos días. Que se juzgaran los hechos de Andorra y Albalate juntos no quiere decir que el asesino se pudiera beneficiar por el hecho de hablar de todo. Él fue quien cometió los asesinatos, de eso no cabe duda. Lo que sí se puede pensar es que separar las causas puede beneficiar a quien cometió la negligencia del operativo.

-¿Creen que una investigación en profundidad sacaría a la luz posibles apoyos recibidos por Feher en su periplo entre Italia y el Bajo Aragón?

-Creemos que sí. Son muchos días viviendo solo, muchos teléfonos móviles, muchas llamadas, mucho movimiento… Se ha demostrado en Italia que tenía contacto con gente y él lo ha dicho en sus declaraciones. En España no se ha podido demostrar porque no se ha querido ni siquiera investigar por esta vía. Pero sí hay indicios como para poder, por lo menos, intentar investigar sobre lo que hacía este hombre, por qué vino aquí, por qué ha declarado que quería ir a Híjar. Son cosas que igual no llevan a ninguna parte, pero que tienen consistencia para tratar de averiguar la verdad de lo sucedido.

-En el momento de su detención y tras inspeccionar el mas del Zumino, su guarida en Andorra, se le encontró gran cantidad de enseres. ¿Es posible llevar todo en una bicicleta?

-Indudablemente, no. Que vino en bicicleta desde Italia es otra de las patrañas de este caso, no creo que sea Induráin para venir desde aquel país tan cargado de armas, material, móviles, ropa… de todo. Todas las explicaciones de las cosas para que no salpiquen responsabilidades tienen un límite, la gente no es tonta y no se traga todo lo que se le pone por delante.

-¿Descansarán las familias cuando se condene a Feher, o cuando sepan toda la verdad y se asuman responsabilidades?

-Cuando se condene con la pena máxima a este individuo se dará un paso adelante, pero las familias descansarían definitivamente si alguien asumiera responsabilidades y se supiera toda la verdad. Indudablemente, será una alegría que el culpable sea condenado, pero el desprecio que están soportando durante estos tres años hace mella, indudablemente. No se les puede seguir haciendo comulgar con ruedas de molino sobre que no se pudo hacer nada para salvar la vida de sus maridos, hijos y hermanos. Eso duele y mientras no se asuman responsabilidades no descansarán.

-¿Consideran especialmente sangrante el modo en que la Guardia Civil gestionó la colaboración de Iranzo en la búsqueda de Feher el día de su muerte?

-Sin duda. El 14 de diciembre, por la mañana, José Luis estuvo denunciando un robo en su mas de El Saso en el cuartel de Andorra y dijo que era el mismo tío de los tiros de Albalate. Lo más sangrante es que la Guardia Civil sabía que este sujeto estaba en la zona porque lo tenía escrito en el informe que hemos dicho antes, del 13 de diciembre. Su padre estaba allí, y los pastores con él. Y la familia Capapé estaba allí, cogiendo olivas, y la Guardia Civil sabía que un día antes había estado también en su mas. Negar a estas alturas que el operativo fue una chapucería es indignante. A José Luis lo mató esa tarde. La Guardia Civil le pidió ayuda y no se negó, los llevó a la zona de Valdoria, donde pensaba que podía estar escondido. No le pusieron chaleco y tras la búsqueda sin éxito lo dejaron volver solo, ya de noche, al mas y por la zona donde merodeaba este sujeto. Es muy indignante.

-Un vecino hizo de guía de la primera comitiva de la Guardia Civil a la zona de El Saso tras los disparos a Iranzo.

-Como no se sabían los caminos, tuvieron que llamar a otro vecino al que no le dijeron que estaba en una zona en la que había habido disparos. Desde un punto de vista ya no policial, sino lógico, meter delante a un vecino con su coche abriendo camino por una zona en la que había habido disparos y sabiendo que el tío andaba por allí, no es muy racional. No hace falta ser un capitán de la Guardia Civil para saber que es totalmente ilógico.

-El excapitán de Alcañiz, Horacio Requena, junto al exteniente coronel de la Comandancia de Teruel, José Rafael Soler, y el capitán de la Policía Judicial de Teruel, Carlos Banda, están pendientes de ser condecorados por el Ministerio del Interior, junto a otros 15 agentes y mandos, por la detención de Feher. ¿Qué sentimientos se vienen a las familias y a los amigos cuando, lejos de depurar responsabilidades, se premia operativos que han cojeado?

-Los sentimientos son de rabia e indignación. Esas medallas, que nos llevaron a mover Roma con Santiago para que no se terminen concediendo, son unos méritos manchados de sangre por todas las chapucerías del operativo. Premiar esto va contra toda lógica y dignidad. Logramos que todo un ministro del Interior, que había firmado una concesión de medallas, se desdijera de su firma, al menos hasta después del juicio que nos ocupa, algo que habrá pasado muy pocas veces en España. Fernando Grande Marlaska no tiene la información de lo sucedido y cuando vio la que se montó con la recogida de firmas que iniciamos no tuvo otro remedio que desdecirse. Cuando el ministro conozca, y tendrá que conocer la verdad de lo sucedido y no lo que está contando el general Crespo, no se las podrá dar ya. No podrá volver a firmar esa concesión, y si lo volviera a hacer sería un incendio que le tendrá que explotar en la cara al propio ministro. No vamos a consentir que se desdiga.

-¿Siguen exigiendo la verdad, o ya la conocen?

-No diré que se conoce toda la verdad, pero sí gran parte de ella gracias al trabajo de mucha gente, periodistas y familias incluidos. En estos tres años se han ido conociendo detalles a través del sumario que han negado los mandos de la Guardia Civil y políticos. Con mucho esfuerzo, la verdad se ha ido haciendo camino. Conocemos muchos detalles que se han tratado de ocultar. ¿Que sean todos? No pondría la mano en el fuego, pero hago un llamamiento a quien pueda contar lo que falta por saber, porque ayuda a mucha gente.

-¿Recuerdan todas las iniciativas que han llevado a cabo?

-He perdido la cuenta de las veces que hemos bajado a Subdelegación del Gobierno. Primero con las 32 primeras preguntas, y después aumentaban. No las han querido responder nunca, pero se han ido respondiendo solas, con el tiempo. Recogimos 22.000 firmas para pedir dimisiones en su momento, no sé si en Teruel se habrán visto nunca tantas para una causa. Hemos tratado de hacer lo que hemos podido. A decir verdad, no hemos conseguido mucho, pero sí hemos logrado que por lo menos estos hechos no se olviden y que la gente interiorice que lo que les pasó a Tote, José Luis y Víctor le podía haber pasado a cualquiera.

-¿Qué se tenía que haber hecho el 5 de diciembre de 2017?

-Se tenía que haber actuado con contundencia justo después de los hechos de Albalate, que son clavados, idénticos a los del día 14 con la diferencia de que este tipo acertó y mató a tres personas. El día 5 hubo suerte de que no mató a los dos Manueles, pero la diferencia es un centímetro. ¿Eso justifica que el día 5 no se hiciera nada con las pruebas que dejó este asesino? Creemos que no. Si el 14 se actuó y en ocho horas se pilló a este individuo, tenían que haber actuado igual, y más cuando la gente está preocupada y con miedo.

-En esa época del año, en torno al puente de diciembre, es cuando la gente suele ir más al campo a recoger olivas.

-A parte de muchos agricultores profesionales, en esos días es cuando mucha gente recoge las olivas en el Bajo Aragón, por lo que hay muchas familias en el campo. Se sometió a mucho peligro a la gente de la zona.

-¿Alguien avisó a la población del peligro que corría durante esos días?

-No hubo ningún aviso. El anterior subdelegado, José María Valero, declaró que a la gente se le dijo que no saliera al campo porque había peligro, pero tuvo que venir a Andorra después a desdecirse porque nos intentaron engañar desde el primer día.

-A raíz de sus protestas, ¿creen que los cuerpos de seguridad han mejorado los protocolos ante cualquier situación de peligro? Andorra ha sufrido otros sucesos, como el del conocido como Rambo de Requena.

-Sí, creemos que desde aquel día y por todas las reivindicaciones, los responsables de la seguridad se toman las cosas de otra manera. Como no puede ser de otra forma, por cierto. Lo que también queríamos conseguir, y es de ley, es que en Teruel y el medio rural en general se pongan más medios y tengamos más policías y guardias civiles, como por cierto lleva reivindicando también la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) desde hace tiempo. Las características de la provincia, muy amplia y despoblada, hacen que los efectivos sean muy escasos. En Teruel tenemos los mismos derechos que en cualquier otra zona y una de las consecuencias de los escasos recursos que tiene la provincia es lo que pasó: que un asesino pueda campar a sus anchas sin verse inquietado por la Guardia Civil. Lo buscaban los agentes de la zona, que no es su misión intentar atrapar a un presunto asesino que intentó asesinar en Albalate el 5 de diciembre. En Teruel hay los medios que hay y eso tenemos que revertirlo.

-¿Qué esperan de la nueva jefa de la Guardia Civil en Teruel, Silvia Gil?

-Esperamos que por fin alguien tome cartas en este asunto. Le pedimos que se informe de lo que pasó, de lo que se tapó y que lo cuente. Ojalá fuera así, porque creemos que el honor de la Guardia Civil también es contar la verdad y, cuando uno se equivoca, asumir los errores. Si los hubieran asumido y hubieran pedido perdón, les hubiera ayudado de cara a restablecer su imagen.

-Por el momento, se ha optado por el camino contrario: reconocer y condecorar.

-Se ha hecho todo lo contrario a lo que se tenía que hacer. Se ha intentado tapar con premios lo sucedido, una cortina de humo.

-¿Se han sentido respaldados por la clase política?

-Bajo ningún concepto. Ha habido partidos que han estado del lado de nuestras reivindicaciones y lo siguen estando, pero cuando los responsables políticos llegan a puestos en los que se tienen que mojar se acabó el discurso. Es muy triste y dice poco de la moral de los políticos que en este momento tenemos. Intentar capear el temporal para que no les salpique cuando están en un puesto de responsabilidad es egoísta, sobre todo si hace unos meses han estado en el otro lado.

-En una rueda de prensa reciente afirmaron que los actuales diputados y senadores por Teruel no se habían dignado a contestar a sus cartas, en su campaña contra las insignias.

-Así es. Nos pusimos en contacto con ellos de forma oficial, por carta. No vamos avasallando ni nada por el estilo, somos gente educada que no ha recibido ni siquiera una respuesta. A Javier Lambán también le escribimos para que se posicionara, pero ni respondió. Tampoco la delegada del Gobierno en Aragón, Pilar Alegría. José Ramón Morro tampoco, ni los diputados y senadores que nos representan por Teruel. Cabe recordar que somos ciudadanos, que trabajan ellos para nosotros y no al revés. Que no están por encima del bien y del mal, que su deber es respondernos. Que no tengan ni un minuto para responder a gente que les está preguntando por un hecho tan importante es para que se vayan todos.

-En todo caso, ¿sienten el apoyo ciudadano?

-Sin duda y desde el primer momento. Gracias al apoyo de la gente que ve este tema como muy importante, ha sido posible continuar aquí después de tres años y medio. No hay que obviar que la situación cansa. Es mucho tiempo y la gente tiene sus vidas y se desgasta al ver que no se consigue mucho, pero en cuanto sale algún detalle de la investigación o alguna noticia sentimos cómo la gente se reactiva.

-¿Creen que su amigo José Luis se rendiría?

-No, sería el primero en estar en nuestras reivindicaciones. Gracias a su forma de ser es todo lo que estamos haciendo. Él estaría, entre comillas, dando mal donde pudiera, como así lo hizo en la UAGA y en su vida en general. Tenía un carácter reivindicativo y ante hechos tan evidentes y lamentables como este, él estaría liderando la causa. Seguro que sí.