Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Malestar en la comunidad portuaria de Valencia por las últimas trabas al tren Malestar en la comunidad portuaria de Valencia por las últimas trabas al tren
Un tren de mercancías circulando por la línea que une Zaragoza con Teruel, Sagunto y Valencia

Malestar en la comunidad portuaria de Valencia por las últimas trabas al tren

Las preguntas al Mitma que ha hecho ERC sobre el impacto medioambiental son vistas como una deslealtad al desarrollo de los territorios

La comunidad portuaria de Valencia ha visto con sorpresa y malestar la batería de preguntas que ha hecho ERC al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) sobre el impacto medioambiental del ferrocarril de altas prestaciones entre Teruel y Sagunto, tras la reciente licitación del nuevo estudio informativo de este tramo del corredor Cantábrico-Mediterráneo. Lo consideran una “deslealtad” y un nuevo intento de frenar el desarrollo de unos territorios para favorecer el de otros. Desde los movimiento sociales turolenses lamentan que los lobbies de otros territorios que buscan liderar el tráfico de mercancías vuelvan a intentar “poner palos en las ruedas” a un proyecto que consideran vital para el desarrollo futuro de la provincia, aunque aseguran que el momento político actual para poder impulsar esta infraestructura es diferente al que había en 2015 cuando se dejó caducar el anterior estudio por parte del Gobierno central.

La historia tiene el vicio de repetirse y la recuperación del proyecto del corredor ferroviario Cantábrico-Mediterráneo de doble vía y electrificado entre Teruel y Sagunto, con la reciente licitación de un nuevo estudio informativo, ya ha levantado de nuevo los primeros recelos. Ha sido además desde el entorno federal de un partido, ERC, preocupado en defender los intereses de su territorio en detrimento del desarrollo de las infraestructuras en otras zonas de un Estado que, como expresó hace un año en el Congreso la diputada de esta formación, Montse Bassa, “le importa un comino”. 

Lo que no resulta tan indiferente para la formación política catalana es el corredor ferroviario que discurre por Teruel y que tanto ansía en estos momentos la Autoridad Portuaria de Valencia, puesto que Esquerra Republicana del País Valencià (ERPV), que es el nombre que adopta la federación territorial de ERC en dicha comunidad, manifestó la semana pasada a través de un comunicado que va a estar vigilante sobre el impacto medioambiental de esta infraestructura y anunció que han presentado una batería de preguntas en ese sentido al Ministerio de Transportes.

Hace justo diez años ya hubo oposición al tren de alta capacidad a su paso por la Comunidad Valenciana desde diferentes colectivos, y se llegaron a presentar 3.000 alegaciones al trazado, pero ahora la reacción ha sido más rápida y se ha producido al poco tiempo de salir a licitación la redacción del nuevo estudio informativo. En la batería de preguntas presentadas por ERC al Mitma, desde ERPV aseguran que se trata de “fiscalizar” una actuación que se va a diseñar desde un despacho a cientos de kilómetros “sin ninguna consideración del patrimonio natural de las comarcas del Camp de Morvedre y Alt Palància como ocurrió en 2006”.

La prensa valenciana se ha hecho eco estos días del malestar existente, como recogió Las Provincias, por los nuevos intentos de poner “piedras en el camino”, y las demoras o trabas a las infraestructuras ferroviarias de la Comunidad Valenciana. Ese mismo sentir ha sido expresado por la comunidad portuaria de Valencia, que lamenta que en cualquier intento de mejora de la ampliación de conexiones con el hinterland del Puerto de Valencia con Aragón, el País Vasco, Navarra o Madrid con zonas que pueden ser competencia del Puerto de Barcelona, siempre hay algún movimiento político catalán que intenta poner impedimentos.

Antecedentes

Fuentes de la comunidad portuaria de Valencia aseguraron a este periódico que ahora es el ferrocarril de alta capacidad, pero que a mediados del año pasado ERC ya reclamó al Gobierno central que paralizase de forma cautelar la ampliación del Puerto de Valencia, mientras en Barcelona avanzaban en la ampliación de sus instalaciones.

Consideran en este sentido  que detrás están los lobbies que como Ferrmed buscan el impulso de los puertos catalanes en la lucha que hay abierta desde hace tiempo para acaparar los tráficos marítimos del Mediterráneo. Aunque sostienen que hay tranquilidad empresarial por el desarrollo de la ampliación del Puerto de Valencia, según señalan las mismas fuentes, y por el compromiso estatal que hay hoy con el corredor ferroviario Cantábrico-Mediterráneo por Teruel, sí les gustaría ver una respuesta más contundente de las administraciones cuando se producen situaciones como la batería de preguntas presentadas por ERC al Mitma sobre el impacto medioambiental del ferrocarril entre Teruel y Sagunto.

Desde la Autoridad Portuaria de Valencia no se han pronunciado oficialmente sobre la última salida de tono de ERC con las preguntas que ha hecho al Ministerio de Transportes, como tampoco lo hizo cuando la misma formación política pidió paralizar las obras de ampliación de la zona de actividad logística del Puerto de Valencia.

Sí que desde la Autoridad Portuaria de Valencia insistieron en que hay que empezar a trabajar ya en la doble vía electrificada del corredor ferroviario, puesto que existe el riesgo de que se produzca un “cuello de botella” si no se avanza rápidamente con esa infraestructura ante el ritmo de crecimiento de Valenciaport, que recientemente presentó su Plan Empresa 2020-2024 con una clara apuesta por el ferrocarril.

El presidente de la Federación Vecinal de Teruel, Pepe Polo, consideró una “deslealtad” hacia otros territorios intentar poner trabas a las infraestructuras que se pretenden impulsar en otras partes del Estado a costa de perjudicar el desarrollo de provincias como la turolense. Polo consideró que detrás hay una “guerra entre puertos” para atraer los tráficos, y que a Teruel le interesa la construcción urgente del ferrocarril de alta capacidad para aprovecharse de las oportunidades que llegarán acompañadas del desarrollo del Puerto de Valencia. Además del impulso de las mercancías, el corredor supondrá la potenciación del transporte de viajeros por ferrocarril, recordó Polo.

Paco Gómez, de la Plataforma en defensa del ferrocarril de Teruel, lamentó que una vez más haya alguien que quiera “poner el palo en las ruedas” para que no avance el corredor en beneficio de otros ejes que compiten por mercados como los de los puertos del Mediterráneo. Gómez aseguró que todos deben tener las mismas oportunidades “para vertebrar sus territorios”, y consideró que ahora se cuenta con el empuje de la Autoridad Portuaria de Valencia porque tiene mucho interés.

El portavoz del movimiento ciudadano Teruel Existe, Manuel Gimeno, recordó que ha habido lobbies que ya se opusieron en su día a este corredor, y que esta infraestructura fue uno de los elementos clave por los que se decidió dar el paso y presentarse a las elecciones para poder estar en las instituciones donde se deciden esta clase de infraestructuras. “La forma para que las cosas tiren para adelante es estar allí donde se toman las decisiones y hacer un seguimiento directo”, afirmó Gimeno.

Intentar frenar los proyectos de otros bloqueándolos en lugar de competir

Desde la comunidad portuaria de Valencia son conscientes de que el desarrollo de infraestructuras como el corredor ferroviario Cantábrico-Mediterráneo por Teruel, junto con el crecimiento del Puerto de Valencia, son clave para el futuro desarrollo económico puesto que de ello dependen muchas decisiones empresariales que se puedan empezar a tomar ahora. De ahí que se vea con malestar que pueda haber intentos de querer frenar proyectos bloqueándolos desde otros territorios, para favorecer los que se puedan estar impulsando en otros sitios en lugar de competir con ellos. Consideran que se trata de una “deslealtad” territorial, porque de esa manera no se está compitiendo de forma honesta sino que se están intentando bloquear otras iniciativas “echando piedras a todos los que puedan hacerle sombra atacándolos”, manifestaron las fuentes consultadas.

El momento es importantísimo además para impulsar de una vez por todas el corredor Cantábrico-Mediterráneo por Teruel y que no suceda lo que ocurrió con el primer estudio que se encargó. La semana pasada, la eurodiputada socialista Isabel García aseguró en Bruselas que la próxima revisión de la Red Transeuropea de Transporte supondrá una “oportunidad única para finalizar los corredores Atlántico y Mediterráneo, y por tanto, el Cantábrico-Mediterráneo”. No es momento por tanto para que nadie empiece a poner trabas otra vez por intereses espurios.