Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Imagen de archivo de un ‘tamagochi’ en la estación de Teruel

Malestar entre los usuarios del ferrocarril por otro incidente ocurrido con el ‘tamagochi’ en la línea de Teruel

Quejas al no ser sustituida una unidad averiada en el acto

Los tamagochis, los trenes automotores que cubren el servicio Teruel-Zaragoza, han vuelto a soliviantar a los pasajeros de esta línea después de que el pasado viernes se averiara una unidad en el tren de la noche y no fuese sustituida por otra que había libre en la estación de Delicias, sino que tuvieron que esperar más de una hora hasta que llegó otro automotor procedente de talleres.

El incidente ocurrió en el tren del pasado viernes que tenía que salir con destino a Teruel a las 19:48 horas de la estación de Zaragoza-Delicias. Venía de Miraflores y al llegar a Delicias sufrió una avería y no pudo continuar viaje. Las quejas, según los usuarios, se deben a que en la estación había otro tren estacionado sin servicio ese día, un 599 -los trenes que circulan habitualmente por la línea de Teruel-, pero en lugar de trasbordar al pasaje a esta otra unidad tuvieron que esperar una hora y cuarto hasta que mandaron otro tamagochi desde los tallares. El tren salió finalmente con un gran retraso y no llegó a Teruel hasta la medianoche, cuando su hora de llegada era alrededor de las diez y media de la noche. 

Fuentes oficiales de Renfe pidieron el lunes disculpas por el incidente y aseguraron que la disposición de los materiales es acorde con los servicios que presta la compañía.

La queja se debe a que habiendo otro tren en la estación no se trasbordara a los afectados al mismo. Dicha unidad estaba programada para que saliese al día siguiente a Canfranc, por lo que estaba libre en ese momento y podría haber atendido la urgencia, en lugar de hacer esperar al pasaje con destino a Teruel una hora y cuarto. 

Hasta el día siguiente, Renfe tenía tiempo para habilitar otro tren con el que cubrir el trayecto hasta Canfranc, y hubiese evitado el perjuicio que causó a los viajeros de Teruel. Optó en cambio por hacerles esperar hasta que llegó otro tamagochi desde los talleres de Renfe.

La compañía ferroviaria aseguró que los técnicos trabajaron en la avería para solucionarla lo antes posible y que la afectación a los usuarios fuese la mínima. Sobre las quejas por no haber sido trasbordados a otro tren que había en la estación sin uso ese día, las mismas fuentes señalaron que la compañía trabaja con una “planificación de la explotación”.

Precisaron que cada material tiene sus peculiaridades y no todos están preparados para realizar más trayectos de los asignados. Pusieron como ejemplo las revisiones de mantenimiento por kilómetros, ya que las unidades no pueden excederse por kilometraje.

Hora y cuarto de retraso

Por parte de los usuarios del ferrocarril se tiene la impresión de que se prima la línea de Canfranc en detrimento de la de Teruel, puesto que se permitió que una veintena de viajeros tuviera que esperar hora y cuarto en lugar de dar una solución rápida al problema, que hubiese consistido en utilizar la unidad de la serie 599 que había en la estación sin uso en ese momento, aunque estuviese reservada para otro viaje al día siguiente, puesto que disponían de tiempo para sustituirla por otro vehículo.

Al final los viajeros de Teruel tuvieron que esperar a que llegase otro tamagochi de talleres para suplantar al averiado, y pudieron emprender el trayecto a las nueve de la noche, con 72 minutos de retraso. El tren, que tendría que haber llegado a Teruel a las 22:36 lo hizo cerca de la medianoche, con 76 minutos de retraso.