Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Manuel Rando, presidente de la Diputación: “Llevaremos a los tribunales al Ayuntamiento de Teruel para que pague su parte de los bomberos” Manuel Rando, presidente de la Diputación: “Llevaremos a los tribunales al Ayuntamiento de Teruel para que pague su parte de los bomberos”
Rando, durante la entrevista con DIARIO DE TERUEL. Antonio García

Manuel Rando, presidente de la Diputación: “Llevaremos a los tribunales al Ayuntamiento de Teruel para que pague su parte de los bomberos”

"Con el dinero que tendría que aportar la capital para la extinción de incendios se podrían hacer los parques que faltan"
Cruz Aguilar

Manuel Rando cumplió en julio un año como presidente de la Diputación de Teruel. En enero de este 2020 la institución tuvo que hacer frente a los daños provocados por la borrasca Gloria y, con la mayor parte de los pueblos aún sin recuperarse, llegó la pandemia sanitaria mundial, que ha obligado a cambiar partidas para atender a las necesidades que la crisis ha generado en los Ayuntamientos.

-¿Qué balance hace de este primer año al frente de la Diputación?

-Ha sido un año en el que por primera vez se ha gestionado el 100% del presupuesto, de esta forma no habrá remanentes, que son acumulaciones de una mala gestión, de lo que no se gasta, con las necesidades que ha tenido la provincia. Una de las medidas que lo ha permitido es la acertada compra de una acción de Tragsa, que supone dar agilidad para hacer obras en caminos y carreteras. Los objetivos que nos marcamos los hemos cumplido, al menos los prioritarios, aunque ha habido pequeños proyectos que se han quedado por el camino y que me han dolido, pero nos hemos encontrado con la borrasca Gloria y ahora con la pandemia Covid. Actuaciones como el Erasmus Rural, que teníamos planificadas no se han podido hacer, y además ni lo hemos intentado. Lo que hemos hecho han sido dos modificaciones presupuestarias para destinar ese dinero a las prioridades que nos marcaba el momento, que es cuidar la salud y la economía.

- ¿Cómo ha ido este tiempo con su socio de gobierno?

-En la inmensa mayoría de los temas ha habido entendimiento. Dicen muchos que las cosas se miden por los presupuestos y este año en presupuestos y en las modificaciones presupuestarias no ha habido un solo voto en contra. Lógicamente el PAR no es lo mismo que el PSOE y la forma de pensar de las personas tampoco es la misma, pero yo la valoración que hago es muy buena.

- Cuando llegó a la Presidencia aseguró que la implantación de la banda ancha en toda la provincia sería una prioridad. ¿Qué se ha avanzado?

-Era la prioridad número uno y hemos avanzado en la parte que no se ve, primero conseguimos que hubiese un dinero del Fondo de Inversiones para Teruel (Fite), hemos contactado junto con las empresas, con las que hemos tenido muchas reuniones y con Tragsa y ahora estamos a expensas de que nos llegue la verificación de la concesión de esos 280.000 euros, porque sin eso no podemos firmar ningún convenio, pero hemos estado trabajando y está todo muy avanzado. Vamos a tener un equipo, a través de Tragsatec, la parte técnica de Tragsa, que va a estudiar la situación para saber de dónde partimos y ya está trabajando en lo que serían los diferentes pliegos de condiciones para las licitaciones que habrá dentro de poco. Lo que queremos no es banda ancha para Teruel, que son 30 megas, lo que queremos es fibra óptica, que es a partir de 300 mega. El objetivo es tener en la provincia una banda ancha de calidad, independientemente del tiempo, el tema no es ser cortoplacistas sino mirar por los intereses de Teruel. Nuestro objetivo es que cuando acabe la legislatura ya esté todo licitado, aunque las obras acaben un año o dos después. Para eso tiene que haber colaboración interinstitucional y desde luego con la consejera de Presidencia, Mayte Pérez, que es la que va a ayudar con los fondos para Teruel como una prioridad. 

- Otro compromiso fue llegar con las máquinas a todos los caminos de la provincia cada dos años como máximo, ¿se está cumpliendo ese objetivo?

-Había más de 80 pueblos de esta provincia por los que al menos no pasaban las máquinas desde 2013 y eso no es justo. Lo que hicimos con Tragsa fue empezar a trabajar para acometer todos esos retrasos, mediante un incremento presupuestario, llegar a punto cero y a partir de ahí las máquinas irán al menos una vez cada dos años. Toda la parte de emergencias la hace Tragsa y luego las cinco rutas de forma ordinaria van haciendo un recorrido que organizan los técnicos. Pienso que en la parte técnica se está haciendo muy bien, se está dando trabajo a todas las empresas de Teruel y, a donde no llegan ellas, llega Tragsa. El próximo año llegaremos a ese punto de inflexión de que las máquinas pasen por todos los pueblos, independientemente del color político, y espero que esto en adelante siga así. 

-En el año que lleva gobernando se ha desatado una pandemia mundial y también una tormenta que llegó a colapsar buena parte de la provincia. ¿Cómo han marcado esos dos hitos el desarrollo del trabajo?

-En lo que respecta a la tormenta, desde la DPT solicitamos a las administraciones superiores ayuda y colaboramos en ello, de hecho pronto van a salir las ayudas para los municipios que tuvieron desastres. Respecto al Covid, el presupuesto está ahí a disposición de la pandemia, al servicio de la salud de los ciudadanos y de las consecuencias sociales y económicas que tiene una pandemia, no hay otra. 

- En el caso del coronavirus, la oposición criticó duramente la inactividad de la Diputación durante los dos primeros meses desde que se inició la crisis sanitaria. ¿La institución podría haber hecho más en esos primeros momentos?

-Decir eso cuando hemos estado todos los días de lunes a domingo sin parar es muy triste. Muchos empleados públicos de esta casa lo han dado todo, muy por encima de su deber, atendimos las dudas de los Ayuntamientos y les informamos de todas las normativas que iban saliendo. Las normas cambiaban continuamente y había muchas dudas, problemas y sugerencias. De todas formas bastaría con hacerles una pregunta y es, ¿cuántas veces llamaron ustedes a los técnicos de la Diputación de Teruel?, porque la respuesta es ninguna. Cuando empezaron a lanzar criticas en los medios de comunicación me molesté en preguntarlo a los técnicos. 

-Este año se ha abierto el cuarto parque de bomberos de la provincia y la DPT se compromete a ampliar con otros auxiliares, ¿dónde son necesarios y porqué?

-Teníamos tres parques de bomberos, el de Teruel, en el que hemos estado invirtiendo y que vamos a seguir haciéndolo para que sea un parque del siglo XXI; el de Alcañiz que ya se hicieron las inversiones y el de Calamocha, donde se van a invertir 700.000 euros porque también se ha ampliado. A ellos se ha sumado el de Montalbán. Según la Ley del Fuego hay que atender un incendio en menos de media hora, para mí esto es un error porque lo que no se puede cumplir no se debería convertir en normativa, en una provincia como Teruel es muy difícil llegar a todos los pueblos en este tiempo. Sería cuestión de poner parques  en la Sierra de Albarracín, Maestrazgo-Gúdar y Matarraña, los técnicos estudiarán cuál es el punto más céntrico de esas zonas para que las distancias sean menores. 

-Un tema pendiente es la colaboración económica por parte del Ayuntamiento de Teruel, ¿se ha avanzado algo en ese  aspecto?

-El servicio que damos a Teruel capital supone el 23% de la actuación de los bomberos y con ese dinero podríamos dar solución a todos los pueblos de la provincia de Teruel. Con el dinero que tiene que poner el Ayuntamiento para Teruel nos llegaría para todo y al final vamos a entrar en un contencioso-administrativo, ya estamos dando todos los pasos para ello. Es decir, que decidan ya los jueces y los tribunales si el servicio lo tiene que dar el Ayuntamiento de Teruel o la Diputación y pediremos responsabilidades y atrasos. Hemos intentado hablar y la respuesta ha sido nula, incluso planteamos que fuese la aportación de forma escalonada y la alcaldesa, Emma Buj, únicamente nos remitía al Gobierno de Aragón, cuando los pueblos de más de 20.000 habitantes reciben del Estado dinero para atender a lo que es obligatorio como la extinción de incendios. Teruel está recibiendo del Estado más tributos por habitante porque tienen que dar el servicio de bomberos, eso debe de saberlo la gente. Yo no espero que haya ningún paso hacia adelante y por tanto habrá que llevarlo a los tribunales para que quien me sustituya tenga el problema allanado. La única forma de arreglarlo es ante el juez o cuando haya una muerte en Teruel porque ha habido dos incendios, por ejemplo, en Teruel y en Cella, porque nuestra obligación es atender primero al de Cella. Espero que no haya ninguna muerte y a raíz de ella el tema se solucione.

-Parece que la crisis mundial derivada del coronavirus ha desviado la atención de la espada de Damocles de Teruel, la despoblación, ¿cree que la situación sanitaria puede ser una nueva amenaza o que, por el contrario, puede poner en valor la vida rural?

-Yo creo que no ha desviado la atención, la pandemia ha supuesto una oportunidad para que la gente que venga a la provincia va y pueda optar a residir aquí, porque no se puede obligar a la gente a vivir en un sitio. 

-¿Por qué hizo la Diputación hizo una campaña  tan potente este verano para atraer turistas?

-Nos hicieron mucho daño con las informaciones que dieron los medios de comunicación acerca de Aragón y el Covid. Empezamos a trabajar y el vídeo funcionó muy bien, ha sido un exitazo el trabajo de los compañeros de comunicación, tenemos que trabajar en esa dirección y diciendo la verdad, que es que la provincia de Teruel hasta ahora no ha tenido ningún problema con el coronavirus y muchas zonas se han visto muy afectadas por esa mala información que ha habido en los medios a nivel estatal. El que viene a Teruel y lo conoce tiene luego la oportunidad de poder elegir, la calidad de vida de Teruel es muy alta. También hemos hecho la campaña de los bonos, que ha servido para que la propia gente de Teruel se moviera.

-¿Cómo han funcionado?

-Nos ha hecho mucho daño la desinformación, pero han funcionado bien porque ha implicado que venga mas turismo a la provincia de Teruel, aunque la mayor parte de las visitas eran gente de Teruel que no conocía la provincia, que esa es otra. Los de Zaragoza miran más al Pirineos, pero cuidado, mucha gente de la provincia, que es muy extensa, no la conocía y ahora se han movido y están encantados. 

-El impulso a los productos agroalimentarios de Teruel es otra de las líneas en las que se ha trabajado este año, ¿no es así?

-En Teruel tenemos unos productos de primera calidad y lo que tenemos que hacer es promocionarlos todavía más, nuestra agroalimentación es de primera calidad, no solo los alimentos más conocidos, sino también otros, como la patata, y hay que generarles un valor añadido, que eso hasta ahora no lo hemos sabido hacer bien. 

-Se ha renovado la dirección del IET, ¿cuál es la línea que va a seguir el organismo?

-De renovación y de descentralización. No se daba ni un euro a los centros de estudios que hay en Teruel y eso no puede ser porque somos la Diputación Provincial. Pensábamos que teníamos que cambiar la dinámica y propuse a Ignacio Escuín porque conoce perfectamente el punto de la cultura aragonesa. El director no cobra y la plaza de secretario la sacaremos por concurso oposición, tiene que ser una persona preparada que dé perfil de secretario pero que también le guste la cultura porque es un mundo muy singular incluso en las cuestiones administrativas. 

-También se renovó el patronato, ¿no es así?

-Sí, y hay gente de las diferentes zonas, de los pueblos. Hay aire fresco, renovador, y la cultura es muy amplia y se estaba constriñendo mucho, queremos abrir la cultura a todos sus campos, incluyendo el cinematográfico, que ofrece, trabajándolo bien y no siendo cortoplacistas, muchas posibilidades a Teruel.

-¿Se va a trabajar de cara a crear una film commision?

-Ese es el objetivo, claro. Los pasos que hemos estado dando no han sido a ciegas, Escuín es una persona muy conectada con este mundo y él tenía un perfil adecuado a los objetivos que nos habíamos planteado en el ámbito cultural y de apertura de la institución, no solo para Teruel sino para toda la provincia.

-La Diputación garantizará la investigación en yacimientos como La Caridad, en Caminreal, o el Cabezo de San Pedro, en Oliete, ¿cree que hay que apostar por impulsar este pasado?

-La Diputación de Teruel va a hacer un mayor esfuerzo en nuestro patrimonio histórico y con una visión a largo plazo. De momento en el de Caminreal lo primero será comprar unas hectáreas de terreno porque por el tamaño de la explotación no podíamos solicitar ayudas del 1,5% Cultural, luego las ayudas igual no llegan, pero por lo menos que podamos solicitarlas porque son importantes, estamos hablando de  más de 100.000 euros, y para ello se han comprado fincas por valor de unos 25.000 euros.

“No queremos el reparto de los 5.000 millones por población”

-El Gobierno anunció un nuevo Decreto Ley que permitirá a los Ayuntamientos gastar los remanentes, ¿qué supondrá esto para la institución provincial?

-Permitirá lo que ya permitía el anterior.

-Pero el anterior no salió adelante en el Congreso.

-En el Real Decreto había dos partes claramente definidas, una era que nos permitía romper la regla del gasto. Aquí en la Diputación en los últimos años no se gastaba el presupuesto y por la Ley Montoro cada año se podía disponer de menos de ese dinero, este año teníamos 62 millones de presupuesto y el 40% no nos lo podíamos gastar porque el techo de gasto había ido bajando y Montoro interpretaba que no lo necesitábamos. Entonces, ¿por qué razón dije que nosotros no íbamos a ceder nuestro dinero? Porque antes de que saliese el Real Decreto ya habíamos repartido en febrero de ese dinero del banco 22,3 millones adelantados para que tuvieran liquidez todos los ayuntamientos. Al llegar el RD no tenemos remanentes porque de los 52 millones que tenemos en el banco ya habíamos adelantado más de 22; 20 son deudas y repartimos 10,5 para los FIMS. Por otro lado, habíamos hecho una providencia del presidente pidiendo que si podíamos romper la regla de gasto aquellas entidades que teníamos plan económico y financiero. Nos dieron permiso y eso significa que, ateniéndonos al principio de prudencia contable, al menos podíamos gastarnos 8 millones de euros más. Por lo tanto dentro de poco vamos a sacar 8 millones de euros más y, aunque hay que tratarlo, el planteamiento es que haya 5 millones en otro Plan de Concertación, que se sumarán a los de 3,3 millones y al otro millón ya aprobado anteriormente, en total serán 9,3 millones. Los otros 3 millones irán destinados a arreglar caminos y carreteras. Con todo esto subiremos el techo de gasto con el objetivo de que en un futuro se pueda gastar el 100% del presupuesto.  

-¿Y qué ocurre con la segunda parte del Real Decreto?

-El reparto de esos 5.400 millones de euros ha sido la pelea real entre las zonas pobladas y las zonas no pobladas. Es cierto que la Ley Montoro no se podía cambiar hoy por hoy porque se basa en una ley europea y porque España ha recibido más de 140.000 millones de euros y, lógicamente, el déficit público no puede moverse mucho. Es verdad que el dinero de los Ayuntamientos ha hecho que el déficit público no suba porque el déficit lo tienen sobre todo la Administración Central y las autonomías y si los ayuntamientos nos gastamos todo aumentará el déficit público. Lo que hizo la administración fue poner 5.400 millones, 400 millones eran para el transporte en las ciudades y a ellos no podíamos acceder en los pueblos de la provincia, aunque sí en la capital. Eso no nos gustó, pero había que negociar y quedaban 5.000 millones. Lo que planteaba el gobierno es que los pueblos cedieran parte de sus remanentes si querían, porque el decreto daba la opción de elegir, y él lo devolvía en 10 años y ya lo podía gastar, pero a cambio le daban para gastar en 2020 y en el 21 el 35% de esa cantidad mínimo, porque si había ayuntamientos que no daban dinero para ese fondo, al repartir los 5.000 millones se tocaba a más. Lo ideal hubiera sido que hubieran permitido a los ayuntamientos gastarse todos sus fondos, lo reconozco, pero desde luego la alternativa representada por Jorge Azcón, alcalde de Zaragoza y portavoz del Partido Popular, es que esos 5.000 millones se repartieran por igual entre los ayuntamientos, con y sin déficit, y fundamentalmente por número de habitantes. En ese caso beneficiaba al País Vasco, Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia, Andalucía, Madrid y Zaragoza. Eso a la provincia de Teruel no le interesa, a Zaragoza capital, sí. En la negociación desde el gobierno plantearon que de esos 5.000 millones se repartieran 3.000 por número de habitantes. Desde luego yo estoy en desacuerdo, pero es que el PP no aceptó que solo 3.000 se repartieran por número de habitantes. 

-¿Y ahora qué va a pasar con el nuevo decreto?

Este nuevo real decreto lo aprobarán seguro, así que podremos repartir esos 18,5 millones, aunque posiblemente una parte vaya a caminos y carreteras. El gobierno ha cogido la parte en la que favorece a todos los municipios de forma indudable, que es que podamos romper la regla del gasto, que gastemos el dinero, dar más plazo a los de 2018 de los FIMS, por tanto podremos gastar los 18,5 millones, que era la idea que ya teníamos cuando pensábamos que el primer decreto iba a salir adelante. 

-¿Y los 5.400 millones?

-Ahora quedará la otra parte, cómo se reparten los 5.400 millones de euros, que los 400 millones ya está claro, para el transporte de las ciudades porque se ve que es el mayor problema de este país, el medio rural no tenemos en qué gastar esos 400 millones de euros, desde luego en transporte no, pero hombre… A ver ahora donde van a parar los otros 5.000 millones, porque a los partidos que votaron su investidura les venía de maravilla el reparto por población.