Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Maravillas Espín, directora general de la Economía Social: “No se pueden dar las mismas soluciones a todos los pueblos para afrontar el reto demográfico, sino ver las necesidades de cada uno” Maravillas Espín, directora general de la Economía Social: “No se pueden dar las mismas soluciones a todos los pueblos para afrontar el reto demográfico, sino ver las necesidades de cada uno”
La directora general de Trabajo Autónomo y Economía Social, Maravillas Espín, durante su visita a Teruel

Maravillas Espín, directora general de la Economía Social: “No se pueden dar las mismas soluciones a todos los pueblos para afrontar el reto demográfico, sino ver las necesidades de cada uno”

“La economía social crea empleos de calidad y son proyectos muy apegados a los territorios”

La directora general del Trabajo Autónomo, de la Economía Social y de la Responsabilidad Social de las Empresas, Maravillas Espín, se reunió el pasado jueves en la capital turolense con instituciones representantes de entidades de este sector para organizar los actos que se desarrollarán en el marco de la Capitalidad Española de la Economía Social que ostenta este año la ciudad de Teruel. Espín destaca la importancia que la economía social tiene para hacer frente al reto demográfico, puesto que crea ”empleos de calidad y son proyectos muy apegados a los territorios”.

-¿Por qué han elegido a Teruel Capital Española de la Economía Social? 
-Es la primera capital españoal de la Economía Social y surgió porque en Reto Demográfico nos pidieron medidas y pensamos que teníamos mucho que aportar, y que Teruel era la imagen viva de ese movimiento frente al reto demográfico y la necesidad de afrontarlo de manera coordinada y desde el Gobierno. Fue casi automática la imagen de Teruel, sumado a la economía social como una alternativa, como una solución al reto demográfico.
-El año pasado Toledo fue la Capital Europea de la Economía Social, pero no tuvo mucha proyección.
-La agenda se convocó de manera muy ambiciosa porque las organizaciones estaban muy entusiasmadas, pero cada vez que íbamos a poner en marcha alguna acción más visible, la pandemia nos la invisibilizaba rápidamente. Es verdad que terminó con un acto de alto nivel internacional que tuvo mucho impacto en Europa y España. Lo que se replica ahora es la organización de la agenda, que sea coparticipada con los agentes y organizaciones que trabajan en economía social junto con las administraciones, desde el ámbito local al estatal y si pudiéramos darle una dimensión europea sería estupendo para visibilizar el trabajo de la economía social.
-¿Esperaba tanta participación en la reunión de Teruel?
-Ha habido mucha participación y se han abierto incluso líneas de debate, y ha sido muy interesante porque hemos visto lo vivo que está el tejido. Han surgido necesidades y también las iniciativas que hay a nivel de nuevas cooperativas como las energéticas, y ha sido muy interesante visibilizar el mapa de la economía social junto a las administraciones.
-¿Qué se ha acordado hacer?
-Al menos lo que nos hemos propuesto es que sean eventos que podamos realizar. Hemos aprobado unas jornadas técnicas de información para emprendedores y emprendedoras aquí en Teruel, y la celebración de un congreso internacional organizado por la Universidad de Zaragoza con el apoyo del Ayuntamiento y nuestro. Se ha propuesto también una feria, aunque la tenemos que trabajar en un comité  ejecutivo que también ha salido de esta reunión para poner en marcha las iniciativas. Aparte está el vídeo promocional que vamos a lanzar donde se evidencia que la economía social aporta y regenera la cohesión social en el ámbito territorial, y hemos aprobado el lema de la capitalidad: “Tejer cohesión social desde el territorio”. Ha sido muy importante porque se han puesto en contacto muchísimos nodos de la economía social con las administraciones y ha salido un proyecto colectivo.
-¿Cómo va a funcionar ese comité ejecutivo?
-Lo vamos a formar el Ayuntamiento de Teruel, el Ministerio de Trabajo y CEPES Aragón. Ese es el núcleo duro, y a partir de ahí iremos generando porque este es un trabajo en cascada.
-¿Cuál es el siguiente paso?
-Reunirnos para empezar a fijar fechas y agenda. El Palacio de Congresos de Teruel va a ser un espacio que permita acoger este tipo de eventos.
-¿Cuándo empezará a haber actividades, porque estamos ya en el mes de mayo?
-Nos hubiera gustado empezar antes, pero hemos hablado de poder celebrar las jornadas técnicas en junio, el congreso está pensado para octubre, aunque eso lo tenemos que resolver en el comité ejecutivo porque no debo yo decidir nada anticipadamente ni mucho menos. En septiembre seguramente será un mes propicio para realizar alguna actividad también según nos deje la situación sanitaria.
-Las jornadas serán solo para Teruel o tendrán proyección nacional.
-Eso es, creo que debemos combinar los aprendizajes que hemos tenido durante la pandemia a nivel tecnológico y difundirlo en streaming con los efectos multiplicadores que eso tiene. Ese es el objetivo, visibilizar y que se vea lo que es la economía social.
-¿Hay un presupuesto estimado?
-No, no hemos estimado el presupuesto, que siempre es menos del que se necesita.
-¿Lo aportarán las distintas instituciones y entidades participantes?
-Sí, en función de nuestros presupuestos efectivamente.
-Por las fechas en que estamos, ¿alguna actividad se podría prolongar o pasar al próximo año?
-No lo creo. El año pasado en Toledo se intentó y finalmente no se consiguió. Queremos establecer un mecanismo de la próxima capital para que todo vaya cogiendo un ritmo porque tiene vocación de permanencia. La idea es que Teruel sea la primera de una serie de capitales que constituyan una red de capitales comprometidas con la economía social.
-¿Cómo va a repercutir esto en Teruel? ¿Qué poso quedará?
-Lo que ha quedado claro que queremos que quede, porque ese es el objetivo y se va a conseguir porque en Toledo se consiguió, es por un lado ver lo que es la economía social, en donde se está trabajando y actuando para la comunidad en la que vive, y que eso genere nuevas semillas con nuevos proyectos y empleos. Hay que decir que los empleos que genera la economía social son de calidad y son proyectos de emprendimiento muy apegados a los territorios y en concreto a las necesidades de Teruel. Han surgido ya incluso iniciativas que se están pergeñando en este contexto en Teruel mismo y en el entorno, en municipios de alrededor.
-¿Quiénes los han planteado?
-Son iniciativas que provienen de la ciudadanía, se han acercado a las organizaciones para recibir asesoramiento y saber si la economía social es la fórmula adecuada para ponerlas en marcha. Lo que tenemos que demostrar es que sí lo es.
-¿De qué tipo son estas iniciativas?
-Se ha hablado de cooperativas energéticas y de cooperativas de trabajo social, sobre todo.
-¿Ha influido la presencia de Teruel Existe en la elección de la capitalidad española de la economía social? Asistió a la reunión el diputado que tiene la agrupación de electores.
-Claro, es que es una cara muy visible y en cierta medida lo que ha influido, más que la composición del gobierno y los acuerdos políticos, es el trabajo que ha venido haciendo que proviene de un movimiento social, que ha mostrado además una inquietud que se ha traducido en que una persona pueda representar ese movimiento en el Congreso y expresar esa necesidad. Eso sí que ha influido, ese movimiento que ha arrancado del territorio y ha llegado al Congreso nos ha hecho ver muy claramente a Teruel como un referente en materia de reto demográfico.
-¿Sería un ejemplo de buena praxis ese movimiento social reivindicativo?
-Para mí sí, personalmente creo que sí.
-¿De qué manera práctica puede la economía social favorecer la revitalización de las zonas en declive demográfico? En el Plan de 130 medidas del Reto Demográfico se dice que este tipo de economía permite actuar contra la despoblación en el medio rural, ¿cómo?
-Vemos que hay cooperativas agroalimentarias que están en el territorio y que generan empleo y alrededor de esas cooperativas se generan otros negocios y una forma de vida que asienta población. Donde hay una cooperativa de trabajo asociado, porque es el concepto o la fórmula jurídica más conocida, aunque hay múltiples como las empresas de inserción, se asienta la población porque genera bienestar y un empleo adaptado a la naturaleza humana que permite mantener sus raíces donde quiere estar. En la asamblea de CEPES se comentó que una empresa, una sociedad anónima, se deslocaliza a otro país y desaparece, pero sin embargo una cooperativa permanece en el territorio. Eso ilustra muy bien la idea.
-¿Es suficiente con implementar la economía social en estos territorios para afrontar el declive demográfico?
-No, no es magia. La economía social no es magia, es mucho trabajo. La gente lo que hace en realidad es implementar una actividad económica a través de una fórmula que atienda a unos principios humanos. Es una forma de hacer economía diferente y necesita transformación digital, desarrollo y formación específica en capacidades directivas, y muchas herramientas que apoyen ese negocio. En el plan de medidas del Gobierno sí que hay otras medidas complementarias que pueden ayudar.
-Lo que es necesario son los emprendedores.
-Efectivamente, encender la chispa del emprendimiento.
-Pero aquí en Teruel un problema añadido es el envejecimiento, no hay gente joven en los pueblos para emprender.
-Sí, ahí necesitamos un pacto intergeneracional que permita regenerar ese tejido, hacer atractivo el ámbito rural porque puede serlo.
-Y darles facilidades.
-Sí, eso requiere de un pacto social e intergeneracional para que salga adelante.
-En este caso sí que podríamos hablar de deslocalizar a las personas para atraerlos al mundo rural.
-Tenemos que conseguir conectar el ámbito rural con el urbano, de manera que con esa conexión el pacto intergeneracional también sea posible. Pero requiere más ingredientes que la economía social, esta es un componente importante que tiene un potencial enorme pero no puede vivir aislada para solucionar los problemas.
-Una forma de atraer emprendedores son los incentivos fiscales.
-Sí.
-La Comisión Europea acaba de aprobar las nuevas directrices del mapa de ayudas regionales, que autoriza a España a otorgar ayudas al funcionamiento empresarial en las provincias de Teruel, Cuenca y Soria; unas compensaciones que pueden ser de hasta el 20% de los costes laborales. Esto va a depender al final del Ministerio de Hacienda, ¿pero cuál es el posicionamiento del Ministerio de Trabajo?
-No creo que sea una competencia del Ministerio de Trabajo.
-Sí, eso le digo, pero el Gobierno trabaja el reto demográfico de forma transversal. ¿Cómo ve usted que estos incentivos puedan llegar para impulsar y atraer el emprendimiento en las provincias más afectadas por la despoblación? Aquí no hay masa crítica por el envejecimiento de la población, si no viene gente de fuera va a ser difícil revertir la situación.
-A ver, las ayudas que favorezcan y que estén bien diagnosticadas, que seguramente estén bien diagnosticadas desde la Comisión Europea, tendrán los efectos que requiera esta, pero el Ministerio de Trabajo en esa materia no debe entrar.
-Pero estaría bien, ¿no? Es crear empleo, dinamizar la economía, es que si no va a ser difícil.
-Yo todo lo que beneficie al objetivo que es precisamente dar soluciones me parece bien, pero es verdad que yo esto ni lo he meditado, ni mucho menos en nombre del Ministerio de Trabajo.
-En el Plan de 130 Medidas del Reto Demográfico se habla de promocionar ciudades españolas que sufren pérdidas demográficas y déficits de infraestructuras, aunque en la provincia estamos hablando de municipios de menos de 100 habitantes. ¿Cómo se puede actuar en esos núcleos de población, o habría que darlos por perdidos y pensar solo en mantener las cabeceras comarcales?
-No, yo creo que no hay que dar por perdido nada y lo que tenemos que hacer es poner en marcha todos los recursos de los que disponemos y los que vengan. La reunión que hemos celebrado en Teruel ha sido muy enriquecedora porque se visibilizaba todo lo que se está trabajando, y muchas veces se hace de manera aislada. A través de esta reunión se veía cómo conectando esos trabajos aislados se pueden multiplicar los efectos. Yo creo que se pueden mapear las necesidades y dar soluciones, pero tenemos que diagnosticar bien cuáles son las situaciones para atender a la diversidad de los problemas. No se pueden dar las mismas soluciones a todos los pueblos para afrontar el reto demográfico, sino ver las necesidades de cada uno y el potencial. Pues si es el sector primario, potenciemos con todo el talento y la innovación que haya ese sector.
-Hay una ley que regula la Economía Social, de 2011, pero que no ha tenido apenas desarrollo. ¿Cómo piensan implementar esa ley para favorecer el desarrollo de las empresas de economía social?
-Lo que tenemos claro es que no podemos legislar sin diagnosticar, sin conocer toda esta realidad tan diversa a la que hace referencia, profundizando y haciendo la legislación adecuada. Es una diversidad enorme la que se está generando. En la Unión Europea se está hablando de empresas sociales y aquí de economía social y estamos empezando a hacerlo de economía social y solidaria. Es un colectivo muy vivo que requiere un diagnóstico y lo vamos a enfocar en la próxima estrategia nacional de la economía social para hacer una legislación adecuada. Eso se va a hacer en esta última parte del año.
-¿Qué sectores aplicados a la economía social podrían tener un impulso en territorios como Teruel? Me hablaba antes de cooperativas energéticas.
-Las cooperativas agroalimentarias, pero la verdad es que hemos visto que está muy vivo ese sector, y las redes de autónomos pueden ser economía social aunque no encajen en la Ley 5/2011; cualquier fórmula que centre su actividad a partir de la persona, pensando en la persona y en el entorno en el que vive.
-Está también la economía de los cuidados y la economía plateada, y más en un territorio tan envejecido, ¿no?
-Sí, eso salió también en la reunión.
-En el Plan de 130 Medidas se habla de impulsar la inserción laboral pensando sobre todo en jóvenes y mujeres en el ámbito textil y agroalimentario. ¿Por qué en concreto en estos dos sectores en lugar de diversificarlos más?
-Surgió así porque estábamos pensando en la economía circular y pensamos que el sector textil se adapta fenomenal a la economía social, y las cooperativas de trabajo asociado porque son una fuente de empleo estable que estamos observando. Aquí en Teruel cooperativas en general son 80 y creo que 23 eran cooperativas de trabajo asociado, y son las que están generando cerca de mil empleos. Por eso lo enfocamos ahí y pensando en la sostenibilidad. Podríamos haberlo hecho de forma más genérica pero nos pedían medidas más concretas.
-Queda pendiente avanzar en la responsabilidad social de las empresas, que es un área de compentencia también suya.
-Tengo una Dirección General que requiere mucho músculo y mucho trabajo. Efectivamente tenemos que avanzar ahí. Tenemos el reglamento y vamos a poner en marcha el Consejo Estatal de la Responsabilidad Social de las Empresas. En materia de trabajo autónomo estamos dándole prioridad a la línea de la responsabilidad social de las empresas a nivel pyme y de trabajo autónomo. Es verdad que hay un trasvase entre la economía social y la responsabilidad social muy interesante; cómo las empresas convencionales pueden hacer responsabilidad social a través de la contratación de entidades de economía social, centros especiales de empleo, empresas de inserción y otras vías. Es un tema que hay que trabajar mucho porque esto también ha avanzado mucho en estos años.
-¿Es necesario un pacto de Estado para que la economía social avance? Se lo planteo porque ya vimos lo que pasó con la ley de 2011, o en el Ayuntamiento de Madrid cuando se quiso dar un impulso a la economía social y con el cambio de gobierno se dio marcha atrás.  
-Sería interesante. En este momento la economía social al estar dentro del Ministerio de Trabajo y Economía Social ya es política de gobierno, está integrada y es una política palanca. Un pacto de Estado puede ser un objetivo ambicioso y necesario, pero en este momento lo que urge es seguir trabajando para visibilizar lo que es, ya que es muy potente y debe ocupar sin complejos el espacio que le corresponda.
-El problema son los cambios de ciclo político.
-Sí, lo entiendo, estoy de acuerdo en eso, pero también en la educación y en tantas cosas.
-¿Cómo visibilizar la importancia y las posibilidades de la economía social?
-Hemos propuesto hacer un vídeo promocional donde se pueda transmitir lo que es la economía social y cómo puede generar cohesión social frente al reto demográfico.
-Con palabras sencillas cercanas a la gente, ya que estamos hablando de visibilización, explíqueme en síntesis qué es la economía social y cómo puede revitalizar el territorio.
-La economía social es una forma de hacer economía que hacia dentro parte de la persona y atiende a la persona; surge porque hay una necesidad social y en torno a ella construye un modelo de economía para dar y atender a esa necesidad, que puede ser desde distribuir leche de una determinada zona a hacer un queso específico; puede ser un centro que atienda a personas con discapacidad, que le den empleo y que preste un servicio óptimo. Si la economía social atiende a las necesidades sociales de las personas, el reto demográfico es una necesidad no solo de las personas sino de nuestro país. La economía social allí donde se asiente va a generar empleo, permitirá que personas jóvenes se queden en el territorio y ofrecerá un ecosistema de bienestar para atraer a más gente  al territorio.