Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Más de la mitad de los internos de la prisión de Teruel y dos funcionarios, contagiados de coronavirus Más de la mitad de los internos de la prisión de Teruel y dos funcionarios, contagiados de coronavirus
Prisión de Teruel

Más de la mitad de los internos de la prisión de Teruel y dos funcionarios, contagiados de coronavirus

La cifra de positivos se eleva a 104 y los trabajadores denuncian mucha tensión

Más de la mitad de los internos del centro penitenciario de Teruel han dado ya positivo en Covid, a falta de que se notifique el resultado de alguna prueba más que todavía queda pendiente. La cifra de positivos se elevaba el miércoles por la noche a 104, cuando en el centro hay 185 internos, a los que hay que sumar dos funcionarios que han dado también positivo relacionados con este brote, mientras se está a la espera de la prueba hecha a otra trabajadora que por ahora está aislada.

Los trabajadores denuncian que hay mucha tensión al haber quedado aislados los reclusos en sus celdas sin poder salir ni al patio ni a los espacios comunes debido a este brote de coronavirus que se detectó el jueves de la semana pasada, y que hay preocupación tanto por la seguridad sanitaria de los empleados como por el riesgo de que se produzca algún incidente regimental grave.

La Delegación del Gobierno en Aragón informó por la tarde de que la situación está bajo control y tranquila dentro de la anomalía que supone un brote de estas características en un lugar cerrado como la prisión. Las mismas fuentes reconocieron que desde la dirección se asegura que hay internos que están colaborando mucho, mientras que otros lo llevan peor.

Después de que el pasado martes se conociese que 51 de los 185 internos que hay en la cárcel habían dado positivo por un brote detectado hace una semana, los resultados de más pruebas PCR practicadas a todos los reclusos elevaron la cifra de contagiados en un primer momento a 89, pero tras conocerse por la tarde nuevos resultados se disparó hasta los 104, lo que supone más de la mitad del censo penitenciario. Desde por la mañana, un mensaje anónimo que circulaba por las redes sociales elevaba esa cifra a 120, aunque a última hora de la tarde el dato oficial facilitado por la Delegación del Gobierno en Aragón era de 104 internos contagiados.

Falta todavía por conocer el resultado de algunas pruebas, que se esperan para hoy, ya que se han realizado a todos los internos. La mayoría de los que han dado positivo son asintomáticos o presentan síntomas leves, según la Delegación del Gobierno, con dolores de cabeza en algunos casos, fiebre o fatiga.

Por otra parte, entre el personal funcionario hay dos trabajadores que también han dado positivo relacionados con este brote, al haber estado en contacto estrecho con internos contagiados, según la información oficial facilitada por la Administración central. A esos dos funcionarios hay que añadir una auxiliar de enfermería que está pendiente del resultado de otra prueba PCR que se le ha hecho, y que está de momento en aislamiento aunque sin síntomas.

Desde la dirección del centro se informó, a través de la Delegación del Gobierno en Aragón, que las  visitas vis a vis estaban suspendidas, así como los permisos de salida desde el pasado 12 de enero, aunque cuando regresa un interno que ha gozado de esta situación queda en cuarentena durante diez días tal como marcan los protocolos. La decisión de suspender de momento los permisos se debió a que la mayoría de los internos son de Valencia, comunidad donde la incidencia es muy alta, por lo cual quedaron suspendidas todas las salidas de momento.

Entre los trabajadores la situación se vive con preocupación, según manifestaron varios funcionarios consultados debido al brote tan importante que se ha producido, tanto por la seguridad sanitaria como por los posibles incidentes que puedan producirse ya que hay mucha tensión entre algunos internos que reclaman poder salir de sus celdas.

Hasta ahora la situación de la pandemia había estado controlada en el centro penitenciario de Teruel a través de los protocolos establecidos para evitar que el virus entrase, y aunque en los últimos diez meses ha habido algún positivo, no llegó a extenderse y la situación ha estado bajo control.

Fuentes de la Asociación de funcionarios de prisiones Tu Abandono Me Puede Matar (TAMPM) en Teruel, que fue la que el jueves denunció en las redes sociales que el centro penitenciario estaba en cuarentena, insistieron en que las pruebas deberían hacerse también a los trabajadores, no solo a los internos.

Desde la Delegación del Gobierno reiteraron, como ya dijeron el día anterior, que en el caso de los trabajadores se está siguiendo el protocolo establecido por Sanidad, que indica que las pruebas solo hay que hacerlas a quienes han mantenido un contacto estrecho o presentan síntomas.

Desde TAMPM Teruel dijeron que en la práctica es imposible demostrar los contactos estrechos de los trabajadores con los internos, puesto que en su ejercicio laboral existe esa relación y ese riesgo, por lo que pidieron que se haga la prueba a todo el personal ante la gravedad del importante brote que se ha detectado.

También reclamaron que se refuerce el personal porque se está trabajando en estos momentos con mucha tensión ante la situación difícil que se vive dentro del centro, ya que hay constantes gritos e insultos desde dentro de las celdas al tener que estar aislados, unido al aporreo de las puertas. Estas fuentes comentaron que se han llegado a arrojar objetos al patio y que la situación no es de normalidad sino “muy tensa” y que los encargados de la vigilancia lo están pasando mal.

Por parte de la Delegación del Gobierno indicaron que la situación es complicada porque se tiene que llevar la comida y las compras del economato, pero por ahora es tranquila y no es necesario un refuerzo.

Entre los trabajadores existe también preocupación por lo justas que están las plantillas, por lo que insistieron en reforzarla. Además, las fuentes consultadas de TAMPM dijeron que debería hacerse también una desinfección intensa recurriendo a ayuda externa.