Síguenos

409_1200x150-azafran.gif banner click 409 banner 409

Montserrat Martínez: “La Facultad de Teruel es una pionera en la educación rural” Montserrat Martínez: “La Facultad de Teruel es una pionera en la educación rural”
Los alumnos que recibieron los premios extraordinarios tras el acto académico celebrado en la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas

Montserrat Martínez: “La Facultad de Teruel es una pionera en la educación rural”

Reivindica el papel de Magisterio en el 180 aniversario de estos estudios
banner click 244 banner 244

La Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de Teruel (FCSH) es “una pionera” de la educación rural y la enseñanza en este ámbito “va a tener mucho protagonismo” por la necesidad de enfrentar el problema de la despoblación. Así lo destacó Montserrat Martínez, profesora jubilada de Magisterio y exvicerrectora del Campus de Teruel, que fue la encargada de la lección magistral con la que este centro universitario celebró los 180 años de los estudios de Magisterio en Teruel, en un acto académico en el que también se entregaron los premios extraordinarios a los mejores alumnos y los galardones para personas y entidades que han colaborado con la FCSH y donde su decano, Luis Miguel Pascual, destacó “la buena salud” que tienen estas titulaciones.

Martínez aseguró que del mundo rural “han salido las mejores sistemas pedagógicos” y que esto ha sido así porque no han tenido “las pegas de un medio urbano: los condicionantes de transporte, de no poder salir del centro, de tener que pedir permiso”. En este sentido, al exvicerrectora recordó su propia experiencia durante tres años como maestra en un pequeño pueblo donde muchos temas los daban en el campo.

Montserrat Martínez hizo un completo repaso sobre las vicisitudes de los estudios de Magisterio en la provincia en sus casi dos siglos de historia. Habló de cinco dificultades que en parte han perdurado a lo largo del tiempo: la discontinuidad, los problemas económicos, la ubicación en espacios no adecuados, los cambios en los planes de estudio y la inestabilidad del profesorado.

La especialista señaló que la primera Escuela Normal que se abrió en Teruel, la cerraron a los cuatro años y a los estudiantes los mandaron becados a Zaragoza a estudiar y que hubo otros periodos en los que no hubo formación oficial para los maestros y Miguel Vallés abrió un academia.

“Los estudios de Magisterio eran caja de resonancia de todas las convulsiones que se dieron en el siglo XIX”, señaló Martínez.

La ponente también se refirió a los constantes cambios de sede con “edificios que no eran adecuados y todo eso también influye en la calidad de la docencia”.

Otro de problemas fue la inestabilidad de los planes de estudio, una cuestión relacionada con el hecho de que en el siglo XIX hubo seis constituciones. Destacó el de 1931 cuando la segunda república dignificó la figura de los maestros.

Martínez animó a los nuevos maestros a que “dignifiquen esta profesión”, con su vocación y estando bien preparados científicamente.

Por su parte, el decano de la Facultad consideró un gran motivo de celebración que los estudios de Magisterio cumplan 180 años en Teruel. Luis Miguel Pascual recordó que actualmente se imparten los grados de Maestro de Infantil y de Primaria y que son “paliares fundamentales” del centro y que aspiran a darles continuidad con estudios de máster.

La directora general de Universidades del Gobierno de Aragón, Yolanda Sancho, subrayó la importancia de este aniversario y aseguró que todos tienen “uno o varios maestros que les han marcado”. En esta larga trayectoria, Sancho quiso destacar especialmente la figura de los maestros republicanos que con sus ideales crearon escuelas y bibliotecas y lucharon contra el analfabetismo en muchos pueblos.

El director del Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y Formación Profesional del Ministerio de Educación, Julio Albalad, señaló que entre los nuevos retos para la formación de los maestros está el de el contacto entre el aula y la universidad sea más estrecho a través de la reforma que se plantea para el prácticum de los alumnos de Magisterio.

El decano entregó al director de DIARIO DE TERUEL el premio de la FCSH

Premios a los mejores alumnos y a DIARIO DE TERUEL

La Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de Teruel entregó los premios extraordinarios de sus cinco grados y dos másteres a la promoción de 2020-2021. Y los premios a las entidades que colaboran con el centro; el homenaje al personal jubilado y las distinciones al nuevo profesorado permanente.

Los titulados con mejores expedientes han sido David Marqués, de Administración y Dirección de Empresas; Tyszaka Jowita, de Bellas Artes; Nuria Barrera, de Magisterio en Educación Infantil; Amaya Mendívil y Marta Soria, de Educación Primaria; María del Mar Giner, de Psicología; Carlos Javier Ortún, del máster de Profesorado de Secundaria y Javier Ibáñez, del de Psicología General Sanitaria. Los jóvenes recordaron en sus intervenciones a sus familias y agradecieron este reconocimiento.

El vicerrector del Campus de Teruel, José Martín-Albo, les felicitó y señaló que para ser “extraordinarios” hay que tener varias cualidades: responsabilidad, “reconocer al contexto y al otro”, ser “osado” para salir de la rutina y la humildad.

Por otro lado, se entregaron los Premios de la Facultad. “La Facultad no es una burbuja universitaria, sino que está en permanentemente contacto con otros agentes sociales y queremos reconocer su labor”, explicó el decano, Luis Miguel Pascual.

El galardón individual fue para el docente José Antonio Rodríguez Bueno por su labor en la escuela rural, que se inició en la provincia de Teruel en la Sierra de Albarracín, Gúdar-Javalambre y Maestrazgo, y que ahora llevar catorce años en Alpartir.

El premio colectivo fue para DIARIO DE TERUEL por difundir a la sociedad la actividad de la Facultad y ser “altavoz esencial para visibilizar su labor”.

El director de este periódico, Chema López Juderías, agradeció la distinción y aseguró que en Teruel hay “mucho talento” y lo que se pretende es visibilizarlo.

El redactor recomienda