Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Imagen de archivo del Palacio de Justicia de Teruel

Piden 12 años de prisión para el hermanastro de la menor que murió en el Viaducto

La vista por un presunto delito de agresión sexual está señalada para el 1 de diciembre

 

Acusación particular y Fiscalía pedirán 12 años de prisión por un presunto delito de agresión sexual a menor de 16 años, para el hermanastro de la joven que murió tras arrojarse por el Viaducto en junio del año pasado. El caso, que provocó una gran conmoción en la ciudad de Teruel cuando ocurrió, será juzgado el próximo día 1 de diciembre en la Audiencia Provincial.
Los hechos que serán juzgados son por la presunta agresión sexual de que habría sido objeto la menor, y que el acusado ha negado en todo momento. A principios de este año fue procesado bajo la acusación de agresión sexual, sin entrar a valorarse el suicidio en el auto que dictó el juez instructor. El padrastro, no obstante, lo vinculó en declaraciones a la prensa cuando en febrero de este año se practicó una indagatoria en el Juzgado de Instrucción número 3 de Teruel y se concentraron familiares y amigos ante el Palacio de Justicia.
Tanto el ministerio público como la acusación particular pedirán 12 años de prisión, según explicó ayer el abogado Alfonso Casas, que representa a uno de los hermanos de la fallecida personado en la causa.
La muchacha apareció muerta en junio del año pasado a los pies del Viaducto y se determinó que la causa había sido por suicidio, si bien las indagatorias practicas por la Policía Nacional y el juez instructor llevaron días después a enviar a prisión a uno de los hermanastros, además de abrir investigación a los padres y otros familiares por un posible delito de comisión por omisión de un delito de agresión sexual. 
Finalmente el juez instructor procesó únicamente al hermanastro, fruto de una relación sentimental anterior del padre de la víctima antes de conocer a su actual pareja, con quien tuvo otros hijos, entre ellos la menor fallecida. El padre declaró en febrero a la prensa que años antes la hija les había dicho que su hermanastro le había “hecho tocamientos”, pero no tomaron ninguna medida contra el hijo como echarlo de casa, de lo cual se arrepentía, según dijo. El acusado continúa en prisión provisional a la espera de que se celebre la vista y se dicte sentencia.
El juicio se espera que sea largo porque son varios los testigos que tienen que declarar, además de las pruebas científicas que aportarán las acusaciones.
Alfonso Casas explicó ayer que fundamentará su acusación tanto en las pruebas testificales como en los informes periciales.
El letrado admitió que en este tipo de procedimientos los hechos ocurren en un ambiente íntimo en el que no hay personas que presencien lo ocurrido, lo que añade dificultad a la prueba -mayor en este caso al haber fallecido la víctima-, pero aclaró que a partir de la investigación exhaustiva que se hizo se ha podido llegar a la conclusión de que los hechos delictivos ocurrieron, lo que se verá durante el desarrollo de la vista oral.