Síguenos

416_diariodeteruel-web-banner1200x120-vacunacion2022.png banner click 416 banner 416

La Associació Cultural Bou Capllaçat D'Amposta conducen a Juncal, de la ganadería Teodoro Adell, en una carrera muy concurrida. Bykofoto / Antonio García

"Por mucho que le duela a Cataluña, las tierras del Ebro continúan siendo taurinas"

Teruel reúne durante el fin de semana a miles de aficionados al toro ensogado de varios territorios
banner click 244 banner 244

La cuerda es un símbolo de unión que cobra todo su sentido este fin de semana en Teruel con la congregación de las 22 asociaciones de 14 provincias correspondientes a 8 comunidades autónomas que participan en la XVII edición del Congreso Nacional del Toro de Cuerda. Los aficionados llevaban dos años esperando esta cita, para la que algunos tuvieron que recorrer más de 700 kilómetros, como los llegados de Grazalema (Cádiz), donde tendrá lugar la próxima edición.

Los asistentes coincidieron en su interés por trasladar a la ciudadanía turolense que el impacto económico y social que genera el congreso compensa con creces las molestias que causa su organización. Así lo aseguraron los aficionados del Toro Enmaromado de la localidad toledana de Yuncos, anfitriona en 2019. “El pueblo estaba desbordado de gente porque estamos a 30 minutos de Toledo y a 35 de Madrid y ha servido para que mucha gente venga después a ver el festejo”, señalaron, antes de destacar la buena organización del Congreso de Teruel.

Desde la Associació Cultural Bou Capllaçat D'Amposta, Rogelio Roberto explicó que 24 pueblos de la zona del Delta del Ebro mantienen la tradición del bou capllaçat, la denominación en catalán del toro ensogado. “Por mucho que le duela a Cataluña, las tierras del Ebro continúan siendo taurinas”, aseveró.

De la localidad tarraconense se han desplazado este fin de semana a Teruel unas 160 personas, que han viajado en dos autobuses y en coches particulares. En el caso de Roberto, ha asistido a todos los congresos celebrados desde hace veinte años salvo al de Cuenca por motivos de salud y dijo que quieren volver a organizarlo después de haberlo hecho en 2008.

Sobre la particularidad del bou capllaçat de Amposta, explicó que se corre el 15 de agosto por un recorrido libre en el que incluso se atraviesan calles abiertas a la circulación.

Proximidad geográfica

Por proximidad geográfica, y también porque la Peña Taurina El Torico cuenta con más de 2.000 socios, la localidad valenciana de Chiva es una de las más aficionados ha llevado a Teruel. Ellos condujeron el último toro de la mañana del sábado.

Los valencianos hicieron su entrada en el recorrido con una charanga y tiraron una traca antes de que saliera el toro. Estas son algunas de las particularidades de su festejo, que se celebra del 17 al 19 de agosto, así como el hecho de que los animales salen con una sola cuerda, que se ata a una falleba sujeta en las puertas o ventanas de las casas particulares cuyos propietarios reciben como regalo un trozo tras cortarla.

Araceli López, conocida como la pescatera, actuó como portavoz de un nutrido grupo familiar repartido entre Chiva y Teruel, que incluso se hizo camisetas para el evento. Ella pidió con ahínco a los turolenses que valoren el impacto económico que tiene este congreso y aseguró que, en comparación, los inconvenientes que provoca son mínimos.

La Hermandad de San Marcos de la localidad jienense de Arroyo del Ojanco es una de las fundadoras de la Federación Española de Toro de Cuerda y fue la organizadora del Congreso en 2016.

San Marcos

María José Caballero, pregonera de las fiestas de San Marcos que se celebran en del 23 al 25 de abril y encargada de tirar los cohetes y dirigir la diana, señaló que aquel congreso sirvió para dar a conocer aún más una fiesta vinculada desde siempre en la localidad a las labores agrícolas. Y es que, antes de que la legislación lo impidiera, allí se ensogaban los animales de labor que después retornaban al campo. Ahora, tienen que adquirirlos a las ganaderías porque después deben ser sacrificados.

La afición en Arroyo del Ojanco, que tiene 2.300 habitantes, así como en la vecina localidad de Beas del Segura, es tal que en el recorrido se llegan a reunir hasta 40 animales. La Hermandad y las peñas compran cerca de un centenar de reses por las que llegan a pagar hasta 6.000 euros, señaló.

Milena Ramos trajo consigo hace 18 años desde la ciudad colombiana de Barranquilla hasta Teruel su afición por los toros. Allí participaba en las corralejas y aquí lo hace en los ensogados y en los embolados, entre otros festejos. “Nunca he tenido un susto y la adrenalina que me provoca correr me hace olvidarme del riesgo”, aseguró.

También ella quiso destacar la importancia de este tipo de eventos para la ciudad. “Las molestias que causa son menores que los beneficios económico que dejan, sobre todo para la hostelería, el gremio al que pertenezco”, dijo antes de tener que abandonar el recorrido “llena de alegría” para irse a servir comidas en un céntrico restaurante de la capital turolense.

El redactor recomienda