Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Manifestación en Zaragoza el domingo. EFE/Javier Belver

“¡Queremos trabajar!”: La hostelería aragonesa reúne a 4.000 personas en Zaragoza

El sector dice estar al borde del colpaso

El grito de "¡queremos trabajar!" ha sido el más repetido en la manifestación de la hostelería aragonesa este domingo en Zaragoza, donde se han congregado unas 4.000 personas que, con distancias de seguridad, han ocupado toda la plaza del Pilar al final de la marcha.

Un sector "al borde del colapso" que ha salido a la calle horas antes de que entren en vigor, esta medianoche, las medidas del nivel de alerta 3, que según los organizadores abocarán al cierre durante este periodo de un 90 % de los establecimientos.

La marcha ha sido organizada por la Asociación de Cafés y Bares de Zaragoza y Provincia, la Confederación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Aragón y la Asociación Provincial de Empresarios de Salas de Fiesta, Baile y Discotecas, a las que se han unido las asociaciones más representativas del sector en la Comunidad.

Según el presidente de Hostelería de España, el aragonés José Luis Yzuel, para la mayoría de los 16.000 establecimientos hosteleros que hay en Aragón será "prácticamente imposible" mantener la persiana subida a partir del lunes.

Ha defendido que la hostelería no es el problema de los rebrotes, sino "parte de la solución", debido al "esfuerzo tremendo" realizado para aplicar medidas y ser espacios seguros.

En Aragón, a excepción de los servicios de entrega a domicilio, toda la hostelería deberá cerrar a las 22.00 horas y no podrá servir consumiciones en el interior, solo en las terrazas con un aforo del 50 %.

Así que el presidente de Cafés y Bares, José María Marteles, vaticina que el lunes "será una ruina", ya que un 90 % de los cafés, bares y restaurantes tendrá que cerrar.

"En Zaragoza y provincia estamos unos 4.000 establecimientos, de los cuales 2.200 tenemos veladores. Para que un bar pueda abrir en ese caso tiene que tener un mínimo de 15 mesas para que dejen tener 8. Y eso debe de ser un 10 % de esos veladores", ha calculado.

Al frente de la Confederación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Aragón, Luis Vaquer ha alertado de que tras seis meses y "un confinamiento a cuestas", las únicas medidas que han recibido hasta la fecha son "testimoniales e insuficientes".

"Hoy el sector se ha movilizado en un grito de socorro, de dignidad para decir basta ya. Y si nos cierran, que nos salven. Nos han señalado y estigmatizado, es el momento de tomar medidas de calado", ha continuado.

La situación generada por la pandemia es todavía más desalentadora para el ocio nocturno que, como recordaban los manifestantes en sus pancartas, llevan 209 días sin poder trabajar.

"Literalmente no tenemos nada por parte de nuestro Gobierno. Solo hay cierres y restricciones, y lo poco que nos queda nos lo quieren quitar porque no dan soluciones", ha señalado el presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Salas de Fiesta, Baile y Discotecas, Alberto Campuzano.

El portavoz ha recordado que representan a unas 450 empresas directas, a las que se suman empleos derivados de los eventos, en una "cadena de valor impresionante" que supone el 0,5 % del Producto Interior Bruto (PIB) de Aragón.

A la marcha se han sumado otras asociaciones afectadas, como la de Cocineros de Aragón. Su presidente, Javier Robles, ha apuntado que las ayudas no son suficientes y que además hay una parte de la hostelería que es básica, ya que hay personas que necesitan comer fuera a las que no se podrá dar servicio.

La larga cola de manifestantes se ha cerrado con una llamativa marcha de más de 250 motos y un centenar de taxis que han realizado un recorrido alternativo hasta la céntrica plaza.

Diego Abós, propietario del restaurante Mas Gas Gastrobar y que ha congregado a la marcha motera, ha destacado que lo que quiere es poder abrir el establecimiento para atender a su clientela y dar trabajo a sus seis empleados, de los que dependen otras tantas familias.

A la cita, que ha salido a las 11.00 horas del edificio Pignatelli (sede del Gobierno de Aragón) y ha concluido a las 12.30 con la lectura de un manifiesto en la plaza del Pilar, se han unido representantes del PP, Ciudadanos y Vox.

El portavoz de Ciudadanos en las Cortes de Aragón, Daniel Pérez Calvo, ha manifestado a los medios de comunicación que para algunos establecimientos "bajar la persiana el lunes supone la ruina total y absoluta".

Por eso, ha pedido que se cuantifiquen las pérdidas del sector para "paliar al máximo el daño que se va a hacer" pero, sobre todo, que se reconsidere el cierre de los interiores, que se podría mantener con un aforo limitado, "con la premisa de que es más seguro servir comida en el interior" con todas las medidas de seguridad que a domicilio, donde es imposible controlar cómo se consume.

Desde el PP, la consejera de Presidencia, Hacienda e Interior del Ayuntamiento de Zaragoza, María Navarro, ha recordado que el Consistorio aprobó un plan de choque fiscal de 5,2 millones para la hostelería de la ciudad, por lo que ha pedido "corresponsabilidad" al Gobierno de Aragón.

"No pueden cerrar una actividad sin dar medidas al sector porque, si no, lo que hacen es matarlo", ha agregado.

Finalmente, desde Vox, el concejal zaragozano Julio Calvo ha subrayado que las restricciones que está adoptando el Gobierno de Aragón resultan "arbitrarias" y que "tienen que ver muy poco con la situación epidemiológica".