Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Revocada la absolución a dos de los cuatro investigados por tuits de odio a la Guardia Civil tras el triple crimen de Andorra

La Audiencia Provincial estima parcialmente los recursos de la acusación

La Audiencia Provincial de Teruel ha estimado parcialmente el recurso interpuesto por el abogado de la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC), Jorge Piedrafita, y ha revocado la absolución de dos de los cuatro investigados por los tuits de odio hacia los agentes asesinados en Andorra por Igor el Ruso vertidos en redes sociales, al poco de conocerse el suceso.

La sentencia, que no se ha adoptado por unanimidad, ya que existe voto particular, estima que los mensajes que califican a la Guardia Civil como un “cuerpo militar, matón y ablanda abuelas” y lo compara con los “heroinómanos de los 90”, así como el otro que los califica como “perros” y que “todos los agentes deben estar muertos”, constituyen un delito de injurias graves contra los guardias civiles y los condena a los dos investigados al abono de pena de multa por importe de 4.320 euros más las costas procesales.

Por el contrario, la Audiencia Provincial de Teruel mantiene la sentencia del Juzgado Penal que considera que los miembros de la Guardia Civil no pueden ser víctimas del delito de odio y que las injurias personales vertidas contra los agentes no tienen relevancia penal al haber fallecido y pueden ser perseguidas por la vía civil.

El abogado de la AEGC, que representa a la viuda e hija de uno de los agentes asesinados por Igor el Ruso, Jorge Piedrafita, ha explicado en un comunicado que acata la sentencia, aunque solo la comparte “parcialmente”, y ha considerado que está “medianamente satisfecho”, ya que “si bien no se han estimado todos los delitos, se corrige una errónea decisión del juzgado Penal que implicaba que injuriar gravemente a los dos agentes ejemplares de la guardia civil fallecidos en acto de servicio quedara impune”.

“De esta forma que asienta lo defendido por esta acusación de que la libertad de expresión no es un derecho absoluto e implica patente de corso para insultar e injuriar gravemente sin ninguna justificación a las mujeres y hombres que pertenecen a la guardia civil y salvaguardan los derechos de la ciudadanía”, ha señalado.