Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Reynol Osorio se hace con el reconocimiento al Mejor Joven Cocinero Aragonés Reynol Osorio se hace con el reconocimiento al Mejor Joven Cocinero Aragonés
Reynol Osorio emplata una de sus creaciones para el certámen Lorenzo Acín

Reynol Osorio se hace con el reconocimiento al Mejor Joven Cocinero Aragonés

El premio da crédito a su trayectoria culinaria y al esfuerzo de todo un año

Tras hacerse con el primer puesto del concurso gastronómico Sierra Albarracín con Mucha Miga, tanto en la modalidad tradicional como en la de autor; después de ser tercero en el concurso nacional de Ajo Morado de Las Pedroñeras de Cuenca; y un año más tarde de haber sido nombrado el Mejor Cortador de Jamón en el XVI Certamen de Cocina y Repostería de Aragón Lorenzo Acín, el chef  Reynol Osorio ha hecho méritos más que suficientes para que en la XVIII edición de este último concurso que se celebró el pasado 21 de octubre en Huesca, se alzara con la condecoración al Mejor Joven Cocinero Aragonés del año.

El chef dominicano recibió este premio como reconocimiento a la gran trayectoria que ha firmado durante este último año y también gracias a los platos que elaboró en el certamen, que aunque no le sirvieron para proclamarse ganador, sí para lograr una placa avalando su trabajo duro y buen hacer culinario. “Para mi es un gran honor porque además de mirar los logros de todo el año, mis platos del concurso han gustado como para que al hacer el cómputo de estas dos partes me hayan otorgado el premio”, apunta.

Para la ocasión, Osorio tenía que preparar tres platos y además, dos de ellos debían contener un ingrediente principal que se establecía en las bases del concurso. Así elaboró un entrante de ternasco de Aragón, un plato principal con carne de vacuno de Teruel y un postre a elección propia en el que el chef empleo productos como azafrán del Jiloca, melocotón de Calanda o queso Radiquero. “La idea era que cuanto más producto de Aragón utilizases, más alta sería la puntuación”, señala Osorio.

Aunque finalmente fueron los cocineros Adam Val y su ayudante, Sebastián Valderrama, del restaurante zaragozano Punto Gastronómico quienes ganaron el concurso, los platos de Osorio sirvieron para terminar de convencer a los jueces de que el joven era justo merecedor del reconocimiento a Mejor joven cocinero. Pero lo cierto es, que para llegar hasta aquí, el joven no solo ha trabajado duramente el último año, sino que lleva haciéndolo desde hace 10, cuando llegó a España y empezó a despertar su gusto por la cocina. 

Formación

En República Dominicana ya trabajó en la hostelería, pero fue cuando llegó al restaurante de su suegro, el Portal de Albarracín que se ubica en la localidad turolense, cuando comenzó a formarse en el mundo culinario como tal. Ahora cuenta con el grado medio de cocina y gastronomía por la Escuela de Hostelería de Teruel, una especialización en el Basque Culinary Centre de Técnica Culinaria de Vanguardia, otra de repostería para restaurante denominada Mundo Dulce por la Universidad de Castellón, un curso de cocina al vacío con sello de Can Roca a través de la Universidad de Gerona, además de otras formaciones complementarias como un taller de cuina en Barcelona con Toni Botella, varios cursos del FUAM, uno de La Casquería, en Gasma en Castellón o un taller de fermentación de alimentos que realizó en el Basque Culinary Centre.

“El mundo de la cocina es infinito, nunca te has formado lo suficiente y nunca terminas de formarte. Siempre procuro hacer algún curso y mejorar la técnica”, asegura Osorio, quien además ha podido trabajar en las cocinas de grandes chefs como Ricard Camarena -en sus restaurantes Habitual y Canalla Bistro- o de María José Mela, chef del restaurante El Batán de Tramascastilla, que cuenta con una estrella Michelín.

Ahora, después de tantos años trabajando para otros, Osorio se ha animado a dar el paso y pronto abrirá su propio restaurante en Albarracín, donde promete una cocina con un punto de vanguardia pero respetando al máximo el producto de la zona y con un toque tradicional que anime a los turistas de la zona a disfrutar de esta experiencia culinaria. “Lo mio es una cocina como yo digo, con los pies sobre la tierra, siempre defendiendo el producto principal, que son los productos que tenemos nosotros aquí en Aragón que son de excelente calidad y solo con una ligera manipulación dan unos resultados magníficos”, asegura.