Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibe el aplauso de la bancada socialista tras comparecer en el pleno del Senado. EFE/ Fernando Villar

Sánchez manifiesta en el Senado el compromiso con el corredor ferroviario y las autovías A-68 y A-40

El presidente da cuentas en la Cámara Alta de las líneas generales del Gobierno para hacer frente a la crisis

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, manifestó en el Senado su compromiso con el corredor ferroviario Cantábrico-Mediterráneo entre Zaragoza, Teruel y Sagunto, así como con el avance de las autovías A-68 y A-40. Así lo expresó durante su comparecencia en la Cámara Alta al responder a la senadora de Teruel Existe, Beatriz Martín, y al senador autonómico designado por Aragón Clemente Sánchez-Garnica (PAR).

Sánchez compareció en el Senado para dar cuenta de las líneas generales del Gobierno, en la que se centró en reivindicar “unidad, instituciones robustas y un nuevo clima político” para poder hacer frente a la crisis derivada de la pandemia del coronavirus.

El presidente se dirigió a las formaciones políticas que se consideran “constitucionalistas” para pedirles unidad en torno a la aprobación de los Presupuestos, ya que, enfatizó, sin ellos no es posible “absorber” los 140.000 millones de euros que la Unión Europea ha destinado a España para hacer frente a la crisis del Covid-19. Fue en ese contexto y en su segundo turno de intervención, cuando el presidente reiteró los compromisos con las infraestructuras del ferrocarril de alta capacidad y las autovías A-68 y A-40, que figuran en el acuerdo de investidura entre Teruel Existe y el PSOE suscrito en el Congreso a principios de año y que hizo posible la elección de Sánchez como presidente del Gobierno.

Al haber intervenido dentro del Grupo Mixto Sánchez-Garnica antes que la senadora de Teruel Existe, el presidente del Gobierno se refirió en primer lugar al parlamentario del PAR, a quien agradeció la llamada a la unidad y la cultura del pacto que había hecho en su intervención.

Pedro Sánchez puso énfasis en primer lugar en la Política Agraria Común, aunque reconoció que en su intervención el senador no había tenido tiempo de hablar de ello, y comentó que estaba convencido de que el resultado de las negociaciones para una nueva PAC habían sido “muy positivas” en Bruselas, además de recordarle el “compromiso del Gobierno de España con aprobar la Estrategia Nacional del Reto Demográfico”.

A continuación dijo que el Gobierno, en materia de infraestructura en Aragón, “lógicamente mantenemos el compromiso del corredor Cantábrico-Mediterráneo, la futura liberalización de la AP-2, de las autovías de Huesca, el impulso a la A-68, a la A-40, bloqueadas durante años”. Confió igualmente en que pudieran entenderse en la negociación presupuestaria.

A la senadora de Teruel Existe, Beatriz Martín, le dijo que creía que podían llegar a acuerdos con la Estrategia Nacional del Reto Demográfico y “con el prisma de cohesión territorial que queremos dar a los fondos de recuperación y a algunas inversiones importantes para Aragón y en particular para Teruel”.

Después de que el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, volviera a defender la necesidad de excluir a Ciudadanos de la negociación de los Presupuestos, y centrarse en recabar los apoyos de las fuerzas que permitieron la investidura de Sánchez, el jefe del Ejecutivo apostó en el Senado por lograr “un acuerdo parlamentario lo más amplio posible”.

“Yo entiendo a quienes dicen: yo soy de esta ideología y no quiero pactar unos Presupuestos que vayan en contra de mis principios más elementales. Lo entiendo, porque evidentemente nosotros también tenemos nuestras convicciones y creencias ideológicas, pero también creo que tenemos que trascender esa dialéctica clásica, en un momento tan inédito para arrimar el hombro y juntar esfuerzos”, defendió Sánchez.

Así, argumentó que había necesidad de hacer unos Presupuestos “que no vayan en contra de los principios esenciales de nadie” pero, eso sí, que permitan dejar de gobernar con las cuentas públicas que aprobó el Gobierno del PP antes de la moción de censura de 2018, porque esos son “dañinos”, al estar diseñados para otra situación completamente distinta.

“¿Qué presupuestos y con qué apoyos?”, se preguntó Sánchez desde la tribuna de la Cámara Alta, para acto seguido contestar: “Unos presupuestos progresistas y de país, y con el mayor apoyo posible sin exclusiones”. Sánchez defendió que “cuanto mayor” sea la base parlamentaria, más “rápida y poderosa” será la recuperación económica del país.

Autoexclusión

Sin citar en este punto a ninguna formación en concreto, Sánchez lamentó que algún partido se “autoexcluya” de la negociación y apeló a que “por lo menos una mayoría sí piense en el país”. “Hay que romper el bloqueo”, insistió en alusión también a la renovación de los órganos institucionales, “porque no es un bloqueo al Gobierno sino a nuestro país, y es inaceptable”.

Posteriormente sí se dirigió directamente al PP y, en concreto, a Casado, para denunciar que su comportamiento no está siendo, a su juicio, “ni leal ni democrático”, porque está demostrando que “no creen en el resultado electoral del año pasado”, en alusión a su veto a Unidas Podemos.

Según Sánchez, “las reglas del juego se pueden cambiar pero no se puede no aceptar esas reglas cuando no nos favorecen”. “No se puede ser constitucionalista a tiempo parcial, ni de quita y pon”, avisó. “La Constitución se respeta en su integridad, en su letra, en su espíritu, en todos y cada uno de los artículos”, ha proseguido.

“España puede, y puede si queremos la mayoría. A esa mayoría apelo en esta cámara de representación territorial”, defendió Sánchez, quien durante su intervención también apeló en numerosas ocasiones a la unidad también entre todas las instituciones y administraciones de todos los niveles. “O trabajamos todos juntos, o no lograremos con toda nuestra potencialidad responder al desafío que tenemos por delante”, advirtió.

El portavoz del PP en el Senado, Javier Maroto, criticó el “cinismo político” del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para lograr apoyos con los que mantenerse en el poder y aseguró que España solo iniciará la recuperación cuando él salga del Palacio de la Moncloa. Entonces, el PP “saldrá al rescate del país”, garantizó.

Maroto calificó a Sánchez durante el debate en el Senado como un “peligro” para España -”el peor Gobierno posible en el peor momento posible”- y le reprochó que no “escuche” a los ciudadanos: “en materia sanitaria, usted guarda mucho la distancia de seguridad con los españoles”.

Pese a todo, el portavoz de los populares en el Senado quiso enviar un mensaje de “esperanza y confianza” a los españoles garantizando que el PP estará “a la altura de la circunstancias”. “Como usted ni quiere ni puede ni sabe, el PP saldrá al rescate del país”, aseguró.