Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Teodoro Corchero, presidente del Consejo de las Personas Mayores: “La capacitación que tienen los mayores no puede ser desperdiciada por la sociedad” Teodoro Corchero, presidente del Consejo de las Personas Mayores: “La capacitación que tienen los mayores no puede ser desperdiciada por la sociedad”
El presidente de Coapema, en la plaza San Juan de Teruel esta semana

Teodoro Corchero, presidente del Consejo de las Personas Mayores: “La capacitación que tienen los mayores no puede ser desperdiciada por la sociedad”

El secretario de Unión de Jubilados y Pensionistas de UGT en Teruel está ahora al frente de Coapema

Teodoro Corchero es, desde hace un par de meses, el presidente de la Comisión Permanente del Consejo Aragonés de las Personas Mayores (Coapema), del que previamente ha sido vicepresidente.

Es el secretario en Teruel de la Unión de Jubilados y Pensionistas de UGT-Aragón  y vive en Cubla, desde donde recorre todo Aragón ahora al frente del Consejo como antes lo hizo como responsable de Correos, donde hizo su carrera profesional. Criado en Madrid lleva cuatro años viviendo en la provincia de Teruel pero por su actividad profesional ha recorrido toda España y ahora “termino mi ciclo en un pueblo maravilloso, con muy pocos habitantes pero donde me siento muy tranquilo los días que puedo estar en él”.

Pocos días después de ser elegido presidente tuvo el honor de recoger la medalla de oro de la mesa de las Cortes de Aragón por el comportamiento de las personas mayores durante la pandemia. Junto al resto de miembros de la Ejecutiva de Coapema están trabajando para reactivar la actividad después de este periodo aciago para los mayores. Solo en la provincia de Teruel de sus poco más de 134.000 habitantes el  21% de la población supera los 65 años.

-¿Qué significó recoger la medalla de las Cortes con motivo del Día de Aragón?

-Supuso una gran satisfacción y una alegría enorme empezar un mandato y que la Mesa de las Cortes, por unanimidad de todos sus miembros, concediera este premio, que pienso que es bien merecido para las personas mayores por la situación que hemos vivido, como todos los españoles, pero quizá de una manera más acusada, los mayores. Fue una grandísima emoción recibir ese reconocimiento de manos del presidente de las Cortes que desde Coapema custodiamos para todos los aragoneses en nuestra sede.

-Conocer la geografía aragonesa ¿le va a ayudar en su nuevo cargo como presidente de Coapema?

-Conozco la geografía aragonesa muy bien porque en mi profesión formaba parte de la dirección regional de Correos, por lo que me la he recorrido durante 12 años. En Teruel, contribuí a poner en marcha el centro de la carretera de Alcañiz. Y luego, como vicepresidente de Coapema, en el anterior mandato, recorrí 12.000 kilómetros durante tres años.

-¿Cómo es la situación de las personas mayores tanto en el medio rural como en las ciudades?

-Coapema tiene 250 asociaciones y más de 263.000 personas y unas 80 pueden ser de la provincia de Teruel. Hay de todo tipo de asociaciones. Todas las personas mayores entran en Coapema, bien a través de los centros del IASS o de asociaciones de mayores de los pueblos, que son autónomas e independientes. La ley dice que tiene que haber más de cien asociados para ser del Consejo pero estamos intentando bajar esa cantidad, porque hay asociaciones de pueblos pequeños que también tienen derecho a ser de Coapema. La ley de creación de este Consejo tiene 30 años ya. Entonces era el CATE, el Consejo Aragonés de la Tercera Edad. En 2002 se cambió el nombre a Coapema. Todo lo que modifique la ley o los estatutos tiene que ser aprobado en Cortes. En la comisión de Asuntos Sociales rendimos cuentas todos los años. El ingreso es voluntario y nunca nadie paga nada. Una gran mayoría de personas mayores están asociadas.

-Estas asociaciones ¿tendrán que coger las riendas de la vuelta a la actividad tras la pandemia?

-Nosotros nos hemos planteado que Coapema  tiene que hacer un esfuerzo precisamente ahora y ser el motor que empuje a ello porque, después del tiempo que hemos pasado, volver a poner en marcha la maquinaria de tantas asociaciones y tantas personas es complicado pero junto a la Diputación Provincial y a las comarcas tendremos entre todos que colaborar para dinamizar un poco la actividad y estoy seguro además de que las personas mayores lo están deseando.

-Muchos de los centros de mayores han cerrado y se han quedado sin lugar de reunión y de actividades. ¿Qué les supondrá reactivar la actividad?

-Les vendrá muy bien a los mayores y a los hijos y nietos de los mayores y esa vuelta es uno de nuestros objetivos. Es posible que tengamos que dejar de hacer algunas de las actividades tradicionales, porque en estos momentos puntuales es más importante poner en marcha la locomotora cuanto antes. Ahora lo más importante es priorizar la puesta en marcha de estos centros porque si no se abren dificilmente se podrán hacer actividades, ya que son los centros de encuentro por antonomasia, donde juegan, donde bailan y se hacen charlas. Con la ayuda de todos se tienen que impulsar de nuevo y a partir de ahí podemos hacer un calendario. Ahora hay que ver lo que conviene hacer más que lo que queremos hacer.

-Durante el tiempo de pandemia los mayores han demostrado que son capaces de adaptarse a la tecnología y a la digitalización.

-Uno de mis planteamientos es hacer entender a la sociedad que hemos dejado de ser los simpáticos abuelitos. Esa imagen tradicional, que a mí me encanta porque tengo cuatro nietos, hay que dejarla a otros niveles. La formación y la capacitación que tienen muchos mayores no puede ser desperdiciada por la sociedad. Como anécdota recuerdo que en Montalbán, con las aulas itinerantes, había un grupo de mayores que veía con una aplicación en tiempo real lo que ocurría en la ciudad donde iban a viajar. Las aulas itinerantes son un proyecto de la Fundación Ibercaja, comenzamos hace cuatro años con la alfabetización digital y está permanentemente funcionando. No ha parado porque lo hacemos también en streaming y te puedes incorporar a la charla e incluso intervenir.

-También tienen un Canal Sénior. ¿Q­­­ué proyectos tienen para este canal?

-Canal Sénior es como un canal de televisión en internet donde se suben videos de temas muy diversos, que pueden interesar a los mayores y a la población en general. Es de ámbito nacional y tiene como colaboradores a entidades de diferentes comunidades autónomas y estatales. Hay una actividad que viene muy bien no solo para usuarios individuales sino para ponerlo en los centros.

-Usted presentó un proyecto para este canal relacionado con Teruel ¿en qué consiste?

-Se llama Las bellezas de Teruel, que ya se lo hemos presentado a la alcaldesa de la capital pero que podríamos ampliar a otras administraciones. Es un proyecto que puede tener unas 10.000 visualizaciones.

-Una de las reivindicaciones que tenía el colectivo de las personas mayores antes de la pandemia era el de la actuación de las pensiones. ¿Cómo está ahora mismo este tema?

-El problema de las pensiones no es el mismo hoy que hace tres años. Entonces, había una lucha que se resumía en una frase “actualización de las pensiones año a año recogido en la Constitución”. Esa era la mayor reivindicación para no perder poder adquisitivo. Ahora parece que viene recogida esa actualización de las pensiones, algo de nuestras reivindicaciones se escuchó y por eso también hemos estado callados además de por la pandemia. Es un tema que no dejaremos porque nos merecemos unas pensiones dignas y se tiene que hacer de una manera organizada y seria a través de las Cortes de España.

-Coapema también forma parte del Observatorio de la Soledad del Justicia de Aragón. ¿En qué punto están con este trabajo?

-Somos de los primeros a los que nos llamaron. El Justicia tuvo una buena idea. En un primer momento estaban 36 entidades, prácticamente todos los que tienen algo qué decir. En esa primera etapa trabajamos en el Libro Blanco de la Soledad y ahora estamos menos entidades en un observatorio permanente. Me aterra que la soledad, que es una enfermedad grave, se convierta en otra pandemia. Estamos trabajando muy seriamente para poner los medios para que no sea así. El IASS codirige este observatorio y nos facilita la labor junto al Justicia.

-¿Trabaja Coapema en el voluntariado de sus asociados?

-Dentro del Consejo todos somos voluntarios, tanto la ejecutiva permanente como los que trabajan en las asociaciones. Solo tenemos tres trabajadoras en nuestra sede y el resto somos voluntarios. En cuanto al voluntariado hacia la sociedad estamos trabajando en un proyecto con el Instituto Aragonés de la Juventud que será “intergeneracional”.

-¿En qué actividades culturales están trabajando?

-Acabamos de sentar las bases para el I Concurso de Relatos Breves para personas mayores. Hemos pretendido hacer algo serio y me puse en contacto con la Asociación Aragonesa de Escritores para que formaran parte del jurado y hay disposición total. Dos escritores formarán parte del jurado y me gustaría que estuviera Irene Vallejo, con quien compartimos premios el Día de Aragón.

-¿Se ha guardado alguna mascarilla de recuerdo de aquellas que cosieron el año pasado gracias a la red de costureras que formó?

-Por supuesto. Fue algo particular, no con Coapema. De esa época es eso lo que guardó, recuerdos. Cuando nos lo planteamos no había a la venta y repartimos en torno a 11.000 en Teruel. Muchas de ellas eran modistas y sabían coser. El material salía de las casas y también un hotel de la ciudad nos dio 70 sábanas de algodón con la condición de que no dijéramos su nombre. Dentro de un momento que era muy duro fue una acción que te reconcilia con el ser humano. Hubo casi 50 mujeres participando.

-La esperanza de vida es mucho mayor en la mujer que en el hombre. ¿En Coapema está representada y tienen en cuenta esa realidad?

-No lo necesitamos, porque en la comisión permanente de los 15 que somos siete son mujeres. Afortunadamente no tenemos que hacer nada para que haya mujeres en los cargos directivos.

-¿Ya está vacunado?

-Yo pasé la covid en el mes de septiembre de forma asintomática y también estoy vacunado.

-Desde Coapema ¿están pendientes del proceso de vacunación?

-Nosotros apoyamos el proceso, creemos que es necesario y que se está haciendo bastante bien y lo valoramos de una manera muy sencilla sin entrar en valoraciones políticas. Si vemos la cantidad de gente que moría en residencias y los datos de ahora, que casi no hay mortandad por covid en ellas, está casi todo dicho. Afortunadamente la sanidad aragonesa ha respondido bien.