Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Un tren de viajeros circulando este sábado a la altura de Concud

Teruel, ante el reto de la aprobación de los próximos Presupuestos Generales del Estado

A partir del martes la agrupación de electores TE mantiene varias reuniones ministeriales sobre infraestructuras

En medio de la tormenta política desatada entre PSOE y Podemos por el acercamiento de los primeros a Ciudadanos para buscar apoyos que permitan sacar los Presupuestos Generales del Estado (PGE), Teruel se dispone a exigir sobre las mesas ministeriales las demandas históricas de la provincia en infraestructuras para que sean tenidas en cuenta en las próximas cuentas del Estado y se avance de verdad en las mismas. 

Lo cierto es que estas infraestructuras siempre han estado sobre el papel y se han mantenido en los PGE desde hace tres lustros, y algunas desde antes, con excepción del corredor ferroviario Cantábrico-Mediterráneo que desapareció sin que se dieran explicaciones 2016, además de las variantes que fueron haciéndolo de forma silenciosa.

A pesar de ello, los proyectos turolenses no han avanzado administrativamente, con la excepción de la A-68, ni se han visto obras, salvo las mejoras de la línea convencional del tren y la variante de Alcorisa. Reactivar todo le va a salir barato al Gobierno en el primer año de legislatura, poco más de 40 millones de euros -sin contar el tramo El Burgo de Ebro-Fuentes de Ebro en la provincia de Zaragoza-, porque como todo está tan retrasado administrativamente no se pueden iniciar obras de forma inmediata. No obstante, tendrá que hacer otros gestos para demostrar que la cosa va en serio y que esta vez sí se van a impulsar ya de una vez por todas las infraestructuras comprometidas con la provincia.

La agrupación de electores Teruel Existe se reunirá la próxima semana con los ministerios de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, y el de Transición Ecológica y el Reto Demográfico para avanzar en ello. Se espera que sea una cita técnica, con documentación sobre la mesa y para trabajar sobre alternativas y soluciones, puesto que resolver los problemas medioambientales que pueda haber para desbloquear la autovía A-40 entre Cuenca y Teruel es una de las prioridades.

Estos encuentros vienen celebrándose desde hace tiempo, incluso antes de que Teruel Existe optara por presentarse a las elecciones generales, aunque las reuniones no trascendieron públicamente porque el objetivo era concienciar a la Administración central y avanzar en unas redes de transporte que están recogidas en los planes de infraestructuras ministeriales desde hace tiempo, pero que no se han hecho. 

El próximo martes día 1 de septiembre habrá una reunión con el Ministerio de Transportes, y al día siguiente otra con representantes de esta cartera ministerial y del departamento de Transición Ecológica y el Reto Demográfico. 

Las demandas están recogidas con plazos en el acuerdo de investidura suscrito por Teruel Existe y el PSOE a principios de año, lo que facilitó la elección de Pedro Sánchez como presidente de Gobierno, puesto que fue el voto del único representante de la agrupación de electores, Tomás Guitarte, el que permitió que fuera investido.

Se trata de una carrera de largo recorrido pero que hay que monitorizar de forma constante para que no pase lo que siempre ha ocurrido, que sobre los PGE figuren las infraestructuras pero que a nivel ministerial no se muevan administrativamente y nunca haya obras. Si lo hubiesen hecho, puesto que la mayoría datan del Plan de Actuación Específico para Teruel de Zapatero de 2005, hoy esas infraestructuras serían una realidad porque desde que empieza su planificación hasta que finalizan las obras se tarda una década.

Teruel Existe está haciendo un trabajo de estar encima para que estos proyectos avancen en lugar de estar parados. Eso condujo a que en 2015 caducara, por ejemplo, el Estudio Informativo del corredor ferroviario entre Teruel y Sagunto, y a que se aparcara el de Teruel-Zaragoza, que se ha vuelto a reactivar ahora. 

Eso hizo también que el segundo Estudio Informativo de la autovía A-40 de Cuenca a Teruel quedara arrinconado en los cajones ministeriales tras la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) negativa del primero hace una década.

Cuenca-Teruel

La A-40 será uno de los asuntos precisamente que estará sobre la mesa de trabajo de los ministerios el martes y el miércoles de la próxima semana. El primer día el encuentro será exclusivamente con Transportes, pero al día siguiente se sentarán también representantes del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) con una finalidad clara, desbloquear cualquier impedimento de tipo medioambiental que pudiera existir para que la A-40 se pueda construir y no se le den más vueltas a esta infraestructura.

Molesta a nivel político la existencia de Teruel Existe en las Cortes Generales porque consideran en general, con independencia de su ideología y sus siglas, que no es el lugar donde debe estar un movimiento ciudadano sino los partidos, al tener estos capacidad suficiente para impulsar los proyectos de infraestructuras, cuando en realidad los mismos no han avanzado. 

Sí que es cierto que la mayoría de las grandes infraestructuras las planificaron gobiernos socialistas -la A-40 venía del gobierno popular de José María Aznar- hace quince años, que luego llegó la crisis económica y que los gobiernos del PP dejaron morir estos proyectos con la salvedad de la A-68. Lo del ferrocarril es otra historia porque la mejora de la línea convencional impulsada por el PP no tiene nada que ver con el corredor Cantábrico-Mediterráneo, que es lo que ha vuelto a retomar un gobierno socialista.

Antes de las vacaciones del verano, en una reunión de seguimiento del acuerdo de investidura, el PSOE garantizó a Teruel Existe en el Congreso que los compromisos y los plazos seguían adelante. Por parte del movimiento ciudadano se pidió en esa ocasión más celeridad ante la llegada de fondos para hacer frente a la crisis.

Si bien la tendencia actual parece ser que será más el mantenimiento de infraestructuras que la construcción de otras nuevas, Teruel Existe está defendiendo que las carencias existentes se deben subsanar y que esas obras deben hacerse porque son déficits históricos que ha tenido que soportar la provincia turolense.

En las reuniones de esta semana la agrupación de electores tomará el pulso no ya político sino técnico de cómo van estas infraestructuras, que deberán figurar en los próximos PGE, con el reto que ya de por sí va a ser poder sacarlos adelante.

Está todo escrito en el acuerdo y solo hay que estar encima y obligar a que se cumpla, conscientes de que las obras tardarán en verse porque se han perdido quince años, que se suman a los que ya venía arrastrando la provincia de Teruel desde antes por el déficit de infraestructuras.

Los encuentros ministeriales de la próxima semana van a servir para recordar lo que debe estar en los PGE y para supervisar que se está trabajando en la tramitación y no se tienen las cosas paradas. 

En los próximos presupuestos tiene que haber dinero para licitar los proyectos constructivos de tres tramos de la A-68, además de para la licitación de la redacción del Estudio Informativo del tramo que irá de Las Ventas de Valdealgorfa a Vinarós.

Tendrá que haber dinero para la A-40 dentro de la tramitación administrativa en que se encuentra, además de para las variantes, no solo la de Alcorisa sino para los estudios informativos de las de Calanda, Utrillas, Montalbán y La Mata de los Olmos. También para el nuevo estudio informativo de la A-25 entre Alcolea del Pinar (Guadalajara) y Monreal del Campo, que también se dejó caducar en su día y que debería licitarse antes de que acabe este año.

Y asimismo debería haber dinero para una obra que no está en la provincia de Teruel sino en la de Zaragoza, pero que no se hizo en su día y que figura igualmente en el acuerdo de investidura. Se trata del nuevo estudio informativo de la A-24 Campo Romanos-Calatayud.

El ferrocarril

Para lo que también deberá haber partidas, al margen de la mejora de la línea convencional del ferrocarril, será para el corredor de alta capacidad Cantábrico-Mediterráneo de doble vía electrificada para tráfico mixto de mercancías y viajeros. Ha sido con el PSOE con quien se ha recuperado esta infraestructura, pero en el proyecto de presupuestos de 2019 que Sánchez hizo tras la moción de censura, que no se llegó a aprobar y provocó la convocatoria electoral, el corredor brillaba por su ausencia. El PP lo había retirado de las cuentas del Estado desde 2016.

Es un proyecto que ha costado hacer entender al Ministerio de Transportes, pese a que curiosamente fue un Gobierno socialista quien lo planteó y en su momento no lo demandaba Teruel Existe ya que el movimiento ciudadano pedía el paso por Teruel del AVE Madrid-Valencia.

Tendrá que haber dinero para seguir con el estudio informativo del tramo Teruel-Zaragoza, que se ha retomado y se han hecho consultas a los ayuntamientos con el fin de que salga a información pública este año; y también antes de que acabe este ejercicio se deberá licitar la redacción del nuevo estudio informativo entre Teruel y Sagunto, el que dejó caducar el PP sin que la oposición política de entonces tampoco hiciera nada.

El corredor ferroviario y la A-40 será sobre lo que más encima habrá que estar como grandes infraestructuras, una vez que parece encarrilada la A-68. El problema no va a ser de momento el dinero que aparezca en los PGE, por la fase administrativa en la que se encuentran estas infraestructuras, sino la agilidad que se imprima a estos trabajos previos para poder llegar cuanto antes a la licitación de obras.

A-40

Teruel Existe va a juntar el próximo miércoles a los dos ministerios que tienen la palabra sobre la autovía A-40 entre Teruel y Cuenca con la intención de que se aclaren entre ambos para sacar adelante esta infraestructura que hace una década ya se truncó por una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) negativa.

Es una cuestión que en el acuerdo de investidura está recogido y en el que se asume que el ministerio “impulsará decididamente la ejecución de este corredor carretero de alta capacidad, de forma coordinada con el Ministerio para la Transición Ecológica, al objeto de encontrar una solución viable funcional, técnica y medioambientalmente para el desarrollo de esta autovía, teniendo en cuenta para ello todos los instrumentos que la legislación vigente permite”.

En esa cuestión se va a incidir para que no haya argumento alguno que pueda volver a truncar esta infraestructura, después de que en septiembre del año pasado Ayesa, la empresa a la que se encargó el segundo estudio informativo, presentara al Ministerio de Fomento un anteproyecto del itinerario de este eje que dejaba muy difuso el tipo de actuación a llevar a cabo, puesto que hablaba de autovía de nuevo trazado, variantes de población, duplicaciones de calzada y acondicionamiento de tramos. Sentar juntos a ambos ministerios permitirá avanzar por fin en el corredor como autovía sin trabas medioambientales.

Estudio informativo del ferrocarril

Una tendencia habitual de las Administraciones es cometer chapuzas cuando no se atiende a los territorios y es el riesgo que se existe con el Cantábrico-Mediterráneo, ya que en el trazado sobre el que se está trabajando en el estudio informativo del tramo Zaragoza-Teruel se mete el corredor directamente por donde discurre ahora la línea convencional, por el medio de la ciudad, sin prever una variante que permita a los mercancías hacer una circunvalación. En la parte norte sí plantea una bifurcación pasado Cariñena hacia Ricla para llegar hasta Zaragoza, pero en cambio al llegar a Teruel capital la única franja que contempla es por donde discurre ahora la vía única.

La Plataforma en defensa del ferrocarril ya se pronunció hace unos días a favor de hacer un bypass para que los mercancías circunvalen la ciudad. Evitará el tránsito de este tipo de transportes por el centro del casco urbano, y además mejorará la competitividad de la línea porque evitará que los mercancías tengan que bajar de cota para volver a recuperarla después con el sobrecoste de energía que eso supone. La Plataforma está dentro de Teruel Existe luego ese planteamiento estará también en la mesa ministerial.

El Ayuntamiento de Teruel también ha planteado esa circunvalación, aunque en su caso no tiene interlocutor, puesto que la alcaldesa, Emma Buj, aseguró esta semana que ha pedido en varias ocasiones una reunión con el ministro de Transportes y no ha recibido respuesta a pesar de su insistencia.

El municipio tiene muy planificado el futuro desarrollo urbanístico de la ciudad, que deberá recoger el nuevo PGOU, e integra en el mismo tanto el corredor ferroviario como la A-40. El Ayuntamiento plantea un bypass para los mercancías y conservar la actual estación de viajeros en su lugar, haciendo una intermodal y recuperando espacios de la vega. Propone igualmente una intermodal de mercancías entre Platea y el Aeropuerto, en un punto en el que confluiría también con la A-23 y la A-40 impulsando así su potencial logístico. A ello se sumaría la reserva de espacio para una planta de energías renovables.