Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Teruel solo recoge poco más del 8% de las 4.200 toneladas de setas que hay en sus montes Teruel solo recoge poco más del 8% de las 4.200 toneladas de setas que hay en sus montes
Un grupo de personas buscando setas en Tramacastiel esta temporada

Teruel solo recoge poco más del 8% de las 4.200 toneladas de setas que hay en sus montes

La producción potencial de Teruel ronda las 10.000 toneladas, pero solo el 42% está en zonas accesibles
Cruz Aguilar

Teruel tiene una producción micológica estimada en un año óptimo es de 9.719 toneladas, pero solo 4.201 son accesibles y, de ellas, solo se recolectan, de media, 343 toneladas (alrededor de un 8,2%). En lo que respecta a Aragón, hay 2,2 millones de hectáreas que producen setas, el 47% del territorio autonómico, y, sin embargo, se calcula que solo se aprovecha entre un 10 y un 20% del valor añadido potencial de sus recursos forestales.   En el conjunto de la Comunidad Autónoma hay una producción potencial de 31.426 toneladas de setas aunque solo una tercera parte –en torno a 11.000 toneladas– se localizan en lugares accesibles por su situación geográfica. De esas 11.000 toneladas de producción potencial máxima solo se echan a la cesta, de media, algo menos de 1.500 toneladas, lo que supone un 14% del total. 

Los datos proceden del diagnóstico del recurso realizado en el conjunto de la Comunidad Autónoma en el marco del proyecto Micoaragón, que pretende aglutinar a los parques micológicos existentes en Aragón. Está coordinado por el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (Cita) que es el que se ha ocupado de analizar la situación actual del recurso en la Comunidad Autónoma.

El proyecto Micoaragón, “Gestión sostenible y valorización del recurso micológico de Aragón” financiado desde el Programa de Desarrollo Rural del Gobierno de Aragón se dinamiza desde el Cita de forma coordinada con la Dirección General de Gestión Forestal.  El objetivo general de Micoaragón es coordinar, mejorar y buscar sinergias entre todas las acciones relacionadas con la gestión sostenible y la valorización agroalimentaria y micoturística del recurso micológico forestal de Aragón. 

Más de la mitad de la producción potencial micológica en Aragón está en Huesca, con 16.446 de las 31.426 toneladas. Le sigue Teruel con 9.719 toneladas mientras que Zaragoza tiene 5.260. De todas formas, en todos los casos la producción potencial queda muy lejos de los kilos que llegan a la cesta y los expertos apuntan que el recurso se podría explotar mucho más de forma sostenible.

En cuanto a especies, el rebollón supone más del 40% de esas toneladas totales de Aragón y en el caso de Teruel constituye el 47% del total provincial, establecido en 9.719 toneladas, aunque si se tienen en cuenta las posibilidades reales de recolección por cuestiones de accesibilidad, la cifra baja hasta las 4.201 toneladas. Tras el rebollón están las llanegas, que alcanzan casi el 20% de la producción potencial total. Les sigue la seta de cardo y la colmenilla, ambas con algo más del 7%. Los cuatro boletus suman en torno al 12% de la productividad total de Aragón.

El estudio de Micoaragón plantea que existe una gran diferencia entre la productividad de una zona y las posibilidades de aprovechamiento, que solo existen si el recurso micológico está ubicado en un lugar accesible. Indican que es importante tanto la facilidad para llegar a estas zonas como la comodidad de andar por ellas, una variable que no se tuvo en cuenta en el diagnóstico que se hizo hace un par de años sobre la provincia de Teruel a través de un proyecto financiado por el Fite, el Fondo Especial para Teruel, y que también fue coordinado por el Cita. Esta nueva variable ha supuesto una actualización de los datos con respecto a Teruel.

En el informe incluyen un mapa de las zonas susceptibles de aprovechar el recurso, que son aquellas situadas a poca distancia de una pista (menos de 1 kilómetro como máximo) y con una pendiente inferior al 20%. Así, los espacios con pendientes superiores al 20% y distancias de más de un kilómetro se consideran de difícil acceso o inaccesible.

Esta variable incide considerablemente en la producción potencial aragonesa, que se reduce a una tercera parte y pasa de 31.426 toneladas a 11.214 (36% con respecto al total). Por provincias los montes más accesibles son los zaragozanos, que tienen un 53% de su producción al alcance. Los recursos micológicos accesibles de Teruel son el 43% del total y Huesca solo tiene el 26% de sus recursos accesibles, lo que hace que la producción potencial se equipare a la turolense. 

Teniendo en cuenta estas posibilidades de acceso al recurso, el rebollón sigue siendo la seta de la que se pueden recolectar más toneladas en Aragón, con un total de 5.021, seguida de la llanera, 2.349 toneladas, y la seta de cardo (1.166). En este sentido, los expertos que han elaborado el estudio de Micoaragón plantean que esta especie junto a la seta de chopo y la senderuela son las más accesibles debido a sus hábitats productores. En el extremo contrario se encuentran boletos, marzuelos y perrechicos, donde solo el 25% de la producción total es accesible. 

El 35% de la superficie micológica aragonesa está en la provincia de Teruel

El 47% de la superficie aragonesa presenta las características necesarias para producir setas y el 55% de ella son estratos productores arbolados. En total hay 2.248.825 hectáreas donde es posible encontrar setas y la mayor parte de ellas, 742.742, son bosques de ribera, sin embargo su productividad micológica está muy por debajo de otros como los pinares albares, que aglutinan el 14% de la superficie productiva según el estudio realizado por el Cita (Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón) sobre el Potencial Micológico de Aragón en el marco del proyecto Micoaragón. 

Según el estudio, a nivel provincial, es Teruel la que mayor superficie de hábitats micológicos presenta con un 35% de la superficie productora aragonesa y un 53% de la superficie provincial. Los hábitats arbolados más abundantes son los pinares albares, carrascos y negrales así como los encinares, con tasas superiores al 10%. Destaca la ausencia de hayedos, así como la escasez de melojares. 

Huesca aporta algo menos del 35% de la superficie productora aragonesa y tiene un 50% de la superficie provincial con potencial micológico. El 67% de dicha superficie se encuentra arbolada. Los hábitats arbolados más abundantes son los pinares albares con un 27% del total productivo, seguido de lejos por quejigares y encinares, con tasas superiores al 10%. Así mismo, presenta la mayoría de la superficie regional del hayedo. Destaca la práctica ausencia de pinares rodenos y de melojares. 

Por último, Zaragoza representa poco más del 30% de la superficie productora aragonesa y tiene un 39% de su superficie con potencial micológico, destacando los hábitats no arbolados con un 56% de la superficie con potencial provincial. Los hábitats arbolados más abundantes son los pinares carrascos con un 19% del total productivo, seguido de lejos por encinares (12%). Así mismo, presenta la mayoría de la superficie regional del hayedo. 

Mucho por recorrer

Desde el proyecto Micoaragón plantean que de las 1,2 millones de hectáreas productivas que hay en Aragón sólo está aprovechando entre un 10 -20 % del valor añadido potencial de sus recursos micológicos forestales y plantean que todavía hay un gran recorrido en lo que se refiere a  potencial micoturístico y agroalimentario. 

 En este sentido el investigador de la unidad de Recursos Forestales del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (Cita) y director del Instituto Micológico Europeo, Fernando Martínez Peña argumenta que aunque el rebollón es la especie más conocida y aprovechada en general y que el otoño es la estación de setas por excelencia, “tanto en primavera como algunos años en verano hay especies muy interesantes que se pueden localizar. Si uno es capaz de hacer un buen seguimiento de las tormentas se pueden acceder a especies muy valoradas”, asegura. 

Un 9% de los aragoneses salen a por hongos

Un 9% de los aragoneses son recolectores de setas, lo que supone un total de 86.000 personas, de los que la mitad viven en zonas urbanas. Sin embargo, el mayor porcentaje de recolectores está en las zonas rurales y entre ellas destaca Teruel que supera en 5 puntos a Huesca y en 7 a Zaragoza. El estudio  de Micoaragón coordinado por el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón pone de manifiesto que las comarcas micológicas por excelencia, como la Sierra de Albarracín o el Moncayo, tienen un porcentaje de recolectores mayor.

La sociedad aragonesa no siempre se ha considerado especialmente micófila ni micófaga, sin embargo, durante los últimos años la pasión por la recolección de setas se está extendiendo por toda la comunidad, debido fundamentalmente a la globalización de la sociedad actual y al interés creciente por disfrutar de actividades en la naturaleza,  según indican en el informe. 

Para la elaboración del documento se realizaron encuestas tanto a habitantes del medio rural como de la ciudad de entre 18 y 75 años. A ellas se sumaron otros cuestionarios formulados de manera presencial a los turistas en las zonas de setas.  En Aragón se recogen principalmente 4 setas, el rebollón, que lo recoge el 89% de los recolectores; el porro o boleto, la seta de cardo y la de chopo. En el caso de la provincia de Teruel también es importante la recogida de marzuelo, que la llevan a cabo en torno al 19% de los aficionados a la micología. 

Las encuestas realizadas desvelan que la recolección estimada en Aragón es de unas 1.500 toneladas por año, lo que supone menos de un 10% de la capacidad productora accesible,  11.214 toneladas. No obstante,  el investigador de la unidad de Recursos Forestales del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (Cita) y director del Instituto Micológico Europeo, Fernando Martínez Peña, recalca que hay una gran diferencia porque, por un lado, el diagnóstico estima el potencial mientras que las cantidades recolectadas son las medias obtenidas en los últimos años.