Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Una terraza de Teruel, este jueves

Todo Aragón pasa a fase 3 con flexibilización de horarios de la actividad no esencial hasta las 22.00 horas

Los buenos datos permiten relajar medidas

La consejera de Sanidad de Aragón, Sira Repollés, ha anunciado que toda la Comunidad pasa esta media noche desde el nivel de alerta 3 agravado al nivel de alerta 3, lo que supone una relajación de las medidas en cuanto a horarios comerciales y de la hostelería, aunque se mantiene el confinamiento autonómico y el de las tres provincias.

Así, gracias a que la Comunidad ha bajado su incidencia acumulada de covid-19 a 86 casos por 100.000 habitantes en 7 días (de 184 en los últimos 14 días), se ha decidido relajar las medidas vigentes, de forma lenta y cautelosa ya que la ocupación de las UCI sigue siendo elevada, del 33 por ciento.

A partir de este día 5 la hostelería podrá cerrar a las 22.00 horas en lugar de a las 20.00, mientras que el aforo se amplía al cien por cien en las terrazas y se mantiene al 30 % en el interior, con un número máximo de 4 personas por mesa en el interior y de 6 en el exterior.

El resto de actividades no esenciales podrán recuperar su horario habitual, marcado por el toque de queda, que se mantiene entre las 23.00 y las 6.00 horas.

Las actividades culturales se podrán celebrar con un 50 % del aforo, el comercio minorista y grandes superficies tendrán un 25 %, el 50 % las tiendas de alimentación, los lugares de culto un 50 % (con un máximo de 15 personas en exterior y de 10 en interior para velatorios y entierros) y los gimnasios mantendrán un 30 % del aforo, con limitación del uso de vestuarios y duchas.

Son medidas homogéneas para toda la Comunidad, a pesar de la disparidad en los datos de incidencia, que se sitúa en 93 casos por 100.000 habitantes en Huesca, en 51 Teruel y en 87 en Zaragoza.

"Más que nunca es el momento de la responsabilidad individual", ha dicho la consejera en rueda de prensa, donde ha asegurado que para tomar estas medidas al departamento de Sanidad le mueve "el principio pandémico y no el calendario".

Calendario que está marcado por la próxima Semana Santa, ante la que el Gobierno de Aragón "en ningún caso" pretende acometer una "bajada apresurada" que comprometa al sistema sanitario.

"Lo más sensato" es esperar cómo evoluciona la curva de contagios con estas nuevas medidas de flexibilización, tendencia que se analiza diariamente, motivo por el que Repollés ha rehusado dar una fecha para levantar el desconfinamiento provincial.

En cualquier caso, ha recordado que el Consejo Interterritorial de Salud trabaja con un borrador de medidas consensuadas de cara a Semana Santa (los cuatro primeros días de abril) y que incluye la posibilidad de mantener el confinamiento de todas las comunidades hasta esas fechas, aunque eso es algo que aún no está decidido y sobre lo que se podría tomar una decisión en la próxima reunión, el día 10 de marzo.

Aragón, ha añadido la consejera, "no tiene una postura definida" pero comparte la aspiración de que los deseos de movilidad o de tener vacaciones en esas fechas "no colisione con el riesgo de diseminar la enfermedad".

Sobre todo teniendo en cuenta el comportamiento de las UCI, que está siendo "bastante diferente" en esta cuarta ola en Aragón.

Según la consejera, hay un "desbalance" en cuanto a la bajada de ingresos en plantas convencionales respecto a los de las UCI, cuya ocupación desciende "a un ritmo más lento" y que es lo que "frena un poco" al Gobierno a la hora de adoptar otras medidas.

Lo deseable, ha agregado, es que el suelo de la cuarta ola sea "lo más bajo posible", y aunque en estos momentos Aragón está a un nivel de contagios un poco más bajo que a mitad de diciembre, cuando esta cuarta onda comenzó, Repollés espera seguir bajando "un poco más", en un descenso que ha reconocido que está siendo lento.

En el día en el que se cumple un año desde que se diagnosticó el primer caso de covid en Aragón, la consejera ha agradecido especialmente el trabajo de todo el departamento de Sanidad frente a una pandemia que, ha dicho, ha golpeado a todos, pero especialmente a los más vulnerables, y que ha puesto en jaque a toda la sociedad.