Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Tres vacantes de urólogo quedan sin cubrir en los hospitales de Alcañiz y Teruel Tres vacantes de urólogo quedan sin cubrir en los hospitales de Alcañiz y Teruel
Consultas externas del Hospital Obispo Polanco de Teruel donde ha quedado sin cubrir una plaza de urólogo

Tres vacantes de urólogo quedan sin cubrir en los hospitales de Alcañiz y Teruel

CESM Teruel insiste en la necesidad de reorganizar las plantillas y en sacar plazas a oposición

Las tres vacantes de urólogos que ofertaba el Servicio Aragonés de Salud en los hospitales turolenses, dos en el de Alcañiz y una en el Obispo Polanco, han quedado sin cubrir tras el llamamiento centralizado de esta especialidad que se resolvió este miércoles y donde había un total de diez puestos, mientras que los otros siete sí se han adjudicado. Desde el sindicato médico CESM en Teruel se recordó que esta situación se produce constantemente en los centros sanitarios de la provincia y reiteró que para lograr atraer profesionales es imprescindible redimensionar las plantillas y sacar a oposición las plazas.

El Departamento de Sanidad explicó que el servicio de Urología del Obispo Polanco queda igual que estaba ahora, con una vacante de las cuatro plazas que hay. Asimismo, detalló que se continúa buscando especialista pero que la bolsa de trabajo está vacía.
Durante este mes de mayo y hasta principios de junio se están realizando los llamamientos para las adjudicaciones centralizadas de facultativos especialistas de área, una vez realizado el concurso de traslados, y ya son varias las interinidades para los hospitales turolenses que se han quedado desiertas. 
En el Obispo Polanco, además de la plaza de Urología, no se ha podido cubrir una vacante de Anatomía Patológica. En el Hospital de Alcañiz ha ocurrido lo mismo para dos puestos de urólogo y uno de endocrino. Mientras, en el Hospital San José de la capital no ha habido médicos interesados en una plaza de Geriatría y otra de Farmacia hospitalaria.
Por otro lado, recientemente se ha conocido que en Otorrinolaringología del Polanco se marchan dos especialistas, por lo que el servicio volverá a quedar con un solo médico.
El responsable de Atención Especializada del sindicado CESM, Jesús Martínez-Burgui, reconoció que habrá que esperar a que termine todo el proceso para conocer cómo quedan los hospitales pero recordó que siempre son las plazas de Teruel, Alcañiz o Calatayud en las que hay más dificultades y defendió que se trabaje en soluciones a corto, medio y largo plazo.
Martínez-Burgui mostró su rechazo a algunas declaraciones de responsables sanitarios que han planteado que la incorporación de médicos titulares de Teruel que han pedido su traslado a otro destino se demore si no hay relevo en los puestos. “Desde Teruel creemos que se deben facilitar los traslados porque creemos que tienen más derechos quienes han sacado su plaza en propiedad que los interinos a elegir el puesto que quieran”, defendió el representante sindical que también valoró que la propuesta de ofrecer contratos mixtos a los MIR que terminan su formación (con una parte de su jornada en un hospital de Zaragoza y otra en los periféricos) es “un parche” que tiene sus complicaciones, si bien puede ser “imprescindible” en el corto plazo para que continúe el funcionamiento de los hospitales.
El representante del CESM instó a la administración a buscar soluciones a medio y largo plazo. A su juicio, lo principal es sacar a oposición las plazas de Teruel y que estos procesos no tarden en resolverse dos años o un año y medio como ocurre ahora sino entre cuatro y seis meses porque eso también facilitaría a quienes aprueban optar por Teruel. 
Martínez-Burgui reiteró la necesidad de reestructurar las plantillas con un incremento de facultativos y de enfermería para mejorar la conciliación laboral y familiar, tener posibilidad de formación y una disminución de las guardias, uno de los problemas que tiene el hospital Obispo Polanco, según señaló.
Desde CESM Teruel reconocieron que los facultativos son reacios a dejar los grandes hospitales y por ello plantearon la necesidad de hacer más atractivas las plazas de los centros más pequeños.