Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

Un doctorando de la Universidad de Londres indaga en Teruel sobre la desafección política Un doctorando de la Universidad de Londres indaga en Teruel sobre la desafección política
El doctorando de la Universidad de Londres, Roni Küppers, que ha iniciado su investigación en Teruel

Un doctorando de la Universidad de Londres indaga en Teruel sobre la desafección política

Los procesos de descontento y movilización en la provincia atraen la investigación académica
banner click 244 banner 244

Un doctorando de la Universidad de Londres, Roni Küppers, está investigando en la provincia de Teruel sobre el descontento y las nuevas formas de participación política en el siglo XXI ante la desafección que existe hoy de forma generalizada con la clase política en todo el mundo. Los procesos de descontento y movilización que se han vivido en la provincia en las últimas décadas han atraído el interés de este investigador, que tras su paso por Teruel continuará su estudio en el distrito portugués de Portalegre antes de seguir profundizando en la materia de su tesis en otros ámbitos urbanos.

Roni Küppers es de Barcelona si bien ha sido en la Universidad de Londres donde ha completado sus estudios universitarios y en donde le están dirigiendo su tesis doctoral, que cuenta con una beca de la Fundación La Caixa. No tiene título todavía, pero su autor explica que se trata de estudiar la relación entre la identidad, el contexto en el que vive la gente y la participación política en el siglo XXI.

La tesis parte de la sensación generalizada de que la satisfacción de los ciudadanos con la democracia y sus instituciones “ha tocado fondo” y está dando lugar a nuevas ideas y movimientos políticos que se suelen tildar de “populistas”. Pese a que los medios de comunicación como reflejo de la sociedad transmiten constantemente mensajes de lo que quiere y demanda la gente en el mundo actual, la realidad es que se sabe poco acerca de ese descontento y las razones por las que la gente lo expresa de diferentes formas, manifiesta.

A juicio de Küppers, comprender cuáles son esos procesos de descontento son “fundamentales” para entender hacia dónde van las democracias y qué puede hacerse para renovarlas. Considera que su análisis hay que hacerlo desde las perspectivas ciudadanas, a partir de lo que les motiva y lo que significa para cada uno de ellos.

Comparación

Para hacerlo, tiene intención de comparar las perspectivas que tienen los ciudadanos tanto españoles como portugueses, en el ámbito rural y el urbano. Ha escogido Teruel para empezar porque asegura que se siente fascinado por la larga trayectoria de los movimientos locales y su capacidad de movilización, que a su juicio pueden aportar “perspectivas muy enriquecedoras al debate público y académico”.

Argumenta que el caso de Teruel es “teóricamente más interesante” que otros. Aclara que va a ser únicamente una parte de su tesis. “Es un estudio que hago aquí porque creo que en Teruel se podrán ver de manera más clara y más interesante lo que está pasando”, afirma Küppers, quien considera que en el caso turolense esa realidad es “particularmente extrema” porque  hay un nivel de movilización muy alto a la vez que la gente también vota mucho.

“Son casos que teóricamente son más interesantes porque nos enseñan cuál es nuestra capacidad de movilización, con lo que me refiero a imaginación política, es decir, por qué en ciertos contextos frente a problemas, crisis y demás tenemos esa imaginación política para pensar otras formas de hacer política y de proponer otras maneras de pensar la democracia, y en otros casos pues no”, apunta.

“En casos extremos como el de Teruel podemos sacar cosas que nos pueden decir mucho sobre la imaginación política en general”, afirma el investigador, quien incide en que a pesar de ser un estudio sobre la provincia “también es un caso que he seleccionado a propósito porque nos puede decir cosas que van más allá de Teruel y de España; ese es el objetivo de un estudio comparativo”.

Llegó a Teruel hace un mes y su intención es permanecer otro más para seguir haciendo entrevistas a la gente antes de continuar la investigación en Portalegre, otro territorio despoblado, en este caso de Portugal limítrofe con Badajoz, pero donde no hay una movilización aparente. Aclara que tal vez “porque en Portugal a lo mejor la gente se moviliza y muestra el descontento de otras maneras que no vemos”.

Advierte que si bien en ciencia política se cree que el comportamiento más evidente de participación en democracia es votar en las elecciones cada cuatro años, “eso es algo que no es así y que estoy viendo en Teruel”.

Canalizar el descontento

“A pesar de que Teruel sea una sociedad muy movilizada, eso no significa que para la gente votar sea la forma más significativa y más efectiva que tienen de canalizar su descontento”, afirma el investigador, que recalca el valor de las entrevistas que está haciendo en las zonas rurales por la importancia que tiene contactar con el territorio en lugar de quedarse en los ámbitos urbanos como suele suceder en este tipo de investigaciones.

Pone como ejemplo que el descontento es más alto en las zonas rurales que en las urbanas, al igual que “la desconfianza con las instituciones políticas” porque a su juicio “el entorno influye mucho” porque se valoran las cosas, como puede ser la situación de la economía, “a partir de lo que vemos en nuestro entorno”. Precisa que “es un eje muy importante para entender la participación política y sin embargo está muy ignorado”.

Incide en que su tesis pretende saber cómo piensa la gente a nivel individual en términos de opinión y de participación política. “Se trata de ver cómo las historias de las personas explican por qué deciden que el sistema funciona así y las cosas están mal, y cómo eso luego desemboca en ciertos razonamientos sobre por qué participar o no, cómo hacerlo y qué esperan de eso”, explica Küppers. Confía en que a largo plazo se pueda entender así “en qué estado están nuestras democracias” y, a partir de ahí, “entender cómo se puede mejorar el funcionamiento de sistemas democráticos que no se han reformado en décadas y qué desencajes hay entre lo que la ciudadanía espera, exige y demanda, y lo que en realidad son”.