Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Un trabajo del ilustrador turolense Marcos Balfagón se convierte en un icono de la lucha contra el coronavirus Un trabajo del ilustrador turolense Marcos Balfagón se convierte en un icono de la lucha contra el coronavirus
La ilustración de Marcos Balfagón

Un trabajo del ilustrador turolense Marcos Balfagón se convierte en un icono de la lucha contra el coronavirus

Representa a varios sanitarios estirando de una cuerda para doblegar a la curva ascendente de contagios
Juanjo Francisco

Una ilustración de varios sanitarios estirando de una cuerda para doblegar a la curva ascendente de contagios por Covid-19 se ha hecho viral en los últimos días y ha sido replicado con otras versiones, como una comunidad de vecinos confinados que hacen lo propio para colaborar con que la enfermedad remita. El autor de la idea originaria es el ilustrador de La Puebla de Híjar Marcos Balfagón, que ha abierto una cuenta en Instagram (@marcosbalfagon) para mostrar otros dibujos que, con pocos trazos, dicen mucho de la situación actual y nos invitan a la reflexión.

El dibujo original “lo mandé por WhatsApp a amigos, sin firmar, y empezó a correr como la pólvora. En media hora por lo visto ya lo tenían 50 médicos del Hospital Universitario La Paz de Madrid como foto de perfil en sus redes sociales. Hay sanitarios que lo han puesto en las ambulancias, lo cual me produce mucha satisfacción si eso les anima a continuar con su gran labor”, explica Balfagón.

El poblano vive en Madrid, donde se dedica a la ilustración y a la realización de vídeos explicativos, así como a dibujar con iPad en tiempo real en congresos y otros actos públicos. Ya dio muestras de su habilidad durante las últimas Jornadas de Convivencia de la Ruta del Tambor y Bombo celebradas en La Puebla. 

Al calor de la repercusión que ha tenido la ilustración es posible que retome su actividad en periódicos, un trabajo que hace tres años que no realiza. Estuvo nueve años trabajando para El País ilustrando las páginas de opinión, en concreto la sección El Acento, muy cerca de otros ilustradores referentes como El Roto o Forges. 

Sus viñetas emocionan e invitan a la reflexión. Ha cogido por costumbre publicar una diaria en sus perfiles de Instagram y Twitter, @marcosbalfagon. Desde allí alerta del peligro de no desinfectar correctamente las bolsas de compra que con la mejor intención llevan jóvenes voluntarios a casa de los mayores, sueña con hamacas de playa, invita a no visitar el propio féretro quedándose en casa, representa la morgue del Palacio de Hielo de Madrid, expresa la monotonía con un reloj de arena en el que una familia va cayendo de su casa a otra igual, enjaula a personas en ruedas de hámsters o refleja las ventanas al exterior del mundo actual, que son las pantallas de los dispositivos electrónicos.

Balfagón compagina la producción de viñetas, que podrían recogerse al final del confinamiento en formato de libro o exposición, con su trabajo para editoriales y congresos virtuales, para los que prepara recursos educativos y vídeos explicativos. “Con un portátil y un iPad te puedes construir la Guerra de las Galaxias hoy en día. Todo lo que he aprendido de dirección de arte y realización me lo hago solo en casa”. 

 También ha colaborado con el Ayuntamiento de La Puebla en un vídeo que invita a los hijos del pueblo que viven fuera a quedarse en sus ciudades, y a los vecinos a no ir a buscar tambores y bombos de casa en casa, aunque sea para tocar en los balcones.