Síguenos

298_1200x150-opticalia.gif banner click 298 banner 298

303_1200x150-controlglass.gif banner click 303 banner 303

Una buena oferta de viviendas en alquiler, la Una buena oferta de viviendas en alquiler, la
Asistentes a la Feria Presura que se está celebrando en la ciudad de Soria

Una buena oferta de viviendas en alquiler, la "palanca" que puede activar el asentamiento de población rural

La Feria Presura que se celebra en Soria es un escaparate de propuestas contra la despoblación
banner click 244 banner 244
Cruz Aguilar

Los modos de vida han cambiado y contar con vivienda, principalmente en alquiler, en el medio rural, es la “palanca” que activará el asentamiento de población. Así se puso de manifiesto durante uno de los diálogos realizados este sábado en la Feria Presura de Soria, donde la arquitecta Paz Martín y el director del Instituto Riojano de Vivienda, Javier Caldito, pusieron sobre la mesa los problemas a los que se enfrentan los que buscan casa en un pueblo y las posibles soluciones para que esos nuevos pobladores conviertan una de las múltiples viviendas que hay vacías en su hogar.

Paz Martín indicó que vivienda sí hay, y en abundancia, el problema es que está vacía y que hay mucha en ruina “porque la ruina no cuesta dinero”.  Señaló que se da la peculiaridad de que buena parte de esos inmuebles son propiedad de instituciones públicas.

Por su parte el director del Instituto Riojano de la Vivienda manifestó que los jóvenes demandan principalmente casas para arrendar y no tanto en propiedad, por lo que hay que incrementar esta tipología de inmuebles en el medio rural. También planteó la necesidad de articular ayudas para aquellas personas que sí desean comprar.

Martín señaló que la pandemia ha reactivado una presión muy fuerte sobre el activo inmobiliario, “se están pidiendo hasta 60.000 euros por auténticas ruinas”, y comentó que otro de los inconvenientes es la falta de mano de obra y resulta complejo encontrar profesionales para arreglarlas. Actualmente, apuntaron, jubilados o personas con nivel adquisitivo muy alto son los únicos que pueden comprar en los pueblos, lo que deja a los jóvenes y nuevos pobladores sin posibilidad de asentarse en ellos.

Segundas residencias

Caldito planteó la necesidad de abrir un debate en lo que respecta a las segundas residencias, que dan vida a los pueblos pero a la vez encarecen el mercado e impiden tanto que nuevos colonos vayan como que los jóvenes de la propia localidad se asienten. Comentó que el concepto de “segunda residencia” ya es obsoleto porque la pandemia ha propiciado que muchos pueblos se hayan llenado como nunca fuera de la temporada estival y haya mucha población flotante que combine varios lugares de residencia.

Ambos se mostraron de acuerdo en que hay casas en abundancia, pero no se están utilizando, y plantearon que además de problemas para acceder a ellas hay otros, como por ejemplo las grandes dimensiones y escasa adaptabilidad de las casas para las personas mayores, que podrían convertirse en hogares para jóvenes si ellos contaran con un espacio más adecuado a sus necesidades.

Para Javier Caldito, lo más “incongruente” es que los propietarios no vuelquen su vivienda al mercado inmobiliario “para sus propios vecinos”. En este sentido, señaló que la implicación de las administraciones es fundamental para dar garantías a arrendadores e inquilinos.

Innovación

Paz Martín abogó por abordar el tema de la vivienda desde “una óptica de innovación” y propuso que los propios ayuntamientos favorezcan la emancipación de vecinos jóvenes ofreciéndoles vivienda asequible en alquiler. Planteó rehabilitar otro tipo de construcciones, entre las que citó naves o palomares, para dar solución a la problemática actual.

Otra problemática analizada  es la mayor dificultad que tienen los inmigrantes en el medio rural para alquilar. A juicio de Caldito, frenar la despoblación pasa por acoger a estos pobladores, que solo se asentarán si tienen un hogar en condiciones.

Por la mañana la arquitecta Rosario Alcantarilla presentó en el Espacio Ágora el informe realizado para la Asociación Tierras Sorianas del Cid sobre la problemática de la vivienda en el medio rural, un trabajo que también cuenta con el apoyo de la SSPA (Red de Áreas Escasemante Pobladas del Sur de Europa). La investigación ha constatado información que ya se intuía, como la existencia de un parque inmobiliario inmovilizado e infrautilizado, con casas en ruinas y otras que se usan una semana al año. Se ha detectado a su vez una falta de relevo generacional en el sector de la construcción y la falta de profesionales especializados en eficiencia energética.

Demanda

La demanda actual es mucho mayor a la oferta y además las viviendas disponibles se publicitan en círculos de cercanía y no llegan a portales inmobiliarios a los que tienen acceso los urbanitas. Del informe se desprende la necesidad de crear estructuras supramunicipales que articulen las soluciones, que en muchos casos pasan por decretar expedientes de ruinas que obliguen al propietario a dar salida a esos inmuebles. Otra posibilidad de firmar contratos de arrendamiento a largo plazo que pasen por la rehabilitación de la vivienda en pago del arrendamiento.

Sobre este tema también se pronunció Virginia Hernández, alcaldesa de San Pelayo (Valladolid), quien aseguró que la solución pasa por una Ley de Vivienda que evite que haya casas que se caen “porque tener una casa en ruina no cuesta dinero” mientras hay personas, como ella misma, que no puede vivir en su localidad por falta de vivienda disponible. La ponente, que organiza el festival Cuatro Gatos compartió diálogo con el director del Sonorama, Javier Ajenjo.