Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

El ‘tamagochi’ que no pudo salir ayer por un problema mecánico, estacionado en vía muerta, una alegoría de la situación en la que se encuentran estos trenes

Una cuarta avería de un tren ‘tamagochi’ en una semana provoca la indignación general

La DGA muestra su hartazgo y Gregorio Briz no descarta pedir explicaciones a través del Congreso

La cuarta avería de un tamagochi de la línea de tren entre Teruel y Zaragoza en la mañana de ayer, que volvió a dejar tirados a los viajeros y tuvieron que hacerse trasbordos por carretera, provocó la indignación general y el Gobierno de Aragón expresó su hartazgo por esta situación, a través de su director general de Transportes, Gregorio Briz, quien no descartó pedir explicaciones al ministro José Luis Ábalos a través del Congreso de los Diputados. La Plataforma del Ferrocarril y la Federación Vecinal consideraron que se está “tomando el pelo” a los turolenses y aseguraron que no se puede tolerar más esta situación.

Dicen que a la tercera va la vencida, pero en el caso de Teruel con los tamagochis está claro que puede haber una cuarta, como pasó ayer, y habrá que ver en los próximos días si hay una quinta o hasta una sexta avería del tren que cubre el servicio entre la capital turolense y Zaragoza a primera y última hora del día. La de ayer fue la cuarta avería sufrida en tan solo ocho días por el mismo tren -Renfe no ha confirmado este extremo pero sí lo ha denunciado la Plataforma del Ferrocarril- y provocó la indignación generalizada, incluida la del Gobierno de Aragón.

El tren que tenía que salir a primera hora de la mañana de ayer de la estación de Teruel hacia Zaragoza, un automotor de la serie 596 conocidos con el nombre de tamagochis por su pequeño tamaño, no pudo hacerlo por una avería en el motor que se ha repetido de forma constante en los últimos días, y que ha obligado a que los viajeros fuesen trasbordados a otros trenes o tuvieran que hacer el trayecto por carretera con importantes retrasos.

Ayer, según informó Renfe, se vieron afectados 8 viajeros, a los que se llevó a sus destinos en taxi y llegaron a Zaragoza con 50 minutos de retraso. Las mismas fuentes insistieron en que a pesar de la acumulación de averías en los últimos días los vehículos reúnen las condiciones para prestar el servicio.

Renfe añadió que se está intensificando la labor de mantenimiento, y recalcaron que este material está destinado a esta línea por criterios de oferta y demanda, ya que hay muy pocos viajeros. Sobre la incorporación de nuevos trenes, recordaron que está encargada la construcción de nuevos materiales pero que llevará su tiempo, y que mientras se intensificará el mantenimiento de los que cubren el servicio entre Teruel y Zaragoza. En este sentido, aclararon que a pesar de las averías, Renfe siempre garantiza el servicio llevando a los viajeros a su destino.

El director general de Transportes del Departamento de Vertebración del Territorio del Gobierno de Aragón, Gregorio Briz, reconoció ayer a preguntas de este periódico que la situación es insostenible, e indicó que de forma constante insiste ante el Ministerio de Transportes tanto para que se restablezcan todos los servicios ferroviarios como para que se sustituya el material móvil que no deja de dar problemas como los tamagochis. A este respecto señaló que habla “mucho” con la directora general de Transportes del Ministerio, Mercedes Gómez, y que insiste de manera continua, pero que no hay forma de que se solucionen los problemas.

Cambiarlos por otros

Briz comentó que no se puede esperar hasta la renovación de los trenes que se han anunciado para los años 2022 o 2023, y que si los tamagochis “no funcionan, hay que cambiarlos por otros, pero hablo con todo el mundo del Ministerio y al final es como darte contra un muro”.

El representante del Gobierno de Aragón aseguró que desde esta institución, con las competencias que tienen, “hacemos todo lo que podemos” y reivindican “todo lo que se puede y más”. No descartó por ello recurrir incluso a las Cortes Generales para que se den explicaciones de lo que está pasando.

“Plantearemos si hace falta a nivel del Congreso que el ministro comparezca”, dijo Briz, quien explicó que lo harían a través de CHA recurriendo al diputado de Compromís Joan Baldoví. Admitió que “estamos en unos gobiernos sinérgicos”, pero eso no será óbice para hacer “lo que haga falta” para insistir.  

Los trenes entre Teruel y Zaragoza están reconocidos ya como Obligación de Servicio Público, tras la negociación que llevó a cabo el Gobierno de Aragón con la Administración central al final de la pasada legislatura, por lo que el Ejecutivo autonómico no tiene que pagar por ellos como hacía antes para que se mantuviesen.

La DGA sí sigue pagando dentro del convenio el trayecto entre Teruel y Caudiel, que continúa después hasta Valencia, y cuyo coste de parte del trayecto lo asume exclusivamente Aragón a pesar de que beneficia también a la Comunidad Valenciana.