Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Una guía explica la historia del parque de Los Fueros y su botánica Una guía explica la historia del parque de Los Fueros y su botánica
Los autores del libro y el concejal de Medio Ambiente, en el parque de Los Fueros

Una guía explica la historia del parque de Los Fueros y su botánica

El Ayuntamiento de Teruel edita un nuevo número de Itinerarios de la naturaleza

El parque Los Fueros-Ricardo Eced fue ayer el escenario de la presentación de un número de Itinerarios de la naturaleza dedicado a este paraje. El acto contó con la presencia del concejal de Medio Ambiente, José Luis Torán, y los autores de la publicación José Carrasquer, Adrián Ponz y Beatriz Carrasquer, los tres docentes de la Universidad de Zaragoza, que explicaron cuáles han sido los objetivos de esta publicación, dedicada a la parte superior de esta zona verde. Torán avanzó que habrá una segunda parte de este libro editado pro el Ayuntamiento, que se centrará en el nivel inferior.
El concejal también indicó que la publicación se podrá recoger en la Oficina de Turismo, pero además se puede descargar a través de un código QR. “Así puede llegar a todo el mundo, no solo este número de Itinerarios de la naturaleza sino los nueve anteriores”, comentó.
“Nos queda pendiente hacer una presentación pública de esta publicación”, dijo y se hará cuando se reduzcan las restricciones por el coronavirus.
José Carrasquer explicó que, con respecto a los anteriores números, en este dedicado al parque han tratado de ser más didácticos y hacer difusión del conocimiento y la investigación científica, en este caso centrados en la botánica, pero que sirve para extrapolarlo a otros aspectos de la ciencia. “Por desgracia la situación actual nos ha demostrado que uno es culto por muchos aspectos pero también por el conocimiento científico”, comentó.
Adrián Ponz por su parte incidió en el giro que le han querido dar a este número con respecto a los anteriores porque además de centrarse en la historia del lugar y de presentar un listado de las especies que se pueden encontrar,  también han querido responder a una necesidad revelada por unos recientes informes publicados por la Comisión Europea en los que se resalta la necesidad de alfabetizar a la sociedad en este caso en asuntos científicos.
“Tanto los científicos como el profesorado de Ciencias tendríamos que dedicar un tiempo a alfabetizar a la sociedad científicamente”, consideró.
A partir de esta tesis, los autores de esta colección de Itinerarios de la naturaleza apostaron por introducir aspectos didácticos e informativos no solo con la inclusión de términos, en este caso relacionados con la botánica, sino también en explicar cómo se crea el conocimiento científico.
“A aquellos que vengan a visitar el parque con este librito les vamos a animar a que se hagan preguntas sobre distintos aspectos botánicos, como la reproducción de las especies o su crecimiento y que ellos mismos busquen las respuestas a partir de los datos. Así reproducen el quehacer científico de los investigadores”, explicó.
También les incitan a hacerse preguntas sobre el vocabulario que se utiliza en botánica. Por ejemplo, el origen de la palabra gineceo para referirse a la parte femenina de una flor, ya que el gineceo era la parte de la casa de los antiguos griegos en donde vivían las mujeres.

Uso medicinal
Beatriz Carrasquer se refirió a que esta publicación también incide en el uso medicinal de las plantas y puso el ejemplo del tejo, del que hay varios ejemplares en el parque.
“Es una especie que desde la antigüedad, debido a que tiene principios activos que se pueden extraer, se ha usado como curativo tanto para personas como para animales”, comentó.
Es además un árbol muy longevo, con ejemplares que han vivido hasta más de 1.500 años, que llega a medir hasta 20 metros y todas sus partes son venenosas excepto la cobertura roja de los frutos. Esto se sabía desde la antigüedad y utilizaban su veneno contra sus enemigos. Además, como curativo se utiliza el paclitaxel, un principio activo que empezó a utilizarse en Estados Unidos en los años 60. Comenzó entonces una tala discriminada que obligó a buscar otros métodos para conseguirlo. Se utilizaba como abortivo, como anticancerígeno y en la época de los romanos como remedio contra la picadura de serpientes.
Como Adrián Ponz, Carrasquer también incidió en la necesidad de acercar la ciencia a la sociedad y de despertar interés por ella, como puso de manifiesto el informe Rocard en 2007, que reflejó que la sociedad no estaba trabajando las ciencias desde etapas tempranas como para comprender lo importante que es, porque “la encontramos en cada cosa que hacemos”, comentó.
Por eso este libro se dirige a un público de todas las edades, propone actividades y plantea preguntas para que los lectores las respondan y encuentren su aplicación en la vida cotidiana.