Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

Una manifestación convocada por 118 entidades reclama en Zaragoza un modelo de transición energética justa y sostenible que ponga en defensa el territorio y su biodiversidad Una manifestación convocada por 118 entidades reclama en Zaragoza un modelo de transición energética justa y sostenible que ponga en defensa el territorio y su biodiversidad
Habitantes del Matarraña durante la manifestación. Maribel Sancho

Una manifestación convocada por 118 entidades reclama en Zaragoza un modelo de transición energética justa y sostenible que ponga en defensa el territorio y su biodiversidad

Aliente pide por un modelo de autoconsumo que apueste por la generación distribuida y el acceso universal a la energía
banner click 244 banner 244

Cientos de aragoneses y representantes de la Alianza estatal Energía y Territorio (Aliente), conformada por quince plataformas y respaldada por 113 entidades, han ocupado este domingo las calles de Zaragoza para solicitar un modelo de transición energética justa, ecológica y sostenible que ponga en defensa el territorio y su biodiversidad ante la implantación de macroproyectos eólicos y fotovoltaicos.

En su reivindicación, bajo el grito ‘Renovables sí, pero no así’, ha destacado la petición del grupo Aliente por un modelo de autoconsumo que apueste por la generación distribuida y el acceso universal a la energía con pequeñas fuentes instaladas cerca de los puntos de consumo.

Tal y como ha compartido Javier Oquendo, portavoz de la Plataforma por los Paisajes de Teruel y de todas las plataformas de Aragón, el objetivo de esta concentración reside "en decir que queremos que las renovables sean el futuro, pero no creemos que la forma de implantarlas sea a base de macroproyectos que los ejecutan cuatro empresas, que no generan empleo y que dejan la energía en manos de los mismos que la tenían hasta ahora”.

“Esto no es un problema entre lo rural y lo urbano. Hay quien dice que es por la ocupación del medio, pero no solo está eso. Es por una ocupación de las redes y la distribución porque nos quitan la posibilidad de convertirnos en productores de energía, que es un bien básico”, ha asegurado Oquendo, quien también ha admitido de parte de todas las plataformas la intención de seguir con esta petición porque “hoy no acaba nada, sino que empiezan muchas cosas”.

Por su parte, María Peña, portavoz de la Plataforma en Defensa de la Estepa del Huerva, ha querido destacar que sí creen en las renovables y en la transición energética, pero no con un modelo, que es el que presta el Gobierno de Aragón en la actualidad, que deja “nuestra soberanía de la producción energética en manos de empresas que deciden dónde, cuándo y cómo se produce, y cuál es su precio de venta”.

Pancarta de Fortanete

Según ha sostenido Peña, las plataformas solicitan un sistema participado por la ciudadanía y el cumplimiento de la ley por parte del Gobierno de Aragón, ya que “si hay cinco parques de 50 megavatios habría que hablar de uno de 250” además de aplicar la legislación de ordenamiento del territorio de Aragón.

“Los ayuntamientos y el Gobierno se tienen que pronunciar sobre dónde tiene sentido instalar estos parques y sobre las afecciones que tienen para nuestro patrimonio ecológico, diversidad natural, biodiversidad y habitantes porque las actividades tradicionales se van a ver afectadas para siempre”, ha explicado la portavoz en Defensa de la Estepa del Huerva, que también ha incidido que “en Teruel ha habido una apuesta por el turismo rural muy fuerte y esto ahora destroza esa vía”.

Asimismo, Teresa Bardají, de la Plataforma la Fueva no se vende, ha recalcado que no son “negacionistas” y que “hace falta una planificación” para esta transición energética porque los campos de cultivo que son fértiles y cuentan con un alto valor paisajístico, “no son el lugar para llevarla a cabo”.