Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Campus de Teruel. ARCHIVO

Universidad de Zaragoza: exámenes presenciales en septiembre correspondientes a la primera convocatoria

Los estudiantes que se examinen de las asignaturas que cursaron de manera virtual lo harán por internet

La Universidad de Zaragoza retomará en septiembre los exámenes presenciales para todo el alumnado que se presente a segunda convocatoria y que ya se sometió a la primera prueba de forma convencional.

Sin embargo, los estudiantes que se examinen de las asignaturas que cursaron de manera virtual, como resultado de la declaración del estado de alarma, volverán a realizar sus evaluaciones a través de internet.

El Consejo de Gobierno de la institución académica ha tomado este jueves la decisión en una reunión telemática, en la que se ha optado por mantener el calendario previsto para los exámenes, del 1 al 12 de septiembre, para salvaguardar el inicio del próximo curso.

“Queríamos mantener el principio de equidad, que los estudiantes tuviesen las mismas condiciones que en la convocatoria anterior”, ha explicado en rueda de prensa el vicerrector de Política Académica de la Universidad de Zaragoza, Gerardo Sanz.

Para garantizar las medidas de prevención contra el contagio del coronavirus, se ha acordado que solo se puedan realizar un máximo de dos exámenes al día en la misma aula, dejando un intervalo de una hora para desinfectar la sala.

Además, se mantendrá la distancia de seguridad de un metro y medio entre el alumnado durante la realización de la prueba, se escalonarán los accesos al centro para evitar aglomeraciones y se señalizará el recorrido de los alumnos con flechas.

Sin embargo, si alguno de los estudiantes que se va a examinar presenta síntomas de covid-19, la Universidad de Zaragoza le permitirá examinarse excepcionalmente por vía online.

Más allá de la convocatoria de exámenes, el rector en funciones, José Antonio Mayoral, ha explicado a los medios que trabajan con varios escenarios de clases presenciales y telemáticas para la reanudación del curso, en función de la evolución del coronavirus. “Si la situación sanitaria empeora, tendremos que reaccionar”, ha aclarado.

Por esa razón, la Universidad de Zaragoza ha adquirido 190 cámaras de vídeo que permitirá habilitar casi la mitad de las aulas de la institución para la retransmisión en directo de las clases.

Este equipamiento permitiría, por ejemplo, incorporar un sistema híbrido de docencia, en el que se ponga en marcha un sistema de rotaciones para que solo una parte del alumnado acuda presencialmente a las aulas.

En ese sentido, Mayoral ha asegurado que van a primar criterios como la pertenencia de a grupos de riesgo de la salud o las necesidades que presentan las personas con discapacidades visuales o auditivas para determinar quién debe ir de forma presencial al aula.

La rueda de prensa también ha servido para dar cuenta de las acciones que se han realizado a lo largo de la pandemia para garantizar la asistencia de los estudiantes a las clases telemáticas, como la compra de 139 ordenadores portátiles.

Esos dispositivos han facilitado la participación de los alumnos con mayores dificultades económicas tanto a las clases virtuales como a la convocatoria de exámenes que actualmente está en marcha con una media de 120 pruebas online al día.

“Somos una universidad presencial y queremos seguir siéndolo”, ha aclarado el vicerrector de Tecnologías de la Información, Fernando Tricas.

Más allá de asuntos académicos, el Consejo de Gobierno también ha dado el visto bueno para que el Hospital San Jorge de Huesca se convierta en hospital universitario, tras evaluar una serie de requisitos técnicos como su capacidad asistencial o sus infraestructuras.

Esta aprobación tendrá que pasar posteriormente por el Consejo Social de la entidad académica y ser ratificada definitivamente por la Consejería de Sanidad del Gobierno de Aragón.

Por otro lado, el Consejo de Gobierno también ha emplazado a la reanudación de las elecciones al rectorado de la Universidad de Zaragoza al próximo curso, después de que se suspendiera el proceso electoral en marzo por la declaración del estado de alarma.

Los comicios se reanudarán después del verano, lo que supondrá una modificación del censo de participantes, ya que habrá nuevos estudiantes en la universidad y cambios en el equipo docente.