Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Centro cultural del barrio de San Julián con la parcela particular que aparece labrada y que se permutará con otra de Urban Teruel que se encuentra más alejada

Uno de los históricos huertos de debajo de los viaductos de Teruel se convertirá en zona de aparcamiento

Urbanización del entorno del antiguo asilo de San Julián

El Ayuntamiento de Teruel ha alcanzado un acuerdo verbal, que tiene que materializarse jurídicamente, para llevar a cabo una permuta de parcelas al lado del antiguo asilo del barrio de San Julián y debajo justo de los viaductos, que permitirá ampliar el área de urbanización junto al nuevo centro cultural y social, que en los próximos meses abrirá sus puertas al público una vez finalizados los trabajos de rehabilitación, que ha supuesto una inversión de 7,5 millones de euros y que ha permitido levantar un complejo prácticamente nuevo, ya que del antiguo asilo solo se ha conservado la fachada que mira a la carretera de San Julián. 

El centro podrá abrir sus puertas este año aunque la urbanización de la parte trasera, más cercana a la Florida, tendrá que esperar. “Hay una parcela privada junto al edificio y al lado otra parcela que ya es de la sociedad municipal Urban Teruel. Se ha llegado a un acuerdo con los propietarios para hacer una permuta para que la más cercana al asilo pase a ser de esta sociedad y el particular se quedará con la más alejada”, explicó la alcaldesa, Emma Buj.  

“Esto nos permitirá terminar la urbanización”, indicó la alcaldesa que explicó que la intención es que haya más aparcamientos y más arbolado aunque la redacción de este proyecto de urbanización está pendiente de que se materialice la permuta de las dos parcelas, que prácticamente tienen una extensión similar. La particular se utiliza para el cultivo de hortalizas, algo muy llamativo desde los viaductos por su ubicación en la trama urbana.

Licencia de actividad

Paralelamente se trabaja para que el edificio pueda tener licencia de actividad el próximo mes de septiembre. Será conjunta para todo el complejo, formado por el conservatorio de música, que depende del Gobierno de Aragón, y el centro cultural y auditorio que son municipales.

En el caso del conservatorio, cuyas clases comenzarán este curso el 5 de octubre, fuentes del Departamento de Educación y Cultura indicaron que faltan unos trámites para que el curso pueda comenzar en las nuevas instalaciones pero que la intención del Departamento es intentar agilizar todo lo posible para que las aulas puedan abrir durante su transcurso. 

El acceso al conservatorio es independiente del centro cultural y se hará por una entrada situada en frente del parque de San Julián, urbanizada en el tramo final de las obras del edificio caracterizado por su fachada de GRC.

En cuanto al centro cultural y auditorio, la alcaldesa indicó que en cuanto el Gobierno de Aragón comunique oficialmente la subvención de un millón de euros para el equipamiento del centro social se podrá contratar el suministro. “Van pasando las semanas y espero recibir la comunicación lo antes posible para poder contratar el mobiliario”, indicó.

Del millón de euros de esta subvención correspondiente al Fondo de Inversiones de Teruel de 2019, unos 300.000 euros se destinarán al equipamiento del centro social y cultural y 700.000 euros al auditorio, una cantidad importante porque incluye el escenario, la tramoya y las butacas. 

La obra del auditorio se finalizará con la instalación de todos estos elementos, ya que el acabado último depende de cómo sea este equipamiento al tratarse de elementos fijos en algunos casos como podrían ser las filas de butacas o que necesitan una serie de fijaciones para sus mecanismos en el caso de los elementos de la tramoya, por ejemplo.

En cuanto a la gestión del inmueble, corresponderá al Ayuntamiento porque se descarta que se pueda llevar a cabo mediante un convenio con al Federación de Asociaciones Vecinales, como se planteó hace un tiempo, porque los ayuntamientos no pueden conveniar lo que puede contratar.

El centro cultural contará con una sala de estudio, cafetería y diferentes espacios para asociaciones, como despachos y aulas, mientras que el auditorio tendrá capacidad para unas 200 plazas. 

La fachada por la que se accederá al auditorio tiene más de un siglo. Está atribuida a Pablo Monguió, el arquitecto tarraconense autor de los ejemplos más destacados del modernismo en la ciudad de Teruel, y está construida en ladrillo y mampostería. 

Los trabajos para la construcción de este complejo cultural comenzaron hace tres años y se financian con diferentes anualidades del Fite. Tendrá una superficie total de 6.508 metros cuadrados, de los que 3.903 corresponden al conservatorio de música, 1.913 al centro sociocultural y cerca de 700 al auditorio, que ocupa la parte central.

Dos empresas optan a redactar el proyecto del antiguo Coam

Dos empresas optan a redactar el proyecto de acondicionamiento del antiguo Coam como centro social y residencia asistencial, un proyecto que promueve la sociedad municipal Urban Teruel y que se financiará con fondos europeos de la iniciativa Edusi, cofinanciados al 50% entre el Ayuntamiento y  el Feder.

El contrato salió a licitación por una valor estimado de 72.600 euros IVA incluido. Incluye, además de la redacción del proyecto básico y de ejecución, el desarrollo de instalaciones, redacción del estudio de seguridad y salud, la redacción del proyecto de actividad y la dirección de obra. Una vez que se adjudique, habrá un plazo de 82 días para la fase 1 del contrato, correspondiente a la redacción del proyecto de rehabilitación. El inmueble se encuentra ubicado en la plaza de Santa Teresa, sobre una parcela de 1.990,71 m² de los que 504,69 están ocupados por la edificación. La actuación incluye el acondicionamiento del espacio exterior.