Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Varios cuadernos de verano de distintos pueblos que ya se han distribuido

Unos cuadernos de verano profundizan en la identidad de los pueblos

La iniciativa busca fomentar un sentimiento de arraigo entre los más pequeños

Unos cuadernos de verano están contribuyendo estos días a profundizar entre los más pequeños en la identidad de los pueblos turolenses, su historia y sus tradiciones. La iniciativa está siendo impulsada por la Federación Provincial de Asociaciones Vecinales y Culturales y por Conexión Imaginativa, y por ahora ha llegado a 16 municipios aunque se espera que lo haga a más. Se trata de cuadernos en los que los niños tienen que indagar sobre sus orígenes y profundizar en el conocimiento de su pueblo o en el de sus padres y abuelos, ya que están enfocados no solo a los que viven allí todo el año sino también a quienes acuden en los meses de verano.
Si otros años lo habitual era ver por las casas de muchos pueblos los programas de fiestas con algunas referencias a sus tradiciones como complemento, ahora son estos cuadernos los que se han colado en los domicilios a través de los niños, y lo que proponen son actividades en las que los pequeños puedan conocer más de dónde vienen y sobre sus orígenes, pero siendo ellos mismos quienes lo investiguen. Además, pueden profundizar en las tradiciones, los paisajes y rincones de sus municipios, dibujándolos y fijándose en la riqueza que poseen y en la importancia de conservarlos y seguir vinculados a ellos.
Los contenidos los proponen las propias asociaciones culturales y vecinales de los pueblos, además de los ayuntamientos que están participando, y Terueligráfica se encarga de diseñarlos, maquetarlos e imprimir los ejemplares con unos precios que oscilan entre 1,5 y 1,75 euros en función del número de páginas.
Cada cuadernillo se inicia con una portada a color con el nombre del pueblo y una fotografía a toda página del mismo, mientras que en las hojas interiores se suceden distintas propuestas de actividades para que desarrollen los niños, desde indagar en los orígenes de su familia, a rastrear por el municipio su riqueza patrimonial y natural, así como su historia. 
Es una propuesta encaminada a descubrir los colores de los pueblos, aquello que los convierte en distintos del resto y que potencia el vínculo emocional de quienes han nacido en ellos o descienden de los mismos.
El presidente de la Federación Vecinal, Pepe Polo, que cuenta con 29 asociaciones federadas, buena parte de ellas culturales que están radicadas en los pueblos, explicó que estos cuadernos de verano son una nueva experiencia que podría ampliarse tal vez al invierno a través de los CRA y las escuelas unitarias como una actividad más.
Es una experiencia piloto, aclara, que habrá que ver qué tal acogida tiene y cuál puede ser su posterior desarrollo, aunque de momento está siendo muy bien recibida a pesar de ser el primer año que se ha hecho. Desde la Federación se envió una carta con la propuesta a 16 de las asociaciones culturales y vecinales de los pueblos que están federadas, pero la iniciativa ha interesado también a otras entidades que no están asociadas e incluso a algunas que son de otras provincias limítrofes y que al ver las posibilidades de este producto también se han sumado a la propuesta y lo han demandado.

Interés fuera de la provincia
Entre estas últimas están las asociaciones de La Yunta, municipio de Guadalajara, y de Lechón en Zaragoza. Hasta ahora han sido ya dieciséis pueblos los que han encargado estos cuadernos de verano, entre ellos El Pobo, Gúdar, Bueña, Alacón, Valbona, Nogueras, Loscos o Mezquita de Loscos, en cada caso enfocado hacia las realidades propias de sus términos municipales y de su historia y patrimonio.
“Lo importante es que cada asociación lo adapte a sus propias realidades”, señaló Polo, quien aclaró que la iniciativa está abierta a cualquier asociación de pueblo cultural, con independencia de que esté federada o no. Si están interesados, indicó que se tienen que dirigir directamente a Terueligráfica, que es la que está haciendo los cuadernos por encargo (imprenta@terueligrafica.com).
“De esta forma también se está reactivando la capacidad de las asociaciones de los pueblos y haciéndolas más activas”, comentó el presidente vecinal, quien recordó que la lucha contra la despoblación debe partir de la gente del propio territorio, y que inculcar el amor por los pueblos y las ganas de quedarse a vivir en ellos entre los más pequeños debe partir de ellos mismos; algo que se hace desde el conocimiento de la riqueza que poseen y de las ventajas de vivir allí.
“Lo que se propone es que los críos participen, fomentar su implicación desde niños y el amor a la tierra y a tu pueblo para evitar el desarraigo”, añadió, en referencia a quienes han nacido fuera pero descienden del pueblo y regresan los veranos y en puentes festivos durante el resto del año.
Polo comentó que en esa tarea  es “muy importante la labor educativa, para lo que hay que incorporar a todos los sectores de la sociedad, incluidos los niños, que son quienes harán de motores a su vez de la gente mayor, porque alguien tiene que empezar a construir un relato distinto de los pueblos”. Una iniciativa, recalcó, que busca “fomentar el cariño y el amor por lo propio y defenderlo".