Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Un grupo de amigas de Castellón, fotografiándose el domingo en la plaza de Rubielos

Ver animales, salir al monte, recorrer pueblos o conocer la capital, los atractivos de Teruel en el puente del Pilar

Los valencianos han sido los visitantes más numerosos, aunque también ha habido zaragozanos y catalanes
Cruz Aguilar

En las calles de los pueblos más turísticos de Teruel y en la propia capital estos días se oía más el valenciano que el castellano. Miles de visitantes han recorrido la provincia atraídos por los paisajes naturales, el patrimonio de los municipios o las ciudades principales, Teruel y Alcañiz. El puente del Pilar que hoy concluye ha sido uno de los mejores de los últimos años para la provincia de Teruel tanto por las cifras de ocupación hotelera y de casas rurales como por el consumo en restaurantes y tiendas.

Pero, ¿qué buscan los turistas que visitan Teruel?. Algunos, como Carlos y Raquel, acudieron desde Valencia en busca de que sus hijos, sobre todo el mayor ya que el pequeño tiene solo 3 meses, pudiera ver animales y recorrieron Gúdar, Valdelinares y Puertomingalvo para poder observar cómo pacen las vacas. Carlos es ciclista y ha participado en la marcha de Gúdar, por lo que sabía que acudir a Teruel cuando lo que se busca es naturaleza es una apuesta segura. Se alojan en la Virgen de la Vega, en Alcalá de la Selva, y hoy ya partirán hacia su ciudad de origen.

En busca de naturaleza acudieron desde Castellón Juan, Dorín y Jacobo, que se encontraban alojados en un hotel de la Puebla de Arenoso (Castellón) y fueron a Rubielos para hacer una ruta senderista. Sin embargo, como hacía viento decidieron aplazar la caminata y sustituirla por una buena bandeja de morro en un céntrico bar de Rubielos porque “la gastronomía también es importante”, comentó Juan.

De compras en Mora

A un grupo de amigas de Castellón lo que les motivaba de Teruel, además de “ver pueblos bonitos” era comprar en las tiendas de Mora de Rubielos, a lo que iban a dedicar parte de la tarde, aunque por la mañana estaban haciéndose selfies en la plaza del Ayuntamiento de Rubielos. 

Pilar es guía turística de Barcelona y lleva 8 años enseñando los lugares más emblemáticos de la provincia a visitantes catalanes. Durante este puente ha hecho un recorrido muy especial para su marido, José Luis, y su amiga, María Victoria, que aunque es de Zaragoza –pero vive en Barcelona– nunca había pisado la provincia de Teruel, un lugar que le ha “encantado”. Pilar reconocía este domingo que en todos los años que lleva por tierras turolenses “nunca había visto tanta gente”. Su recorrido incluyó Albarracín –donde estaban alojados–, Rubielos, Mora y la capital provincial. 

Colas en los Amantes y el tren

La propia capital turolense también ha sido un foco de atracción durante el puente. Hasta la ciudad han llegado familias en busca del entretenimiento que ofrece Dinópolis –que el viernes y el domingo completó el aforo– como los monumentos. Isabel y José Luis son valencianos y durante este puente visitaron por primera vez la provincia: “Es de esos lugares que tienes tan cerca que siempre lo acabas dejando”, se excusaban. Eso sí, los días de estancia les cundieron ya que no se dejaron ni un solo monumento, aunque sí renunciaron a montar en el tren turístico porque “estaba lleno” y no les apetecía “esperar 45 minutos”. 

Precisamente de eso se quejó Mabel, que llevaba guardando cola durante mucho rato para montar en el tren turístico y finalmente no pudo hacerlo. “Deberían poderse sacar los tiques en algún sitio para no tener que esperar sin saber si vas a montar o no”, comentó. Sin embargo, reconocía que le habían encantado todos los lugares en los que había estado, “sobre todo la Torre del Salvador”, concretó. Mabel y su marido, José Antonio, viven en Alcoy y tenían la reserva hecha desde hace más de un mes. Además de ver la ciudad aprovecharon para hacer rutas senderistas en las inmediaciones de la capital.

Amparo y José son otros de los que reservaron con gran antelación para este puente. Son valencianos y suelen escaparse siempre que pueden hasta Teruel. En esta ocasión, además de recorrer algunos de los monumentos de la capital, aprovecharon para visitar Camarena de la Sierra y Javalambre y El Pobo.

Donde también ha habido colas este fin de semana ha sido en los Amantes. Precisamente Toni y Alba estaban esperando para entrar a hacer la visita. Los jóvenes residen en Gandía y para este puente reservaron un hotel en Monreal del Campo porque “hace dos semanas en Teruel ya no quedaba ni una plaza”. Desde el Jiloca se han movido por el castillo de Peracense y Ojos Negros y, además de Teruel, tenían previsto acercarse a Albarracín, Mora y Rubielos. Están aprovechando al máximo, pero no es para menos porque se trata de la primera salida que hacen desde que estalló la pandemia: “Por cuestiones de trabajo no fuimos de vacaciones este verano”, comentó la mujer.

Además de turistas alojados en hoteles y casas rurales los hay que viajan en furgonetas, caravanas y autocaravanas. Es el caso de Neus y Didac, que aprovecharán el puente para visitar la capital y llevar a sus hijos, Nit y Teix hoy lunes a Dinópolis. 

Excursionistas de un día

La cercanía con Valencia hace que muchas familias y parejas acudan hasta la capital o las zonas más próximas a la Comunidad Valenciana a pasar el día. El domingo la familia Muñoz Correcher se desplazó desde Altura, donde tienen una segunda residencia para recorrer distintos lugares  de la comarca de Gúdar-Javalambre. 

La mayoría de los turistas que estos días están por Teruel proceden de la Comunidad Valenciana, donde el viernes 9 fue festivo. También ha habido un gran número de catalanes y de zaragozanos.

Lleno en terrazas y restaurantes

Las terrazas de Teruel capital y también las de los pueblos han estado estos días llenas. La provincia es la que más ocupación ha tenido de España estos días –con un 85% según diversos portales de internet y rozando el 100% de las camas disponibles según las asociaciones turísticas de la provincia– y eso se ha traducido en una gran afluencia en bares, restaurantes y también en tiendas, donde se veían largas colas para comprar pan o pastas en algunos municipios provinciales. En algunos restaurantes han dado de comer en varios turnos para poder atender la demanda.

Fernando Cánovas, que es propietario de un restaurante en el centro de la capital turolense, especificó que ha sido un buen puente tanto por la numerosa clientela como porque la mayor parte de la misma reservaba antes de acudir a comer o cenar, lo que facilita mucho el trabajo de los hostelerospor la previsión de los menús y a la hora de organizar el restaurante.

Donde notaron una sensible bajada de turistas con respecto a otros años fue en la Oficina de Turismo de Teruel, según dijo la guía, Rosa Aínsa reconoció que el flujo había sido constante durante las diferentes jornadas y especificó que las preguntas más generales eran acerca de los lugares para visitar en la ciudad y los municipios más cercanos

Dinópolis, al completo

Dinópolis completó el pasado viernes por primera vez su aforo y el domingo volvió a colgar el cartel de completo a las 11 de la mañana debido a la afluencia de visitantes. Desde el complejo paleontológico y de ocio indicaron que el aforo actual “es bastante limitado” ya que solo puede acceder entre un 30% y un 40% del total habitual debido al Covid-19. 

Así, explicaron que estas medidas, recogidas en el Plan de Contingencia, buscan favorecer que los usuarios realicen la visita con tranquilidad. La mayor parte de los turistas sacaron la entrada a través de internet, como recomiendan desde el parque desde que se inició la pandemia sanitaria. 

El complejo completó su aforo el viernes y también el domingo, mientras que el sábado día 10 contó con un gran número de visitantes pero la afluencia fue escalonada y no hubo que cerrar puertas. 

Los castillos de la provincia de Teruel fueron otro de los focos de interés para los visitantes y en el de Mora de Rubielos había largas colas para acceder, aunque nadie se quedó sin entrar porque, como apuntó el alcalde, Arquímedes Ríos, el aforo está limitado a 300 personas pero la gente entra y sale de manera continua, por lo que no fue necesario restringir el acceso, aunque sí se formaron largas colas en la puerta de la fortaleza. El responsable municipal especificó que durante la jornada del viernes accedieron un total de 460 personas, 432 el sábado y solo durante la mañana del domingo habían pasado 418 visitantes.

En el castillo de Peracense  ha habido durante todo el puente un trasiego continuo de visitantes y Jesús Franco, de Acrótera, que es la empresa responsable de la gestión de la fortaleza, detalló que hasta el domingo habían pasado más de 900 personas.  El responsable señaló que, pese a la gran afluencia de turistas, las visitas se han realizado “de forma bastante fluida, sin agobios ni colas” ya que, como especificó, “al tener dos recintos tan grandes y amplios no hay problemas”. Además, la mayor parte del castillo son zonas abiertas y no se llegó a completar el aforo, previsto en 300 usuarios. Entre los usuarios había muchos valencianos, zaragozanos, alicantinos y también algún madrileño de las ciudades que no han sido confinadas, enumeraron desde Acrótera.

Jesús Franco indicó que las cifras registradas en los últimos meses han sido las mejores desde que Acrótera asumió la gestión. “Durante los meses de julio, agosto y septiembre hemos tenido los mejores números y el puente del Pilar está siendo muy bueno”, reconoció el responsable de la fortaleza. 

Fauna en la Sierra 

En el parque de fauna La Maleza el sábado fue el día con más usuarios desde que abrió sus puertas este mismo año. Saúl Pérez, que es uno de los responsables de la gestión, especificó que el domingo hubo a su vez mucha gente, aunque la entrada era inferior. Durante este fin de semana han acudido principalmente familias y parejas, la mayor parte valencianos, aunque también habían turolenses y gente de Zaragoza que había ido aposta a conocer el recinto de animales.