Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Las terrazas ya no serán un espacio habilitado para fumar y habrá reducción de aforos.

Vuelven las reducciones de aforos y los cierres anticipados de locales ante el aumento de casos de Covid 19 en Aragón

El Ejecutivo autonómico publicará previsiblemente hoy dos decretos y una orden con las nuevas medidas sanitarias

La Comunidad aragonesa regresará hoy lunes 4 de enero a la fase de alerta 3 agravada por la pandemia de la covid-19, lo que implica el cierre de todos los establecimientos no esenciales a las 20:00 horas, el mantenimiento de los confinamientos perimetrales de las provincias y de la región y la reducción de determinados aforos.
Son “decisiones difíciles” adoptadas “en base al principio de precaución” y ante las previsiones de un aumento de contagios si no se adoptan medidas, explicó en rueda de prensa la consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón, Sira Repollés, acompañada del gerente del Salud, José María Arnal, este fin de semana. 
Con los indicadores que maneja el Ejecutivo, la Comunidad se aproxima a una cuarta ola que, según dijo Repollés, sería “devastadora”. 
Las medidas se publicarán previsiblemente hoy lunes por medio de dos decretos y una orden en las que se establecerán las nuevas restricciones y que fijan el aforo interior de la hostelería al 30% con un máximo de cuatro personas por mesa, al 50% en terrazas con un máximo de seis personas y la prohibición de fumar en el exterior y del consumo en barra.
Los establecimientos comerciales no esenciales cerrarán a las 20:00 horas y se limita el aforo al 25%.
Los gimnasios se mantienen al 30% de aforo en el interior con duchas y vestuarios abiertos y las actividades culturales al 50% en interior con butacas asignadas y con el inicio de la actividad antes de las 20:00 horas.
Se mantiene el confinamiento de la Comunidad y provincial, la limitación de la movilidad de las 23:00 a las 06:00 horas y la prohibición de la celebración de festividades patronales hasta el 31 de mayo, fecha del fin del actual estado de alarma.
“Los datos dicen que estamos subiendo”, señaló la consejera quien insistió en que las medidas pretenden anticiparse y evitar nuevos contagios, consecuencia de las fechas de Nochevieja y Año Nuevo, consciente de que se han producido reuniones con personas ajenas al grupo familiar, “en las que no siempre se han cumplido las medidas establecidas”. 
“Los indicadores no eran tan alarmantes y la previsión era que el incremento se produjese a mediados de enero, pero esta última semana ha sido devastadora y seguramente será antes”, reconoció Repollés, quien destacó que los casos notificados este jueves se han triplicado respecto a la misma jornada de la semana anterior.