Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

Aguaviva exhibe la fuerza  del trabajo en equipo para colorear sus alfombras más turísticas Aguaviva exhibe la fuerza  del trabajo en equipo para colorear sus alfombras más turísticas
Varias personas observan uno de los altares, con motivos prehistóricos al fondo

Aguaviva exhibe la fuerza del trabajo en equipo para colorear sus alfombras más turísticas

La Historia de la localidad fue la temática de este 28 de agosto y en 2023 el guiñote protagonizará unos tapices que se inspirarán en los juegos de mesa

Aguaviva volvió a exhibir el fin de semana la fuerza del trabajo en equipo a la hora de confeccionar las Alfombras de serrín del Santísimo Misterio, una Fiesta de Interés Turístico de Aragón que, tres años después, volvió a congregar a centenares de personas en la localidad bajoaragonesa para disfrutar de los tapices, en esta ocasión dedicados a la Historia antigua de la localidad.

Desde la época de los dinosaurios a la Concordia de la Villa de la Ginebrosa por la que Mas de las Matas y Aguaviva lograron la independencia en 1611, pasando por la época prehistórica, los íberos, romanos, visigodos, musulmanes y templarios de la Orden de Calatrava. El kilómetro de serrín coloreado hizo las delicias de quienes visitaron esta obra de arte efímero que apenas dura tres horas intacto.

La procesión del Santísimo Misterio, amenizada por la banda de música de La Mata de los Olmos tras la misa baturra, pasó por encima, difuminando a su paso lo que tanto trabajo ha costado. Pero una vez más volvió a merecer la pena y sirvió para que vecinos e hijos del pueblo se hermanaran en la recuperación tras la pandemia de una de las tradiciones más importantes y la más vistosa de cuantas se celebran en esta localidad del Bajo Aragón. Una cofradía honró el acontecimiento desde siglos atrás con hojas de chopo. En 1989, tras un tiempo perdida, Caliu recuperó esta celebración.

La Concordia de La Ginebrosa de 1611 fue uno de los hechos históricos desarrollados en las alfombras

En la plaza brilló con luz propia el motivo central, la quema de la iglesia en 1475 que, tras salvarse tres sagradas formas, dio origen al milagro. No le faltó detalle, requirió el trabajo con esmero hasta pasada la una de la tarde y por ello la organización decidió indultarlo.

En total, los voluntarios colorearon esta semana 3,4 toneladas de serrín que se esparcieron desde las 7 de la mañana del domingo. Especialmente colaboradores se mostraron los niños. La noche anterior se marcó con tiza las siluetas de las plantillas diseñadas por David Valencia.

Guiñote en 2023

“Ha sido fantástico, ha colaborado un montón de gente. Creía que estae año no se acababan, el altar de la plaza ha costado mucho, pero este es el milagro de las calles, que al final todo se hace y por suerte no ha llovido para que la gente pudiera disfrutarlo”, valoró Valencia, que ya tiene clara la temática del año que viene: “Estará dedicada a los juegos de mesa. Cómo no, el altar será el guiñote, las 40, y los altares serán la baraja española. También haremos parchís, ajedrez, dominó, el monopoly... ¿Te imaginas un monopoly de Aguaviva, con corrales en lugar de hoteles?”, adelantó el maestro.

El alcalde, Aitor Clemente, subrayó que la temática de este año ha sido la que estaba prevista en 2020. Vino a colación de la publicación del libro Aguaviva, un recorrido por su historia, editado por el Ayuntamiento a partir del trabajo de investigación realizado por los historiadores Claudia Calvo, Jorge Averturo y Lorenzo Doz.

El Santísimo Misterio de 1475 llenó de color la plaza

Tres años después de la última gran celebración alfombrista en Aguaviva, este año se logró una gran afluencia de público. “Se junta el hecho de estos dos años sin haber podido celebrarlo con la circunstancia de que cae en domingo”. Vecinos, aguavivanos ausentes, visitantes de todo el Bajo Aragón y de la vecina comarca castellonense de Els Ports dieron ambiente a las calles y dinamizaron la hostelería.

Los aficionados pudieron realizar instantáneas para la categoría Fiestas y Tradiciones del concurso anual de fotografía que convoca el consistorio.

Como novedad, este año Caliu programó una actuación de Susana Azuara y el guitarrista José Luis Arrazola, el viernes 26, y el Ayuntamiento ofreció anoche un concierto de Celino Gracia, ambos en la ermita.

Una de las calles más largas luce tapizada

El redactor recomienda