Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

Albalate consolida el alero y la cubierta de su castillo dentro del plan director Albalate consolida el alero y la cubierta de su castillo dentro del plan director
Andamiaje instalado en el castillo para las obras de la cubierta. Ayto. Albalate

Albalate consolida el alero y la cubierta de su castillo dentro del plan director

Arrancan las obras de la ansiada ampliación de la residencia municipal

El Ayuntamiento de Albalate del Arzobispo ha iniciado las obras de consolidación urgente del alero y la cubierta del castillo arzobispal, con un presupuesto de 135.000 euros. Se trata de una de las actuaciones contempladas dentro del plan director que en 2018 valoraba en 2,4 millones de euros las intervenciones a realizar para relanzar este Bien de Interés Cultural (BIC) como elemento turístico.

En concreto, la intervención actual incluye la restauración y consolidación de la cornisa de la fachada noreste, de la que se han desprendido elementos de muro bajo el alero; la restauración del deteriorado horno; y el repaso y consolidación de la cubierta, que presenta goteras sobre la sala gótica situada en el nivel superior del castillo.

“Hace unos meses hubo un desprendimiento en la cornisa y, aprovechando que montamos el andamiaje, vamos a repararla junto a la cubierta para que los desperfectos no vayan a más”, explicó la alcaldesa de la localidad, Isabel Arnas.

La regidora puso el acento en que las actuaciones del plan director se priorizan por cuestiones de seguridad. “Hay que arreglar el tejado cuanto antes mejor para continuar con otras fases que no son tan inminentes. Mantener la cubierta en buen estado es fundamental” para evitar afecciones graves a la estructura, señaló.

En cuanto al horno, en su día “se hizo una intervención con una cubierta de metal y metacrilato que no lo protegía y, además, quedaba antiestético y anacrónico, por lo que se ha aprovechado para retirarla y se va a consolidar con mortero de yeso y cal”, explicó Arnas.

Cata en el torreón islámico

Esta fase incluye la realización de catas arquitectónicas en la medianera del castillo con el antiguo torreón islámico, la parte más antigua. “Hemos pedido financiación para poder recrear el torreón y consolidarlo. En esta fase previa vamos a ver qué Información tenemos, para hacer una rehabilitación que sea lo más fidedigna posible”, destacó la alcaldesa.

Gracias al plan director, ya se ha recuperado la sala de los depósitos de agua construidos a comienzos del siglo XX, acondicionado las salas superiores para una futura musealización y puesto en valor el aljibe, entre otros.

La torre mudéjar también se restaurará y será visitable. La escalera está deteriorada.

En futuras fases se armonizarán, además, las instalaciones anexas al castillo, como la plaza de toros construida en 1922 sobre lo que fue el patio de armas de la fortificación arzobispal, con origen en el siglo XIII.

La hoja de ruta para proyectar el futuro de esta infraestructura, una de las joyas del gótico aragonés, está en marcha. Propiedad del Ayuntamiento, su uso queda reservado a actos civiles y culturales, además de estar abierto a todas las visitas que en los últimos tiempos están ganando frecuencia gracias al impulso del historiador local y guía turístico, Alfredo Martínez Tirao.

El plan director ha sido redactado por un equipo multidisciplinar dirigido por los arquitectos Marta Clavería Esponera y Miguel Ángel Laurenzana, que definen la fortaleza como “un BIC (desde 2006) incluido en otro BIC: la localidad de Albalate”.

Además de todas las intervenciones, el plan incluye un programa de uso de la infraestructura, otro de conservación y un tercero de difusión.

Residencia en marcha

Lejos de ser inhábil, agosto ha sido un mes importante para el municipio del Bajo Martín, pues ha tenido festival Castillo de Albalate y han comenzado también las obras de ampliación de la residencia después de “muchos años de espera”. La actuación permitirá crear 12 nuevas plazas para personas asistidas y convertir en mixto el equipamiento.

“Espero que no haya más contratiempos y en un año podamos terminar las obras”, dijo la alcaldesa, quien recordó el periplo administrativo que ha habido que atravesar hasta ver andamios junto al convento, cuyas instalaciones se aprovecharán para ganar espacios para el centro asistencial.

Las obras tienen un presupuesto cercano al millón de euros. Ha habido que revisar los precios de los materiales por la inflación, después de que el Instituto para la Transición Justa desatascara al fin el plan Miner 2013-2018 para la ejecución de 24 proyectos en las comarcas mineras de Teruel y Mequinenza, subvencionados con 16,1 millones de euros.

Mientras que algunos ayuntamientos redujeron el alcance de la obra a ejecutar, Albalate la mantiene en su integridad al haber sido capaz de complementar los 693.802 euros concedidos hace año y medio por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco), y el Gobierno de Aragón. Ha logrado otros 275.000 euros aportados al consistorio por el Fondo de Inversiones de Teruel de 2019.

La ampliación de la residencia mitigará la lista de espera del servicio y redundará en una ampliación del empleo femenino, fijador de población, destacó Arnas.

Ahora, la residencia tiene una capacidad de 52 plazas para personas validas, y la ampliación permitirá habilitar otras 12 de asistidas. Se habilitarán espacios comunes más amplios, como comedor, sala polivalente y cuarto para peluquería.

Para todo ello, se rehabilitará parte del edificio del convento anexo a la actual residencia, que también linda con la iglesia de Santa Ana. El centro residencial funciona desde 1983 como residencia para validos.

El edificio de propiedad municipal previsto para el proyecto de la ampliación hace 800 metros cuadrados construidos, de los que se serán útiles 561, según el proyecto.

El redactor recomienda