Síguenos

338_1200x150incendios.gif banner click 338 banner 338

347_1200x150-festivales-verano.gif banner click 347 banner 347

El tramo de la N-211 entre Alcorisa y Castel de Cabra será objeto de unas obras en su firme El tramo de la N-211 entre Alcorisa y Castel de Cabra será objeto de unas obras en su firme
La travesía de la N-211 en Alcorisa también será objeto de obras de adecuación

El tramo de la N-211 entre Alcorisa y Castel de Cabra será objeto de unas obras en su firme

Los trabajos, que durarán 18 meses, ya han sido adjudicados por algo más de 5 millones de euros

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana acaba de adjudicar por 5.114.259 euros las obras de rehabilitación estructural del firme de 33 kilómetros de la carretera nacional 211 entre las localidades de Castel de Cabra y Alcorisa. El contrato, adjudicado a la empresa Vialex Constructora Aragonesa SL, consiste en distintas intervenciones dirigidas a la subsanación inicial de defectos previos de la calzada y en una actuación general sobre toda la plataforma, que tendrá que estar terminada en un plazo de 18 meses.

Las obras licitadas por el Ministerio no solo incluyen la restauración de los tramos deteriorados de la vía, sino la reconstrucción de tres travesías: la de Gargallo, La Mata de los Olmos y Alcorisa.

El firme de la carretera presenta múltiples defectos, y los más significativos son el deterioro estructural general, la presencia de múltiples grietas longitudinales que aparecen en la totalidad del tramo y en toda la calzada y los cuarteos de malla fina y malla gruesa. Además, hay “deterioros estructurales singulares en zonas concretas” como blandones y otras deformaciones, unas deficiencias que, según la memoria del proyecto, son sinónimo de afección a las capas inferiores del firme, que se deberán sanear antes de cualquier actuación general. Asimismo, también se han observado otros daños superficiales, con grietas transversales y tramos con peladuras y descarnaduras, defectos que ocupan una gran parte del tramo en el que se va a intervenir.

De la misma forma, el proyecto reconoce  otros deterioros debido al agotamiento de la capa de rodadura, aunque sin afectar a las capas inferiores.

 

El tramo objeto de obras presenta varias grietas en la calzada


La N-211 tiene la catalogación de vía T2, según el tráfico, esto es, con un tránsito de vehículos pesados que oscila entre los 200 y los 800 diarios. En este sentido, la memoria tiene en cuenta la circunstancia de que se trata de vehículos que van sobrecargados, puesto que la mayor parte de los camiones de alto tonelaje están relacionados con el sector minero y la N-211 estructura la zona  con mayor densidad de explotaciones mineras aunque ahora principalmente de arcillas y caolines.

Solución

El Ministerio de Transportes ha diseñado una solución que se ejecutará en varias fases. En las primeras se intentarán subsanar los defectos del firme y en las siguientes se intervendrá con carácter general. En este sentido, en las zonas que presentan deterioro por agotamiento estructural  se llevará a cabo un saneamiento  mediante la demolición de toda la superficie, excavando hasta una profundidad de 80 centímetros por debajo de la cota de la explanada. No obstante, esta profundidad variará en función del tipo de firme que se encuentre sobre la calzada.

Una segunda intervención consistirá en la reconstrucción de las travesías de Gargallo (puntos kilométricos 190,205 al 190,600) y de La Mata de los Olmos (197,055 al 197,521), que presentan, según reza el proyecto, un agotamiento mayor, debido a que existen mayores solicitudes de tráfico, al sumarse al tráfico de la carretera el que procede de estos municipios. En ambos casos está prevista la eliminación de la capa bituminosa actual, la excavación y formación de la capa completa de firme.

También se contempla la reconstrucción de la travesía de Alcorisa (puntos kilométricos  210,596 al 212,149), donde también se eliminará la capa actual, se excavará y formará una nueva capa  completa.

Una cuarta intervención en esta obra consistirá en la rehabilitación de las zonas con deterioro por agotamiento de la capa de rodadura, que es, según el Ministerio, la totalidad del tramo, exceptuando las travesías de Gargallo, La Mata de los Olmos y Alcorisa, el tramo de los dos puentes, entre otras. En estas zonas el firme presenta visualmente una gran cantidad de deterioros, entre ellos grietas, cuarteos de malla fina y gruesa, todos ellos defectos que escenifican el agotamiento de la capa de rodadura, aunque técnicos del Ministerio han comprobado que las capas inferiores no están agotadas.

Por último, se llevará a cabo una rehabilitación de estructuras, principalmente puentes de vigas de pequeña longitud, donde se llevará a cabo un fresado y reposición del firme para evitar sobrecargar los tableros. En este sentido, se intervendrá en los puentes sobre el río Escuriza y Guadalopillo.

Caminos de acceso

La obra incluye mejoras en los caminos de acceso a la carretera. Así, en las vías que acceden directamente se prevé la pavimentación de los primeros 15 metros, excepto en el acceso a fincas, que será de 5 metros en toda la anchura del camino y con un espesor idéntico al del recrecido del firme colindante. En las carreteras secundarias que tienen su intersección con la N-211 se prevé también la pavimentación de manera general en alrededor de los 25 metros más próximos a la carretera estatal.

El redactor recomienda