Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

La Red de Apoyo Mutuo de Alcorisa cumple un año de rescate al vulnerable La Red de Apoyo Mutuo de Alcorisa cumple un año de rescate al vulnerable
Grupo de refuerzo para escolares, el verano pasado. Red de Apoyo Mutuo Alcorisa

La Red de Apoyo Mutuo de Alcorisa cumple un año de rescate al vulnerable

Los voluntarios distribuyen alimentos, organizan transportes y refuerzan a los estudiantes

En junio se cumplirá un año desde que un grupo de voluntarios de Alcorisa decidió poner en marcha una Red de Apoyo Mutuo para rescatar a personas vulnerables que con la pandemia han pasado de estar “en situaciones precarias” a quedar “a los pies de los caballos sin una cobertura vital digna”. Una vez al mes reciben alimentos que donan solidariamente los vecinos. Ayer tocó entrega.

“Después de un año, la situación sigue siendo agónica para algunos vecinos”, explica Moisés Falo, uno de los voluntarios que se puso en marcha cuando el parón socioeconómico del confinamiento total de primavera de 2020 evidenció la vulnerabilidad de muchas familias.

Comenzaron con una quincena y ahora la cifra se ha rebajado a las seis u ocho unidades familiares. “Como respuesta inmediata surgió esta red de voluntarios convencidos de la necesidad del apoyo mutuo entre personas para rescatar en la medida de nuestras posibilidades a vecinos y vecinas que lo están pasando mal”, indicó el voluntario, que agradeció, un mes más, la ayuda de la solidaria ciudadanía alcorisana.

“En junio hará un año que iniciamos la recogida de alimentos”, explicó Falo, una tarea para la que cuentan con un local particular que sirve de almacén. “Empezamos dos veces al mes y ahora es una vez al mes la recogida y entrega. En mayo, la recogida fue el día 18, en la plaza Bienvenida Argensola, y el jueves siguiente repartimos los alimentos” entre quienes más lo necesitan. Hay alcorisanos, inmigrantes, familias numerosas o monoparentales, entre otros perfiles.

Se abastecen de productos no perecederos como arroz, pasta, legumbres o conservas. También precisan leche, galletas y cereales. Productos frescos no tocan, si bien a raíz del cierre del CRIET de Alcorisa por la pandemia les fue donada “un montón de comida congelada” que estaba previsto que consumieran los participantes en las Jornadas Nacionales del Tambor y el Bombo que se tuvieron que suspender en marzo de 2020.

La Red de Apoyo Mutuo de Alcorisa está en constante coordinación con la agrupación local de Cáritas y los Servicios Sociales de la Comarca del Bajo Aragón. “Lo que ofrecemos nosotros es un servicio complementario. Las ayudas al alquiler y la factura de la luz las llevan desde la Comarca y la ropa la derivamos a Cáritas porque están más especializados en ello. Nosotros no pedimos ningún papel ni requisito, aquí nos conocemos todos y ya sabemos que la gente que ha venido a los voluntarios lo necesita de verdad”, argumentó Falo.

Las familias necesitadas recurren también al banco de alimentos de Cruz Roja, si bien “la entrega es cada tres meses y se hacía relativamente escaso”. Además, en el momento inicial de pandemia “la gente no podía salir de casa y una de las cosas que hacíamos era llevarles los alimentos a sus domicilios”, relató el colaborador.

Aula de refuerzo

Además de la alimentación, los voluntarios alcorisanos también cuidan de la educación de los niños. Es por ello que el verano pasado montaron un aula de refuerzo para escolares en el salón parroquial con el objetivo de que sus conocimientos no quedaran atrás por no haber podido seguir las clases adecuadamente durante el confinamiento.

También idearon una red de transporte compartido ante la desaparición de los autobuses de línea por los confinamientos y las necesidades que tenían algunas personas de desplazarse a los municipios de su alrededor.

El redactor recomienda