Síguenos
Hallan restos de otro cuerpo en la fosa excavada en Alcañiz que busca de represaliados Hallan restos de otro cuerpo en la fosa excavada en Alcañiz que busca de represaliados
Bajo la rodilla izquierda del cuerpo situado en la parte superior se aprecia la cabeza de otra persona

Hallan restos de otro cuerpo en la fosa excavada en Alcañiz que busca de represaliados

La ampliarán tres metros más para comprobar si es un enterramiento masivo

La zanja abierta este jueves en el cementerio de Alcañiz con motivo de los trabajos de búsqueda de fusilados del Franquismo que lleva a cabo un equipo de investigación de la Asociación por la Recuperación e Investigación Contra el Olvido (Arico) contiene restos humanos de más de una persona. Es lo que constataron los tres arqueólogos que trabajan en esta fosa, que localizaron por la mañana un segundo cuerpo situado por debajo del encontrado este jueves.

La zanja, de cinco metros cuadrados, se ampliará hoy unos tres metros de largo más mediante una excavadora. La intención inicial es retirar toda la tierra posible hasta llegar al bordillo de cemento, puesto que los cuerpos de las dos personas indicarían que la fosa se prolonga longitudinalmente hacia esa dirección. Para hacerlo tendrán que retirar un olivo joven que está plantado junto a la zanja.

La prospección se inició este jueves por indicaciones de la familia del alcañizano Francisco Zueco Ferrer, que en 1948 desapareció de la cárcel de Alcañiz, después de ser interrogado y torturado durante días. A priori, los arqueólogos solamente buscaban a esta persona, pero la familia del desaparecido aportó nueva información sobre la posibilidad de que en la fosa hubiera enterradas hasta “seis o siete personas más”, según explicó Javier Ruiz, el arqueólogo que dirige la investigación.

“Al limpiar la zona de tierra y profundizar tras encontrar el primer cuerpo, han aparecido partes de otro que está situado justo debajo”, comentó el director de la excavación. Se confirmaría así la hipótesis apuntada por la familia. Una “sorpresa” para los arqueólogos, puesto que “en la entrevista que tuvimos con la hija del desaparecido no mencionó en ningún momento esta posibilidad que sí manifiesta ahora”, enfatizó Ruiz.

José Manuel Velilla, un amigo de la familia que se desplazó hasta el cementerio corroboró la posibilidad de que sea una fosa múltiple tras señalar que “el enterrador que confirmó a una hermana de Francisco Zueco donde estaría enterrado dijo que junto a él habría seis o siete desgraciados más”.

En los restos de los dos cuerpos que han aparecido en esta fosa no se aprecia ningún tiro de gracia en la cabeza, aunque “sí que ha aparecido una bala, por lo que sí parece una muerte violenta”, explicó Ruiz. Según señaló “si la bala se quedó en las partes blandas del cuerpo y no afectó a ningún hueso, no se apreciará ningún daño de ese tipo, pero haber encontrado una bala es una evidencia”, dijo.

El proyecto de exhumación de esta fosa tiene una financiación   limitada, al haberse solicitado para extraer un solo cuerpo, según reconoció el arqueólogo que dirige la exhumación. “Evidentemente no están contabilizados todos los trabajos que tendremos que hacer, puesto que ha aparecido un cuerpo más y no sabemos cuántos más pueden salir. Si aparecen más, hay que realizar estudios antropológicos, más excavación y también las correspondientes analíticas de ADN”, dijo. En cualquier caso, apuntó que “hay una partida de 5.000 euros que se otorgaba a este trabajo que no teníamos previsto utilizar si no era necesario, así que quizá sí que habrá que echar mano a esa partida a la vista de que la fosa de esta parte es más grande de lo que parece”.

A partir de hoy y mañana, el equipo comprobará “hasta donde llega la fosa, y si está por debajo del bordillo de hormigón habrá que intentar ver hasta donde llega”, añadió Ruiz. El arqueólogo comentó que “los cuerpos están tirados unos sobre todos y parece que alineados, por lo que la fosa se prolonga unos metros más; no sabemos cuántos”.

En cuanto termine este trabajo, el equipo de investigación tiene previsto desplazarse a la parte vieja del cementerio para abrir nuevas catas y comprobar si hay alguna otra fosa común en aquella zona, después de que en diciembre de 2019 localizaran una con restos de 10 personas, todos ellos hombres.

El redactor recomienda