Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

La Comunidad de Regantes del Guadalope, reacia al proyecto de una central reversible La Comunidad de Regantes del Guadalope, reacia al proyecto de una central reversible
Esquema de la instalación, con las dos balsas entre las que se realizarán el turbinado

La Comunidad de Regantes del Guadalope, reacia al proyecto de una central reversible

El Ministerio ha iniciado el procedimiento de consultas previas a los ayuntamientos afectados

La Comunidad de Regantes del Guadalope observa con inquietud el proyecto para la puesta en marcha en la cuenca de una Central Hidroeléctrica Reversible de 6.98 Gigavatios promovida por la sociedad Esera Solar SL -perteneciente a la compañía Atalaya Generación Eólica, con sede social en Zaragoza. El presidente del Sindicato central de regantes, José Fernando Murria, resaltó que “en la actual situación de sequía en la que nos encontramos, plantear un proyecto de esas características, no nos parece lo más adecuado”.

Para los regantes, “si se trata de un consumo de agua, en este momento no sería adecuado, a la vista de la situación que tiene la cuenca del Guadalope, que tiene una reserva de agua de 40 hectómetros cúbicos cuando el consumo en la campaña de riegos es de 120”, enfatizó Murria.

Aunque “digan que las centrales reversibles no consumen agua, lo cierto es que siempre existen consumos, y no sólo por evaporación como señala el proyecto, sino que siempre se pierde agua”. En este momento, es una infraestructura que “no nos podemos permitir”, añadió el presidente del Sindicato central.

En la actualidad, “tememos un consumo adicional en la cuenca, porque nos encontramos en situación de sequía por la falta de lluvias, a lo que hay que añadir que el embalse de Santolea se encuentra vacío, el embalse de la presa del Cañón, donde acaba de terminar la obra, aún no se ha empezado a llenar -después habrá un llenado de prueba- y en Calanda se está soltando solamente el caudal ecológico, porque tampoco se encuentra lleno el embalse”, apuntó el presidente de los regantes.

Consultas

Con todo, Murria enfatizó que “hemos realizado consultas en la Comisaría de Aguas, con los que tuvimos recientemente una reunión, y tampoco saben mucho más de este proyecto, lo que nos lleva a pensar que este propuesta  es una prueba para ver cómo reacciona la cuenca a un planteamiento de estas dimensiones”. No en vano, recordó que “ya se presentó un proyecto para la construcción de una central reversible en Valmuel y fue retirado del Plan Hidrológico”.

En este sentido, consideró que “por este motivo, nos extrañaría que una iniciativa como esta fuera autorizada después de que hace poco ha quedado rechazada otra de similares características en la misma cuenca del Guadalope”.

Para Murria “los saltos de agua reversibles dependen del interés social que tengan; si solo sirven para acumular energía es evidente que no generan un fin social, al menos es lo que nos parece a nosotros y, si lo tuviera, no se nos ha comunicado hasta el momento”, añadió. A todo ello, recordó que “no nos hemos enterado por la empresa de la propuesta, porque la promotora no se ha puesto en contacto con nosotros”.

En tramitación

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ha iniciado la tramitación de una Central Hidroeléctrica Reversible de 6.98 Gigavatios en el río Guadalope, que promueve la compañía Esera Solar y que afecta a siete municipios del Bajo Aragón: Aguaviva, Alcañiz, Alcorisa, Andorra, Calanda, Castelserás y La Ginebrosa.

El Ministerio ha iniciado el procedimiento de consultas previas para que cada uno de los ayuntamientos afectados puedan pronunciarse antes de que se inicie el procedimiento de estudio de impacto ambiental y la administración pueda conocer cuáles son los impactos más significativos. Los afectados, instituciones y particulares, tienen este mes de plazo para responder a la comunicación del Ministerio.

El proyecto consiste en la construcción de una central hidroeléctrica de almacenamiento de energía basada en la operación de una central de bombeo reversible cuya función será contribuir a gestionar parte del parque de generación  renovable instalado en Aragón y en sus proximidades. La central se conectará con la subestación Mudéjar de Red Eléctrica Española (REE) para evacuar la energía mediante una linea de transporte de energía de casi 25 kilómetros.

Persica

La central hidroeléctrica, denominada Persica en el proyecto, implicará la construcción de dos almacenamientos de agua, ambos separados de cauces permanentes de agua y situados en la margen derecha del río Guadalope, de donde se realizará la captación de agua, situada en el término municipal de Aguaviva, poco antes de la confluencia del Guadalope con el Bergantes. En este sentido, contempla un almacenamiento superior situado en el paraje conocido como ‘La Cruceta’, en el “Collado de Solán”, a caballo entre los términos municipales de La Ginebrosa  y Calanda, y otro a un nivel inferior ubicado en el paraje del Rincón Caliente, en el término municipal de Calanda.

Esta infraestructura inferior contempla, asimismo, la instalación de un sistema de bombeo que la conectará con el almacenamiento  superior. Junto a esto, se proyecta construir una conducción, que es necesaria para trasegar al menos un 15% del agua y poder llevar a cabo la puesta en marcha de las turbomáquinas. Después de esta fase de llenado, la central operará en un ciclo cerrado, con la excepción de las aportaciones que sean necesarias para reponer pérdidas por evaporación.

Las dos balsas ocuparan una superficie de casi 129 hectáreas.

Además de las dos balsas, la central hidroeléctrica propiamente dicha se ubicará en el edificio que reúne toda la sala de máquinas. En este caso, la instalación estará localizada entre ambas balsas y se conectará con ellas mediante las conducciones que en muchos casos incorporarán unas chimeneas de equilibrio. Dentro de la central estarán los equipos  electromecánicos (turbinas-bombas, alternadores, etc.) a los que se acoplarán los elementos eléctricos necesarios para conectar la instalación con la línea eléctrica.

Según consta en el proyecto, la central se ha concebido  y diseñado para ser capaz de amortiguar las oscilaciones de sobreproducción o de escasez de producción del parque de renovables no gestionable (eólico y fotovoltaico) en relación con la variación de la curva de demanda.

Consultas de los alcaldes

El alcalde de Aguaviva, Aitor Clemente, explicó que la promotora “forma parte de un conglomerado de empresas que tiene su domicilio fiscal en Zaragoza” y apuntó que el Ayuntamiento se encuentra “estudiando la documentación” que ha trasladado el Ministerio para la Transición Ecológica.

Los alcaldes de los municipios afectados se reunirán, aseguró Clemente, a la vista de la magnitud del proyecto que, a priori, “nos parece una locura”, valoró el primer edil. No en vano, “contempla realizar una captación importante de agua en el río Guadalope, para lo que necesita extraer alrededor de 13 hectómetros cúbicos, un volumen con el que van turbinando con punta de demanda y llenando la basa en periodo valle. De esta manera, la central se adapta a las condiciones de consumo”.

El alcalde de Aguaviva coincidió con el presidente del Sindicato central de regantes en que “la cuenca del Guadalope no se encuentra ahora mismo en una situación de perder 13 hectómetros cúbicos de agua, y menos en época de sequía”, añadió. Por otra parte, insistió en la magnitud de las balsas que se construirán para realizar los trasvases de agua, a lo que “se suma la linea de alta tensión hasta conectar con el nudo Mudéjar; creemos que provocará un impacto ambiental importante, en una cuenca donde, además, ya tenemos cuatro presas de almacenamiento en un tramo de 15 kilómetros, más que suficiente”.

Por el momento, los alcaldes “hemos realizado una consulta a la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), pero tampoco disponen de mucha más información al margen de una solicitud de concesión de agua”, dijo el alcalde, que anunció que continuarán recopilando información y que presentarán alegaciones en el trámite de consultas previas.

La central hidroeléctrica es un proyecto de almacenamiento de energía para la gestión de los excedentes de producción eólica o solar. Según la empresa promotora, esta infraestructura garantiza la madurez y fiabilidad tecnológica; presentan un menor coste frente a otras tecnologías; una gran capacidad de respuesta y autonomía de trabajo frente a las variaciones súbitas y prolongadas de la generación de demanda y contribuye a mejorar la estabilidad de la tensión, además de que se aprovechan los recursos endógenos.

Conducciones

Además de la conducción que comunicará las dos balsas de almacenamiento entre las que se trasvasará el agua, el proyecto incluye otras tuberías desde la captación en el río y la construcción de una estación de bombeo junto al cauce desde la que saldrán tuberías para realizar el llenado de las balsas de almacenamiento.

Asimismo, está prevista la construcción de una red de caminos para facilitar el acceso a las infraestructuras que componen la Central, viales que deberán contar con un ancho mínimo de siete metros, tal y como consta en el anteproyecto que el Ministerio para la Transición Ecológica ha trasladado a los ayuntamientos afectados.

El redactor recomienda